EL PAíS › DEBATE SOBRE EL ASESINATO DE JOSé IGNACIO RUCCI

“Ver la historia con responsabilidad”

“La última vez que estuve con (José Ignacio) Rucci me dijo, ‘no te confundas, yo también soy socialista’”, recordó el dirigente peronista Juan Carlos Dante Gullo. Junto a los ex miembros de Montoneros Alejandro Peyrou y Emiliano Costa, el ex líder de la Juventud Peronista y diputado porteño del Frente para la Victoria participó de la presentación del libro Operación Traviata, del periodista Ceferino Reato, sobre el asesinato de Rucci en 1973. Nadie mencionó la teoría de los dos demonios, pero Costa dejó sentado que “aunque la violencia vino de todos lados, no se pueden equiparar” las acciones de los grupos armados “a los crímenes de la dictadura militar y de la Triple, planificados y ejecutados desde el Estado”. Este periodista, que fue integrante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y estuvo casado con Victoria Walsh, señaló que el valor del libro es “ver esta historia de una vez por todas no más como víctimas sino con responsabilidad para que no se repita nunca más”.

El veterano dirigente peronista Antonio Cafiero estaba convocado pero dio parte de enfermo. Su secretario leyó una carta que envió en la que destacó que el trabajo de Reato era un primer paso para “el revisionismo necesario en el país”. Entre el público se mezclaron, entre otros, Rafael Bielsa, Carlos Grosso, Eduardo Amadeo, Jorge Castro, Rosendo Fraga y Pacho O’Donnell. El autor enfatizó que no hay “ningún grupo de interés, ni la familia Rucci, ni un sindicato ni el peronismo” detrás de su libro, “sino la voluntad de hacer algo útil para comprender los ’70 ante la versión kirchnerista de la historia” y agradeció a sus fuentes, “especialmente a los ex montoneros que me tuvieron confianza”.

El economista y ex diputado Alejandro Peyrou recordó que a las 48 horas del asesinato de Rucci supo de la autoría de Montoneros. “Fuimos nosotros”, dijo. “A la organización todo le parecía poco, le envió una lista a Perón a Madrid con propuestas de nombres para los cargos. Le pregunté a Carlos Kunkel qué hubiera hecho Néstor Kirchner ante una cosa así y me respondió que ‘era un disparate’, pero ése era el nivel de disparate que teníamos”. A su criterio, después de la masacre de Ezeiza “comenzó la etapa de descarrilamiento de la propuesta política de la organización, que pretendió discutirle el peronismo a Perón”, y aseguró que lo de Rucci “no sólo fue un crimen sino una estupidez”. Para avalar el revisionismo, Peyrou mencionó que “durante años la izquierda evitó cuestionar a Mao o a Stalin para no hacerle el juego al imperialismo”. Costa coincidió. “Con nosotros pasó eso, fuimos militantes de la juventud maravillosa y seguimos el camino que aportó a la tragedia que sobrevino en el país. Siempre hablar de esto pareció como hacerle el juego al enemigo”, confesó.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.