EL PAIS › EL GOBIERNO PROPONE A JUAN PABLO CAFIERO PARA EL VATICANO

Qué dirá el Santo Padre

El Gobierno le comunicó al nuncio apostólico que Juan Pablo Cafiero es su nuevo candidato para la embajada en el Vaticano. Al anterior, Alberto Iribarne, no le dieron el plácet por ser divorciado.

El Gobierno designó a Juan Pablo Cafiero como el nuevo candidato como embajador ante el Vaticano para superar el mal trago que significó la fallida postulación de Alberto Iribarne, rechazado por la Santa Sede por su condición de divorciado. El nombre de Cafiero trascendió ayer luego de que le fuera transmitido al nuncio apostólico Adriano Bernardini. El Gobierno hubiera preferido mantenerlo en reserva hasta tener la plena certeza de que esta vez no habrá veto papal. Pero una vez que se supo se mostraron convencidos de que lo de Juampi va a caminar.

La presidenta Cristina Kirchner le ofreció esta semana ocupar la embajada en el Vaticano con la idea de que se ponga a trabajar en el vínculo entre el Gobierno y la Iglesia Católica, que nunca fue bueno. La virtual ruptura llegó cuando el obispo castrense Antonio Baseotto habló de ponerle una piedra en el cuello al ministro Ginés González García por apoyar la despenalización del aborto.

La designación de un ex ministro como Iribarne para la Santa Sede era una decisión de la Casa Rosada que apuntaba a jerarquizar la relación pero, sorpresivamente, le negaron el plácet. En la Cancillería hicieron una pequeña investigación y descubrieron que había cinco embajadores acreditados allí que eran divorciados. El Gobierno lo tomó como un nuevo gesto de desafío y mantuvo a su vez en el freezer la aceptación del candidato del Vaticano para reemplazar a Baseotto en el obispado castrense.

El vínculo comenzó finalmente a encarrilarse en junio pasado, cuando la Presidenta se reunió en Roma con el número dos del Vaticano, Tarcisio Bertone, y se comprometieron a “un diálogo sincero”. El Gobierno dejó pasar un par de meses y anunció que Iribarne había renunciado a ser embajador en la Santa Sede, con lo que dejaba el camino libre para que se designara a otro.

Cafiero, en principio, corre con la ventaja de haberse casado una sola vez. Con María Luisa Bianchi además tuvo cuatro hijos. Según quienes conversaron con él por estos días, la propuesta que le transmitió la Presidenta lo entusiasmó porque va a tener que “hacer política” para solucionar el vínculo bilateral. “Hay que potenciar la relación con la Iglesia”, le transmitió Cristina Kirchner. Juampi conoce a la Presidenta desde 1994 cuando compartieron la Constituyente, uno como representante del Frente Grande, la otra del PJ de Santa Cruz.

Con el canciller Jorge Taiana mantiene una relación más antigua todavía, desde la militancia en el peronismo y en los organismos de derechos humanos. Cafiero fue uno de los impulsores del primer proyecto de derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final cuando recién aterrizaba el gobierno de De la Rúa y Taiana ocupaba por entonces la Secretaría de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Quienes lo conocen identifican a Cafiero como “creyente”, aunque no practicante de la religión. Por otro lado, aclaran que su relación siempre fue con los sectores más progresistas de la Iglesia.

Juampi Cafiero había vuelto a la escena pública dos meses atrás como nuevo asesor en el gabinete bonaerense de Daniel Scioli, quien ayer expresó “una gran satisfacción” por el ofrecimiento. Integrante original del Grupo de los Ocho que acompañó a Carlos “Chacho” Alvarez en su ruptura con el menemismo, Cafiero fue ministro de Desarrollo Social del gobierno de la Alianza y el de la provincia de Buenos Aires entre 2003 y 2005. En medio, fue secretario de Seguridad bonaerense con Felipe Solá.

Compartir: 

Twitter
 

Juan Pablo Cafiero recibió la noticia de boca de la Presidenta.
Imagen: Gustavo Mujica
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.