EL PAíS › PARODIA FRENTE AL CANAL MIENTRAS MACRI COMIA CON MIRTHA LEGRAND

El almuerzo de la trisoja

Un grupo de docentes armó un almuerzo paralelo al de la televisión. Hubo salchicha, trisoja y pebete con escaso jamón y queso, la vianda que reparte el gobierno porteño en las escuelas. Y hubo cantitos contra Macri y reclamos por mejoras en la educación.

“Almuerzan hoy con la señora Mirtha Legrand, docentes de la ciudad de Buenos Aires. Almorzarán trisoja, salchichas y milanesas de soja. De postre, alfajores incomibles.” Anunciaba, micrófono en mano, un maestro de 30 y pocos años frente a los estudios de América, donde comió ayer con la señora de los almuerzos el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. Allí, un centenar de profesores se manifestó con una parodia, en el segundo día de paro, en reclamo de un aumento de salario y otras reivindicaciones de la educación pública.

Sobre Fitz Roy al 1600, los maestros armaron una mesa con una tabla y algunos caballetes. Cubierta con manteles cuadriculados de colores rojo, verde y blanco, la mesa improvisada no fue un festín de comidas ricas. Nada de las habituales tablas de quesos y fiambres, lomo con espárragos y bastones, de postres milhojas. Hubo viandas que reparte el gobierno porteño: milanesas de soja, pebetes con una feta de jamón y otra de queso, salchichas envueltas en finas cubiertas de pan y pequeños alfajores, casi sin relleno. También hubo porotos de soja.

“La calidad de las viandas escolares bajó desde que Macri gobierna”, remarcó Nora, maestra veterana de la Escuela Nº 11 de Barracas. En ese establecimiento estudian chicos de bajos recursos de la Villa 21. “Por eso, es fundamental que los pibes reciban una buena comida, ya que muchos de ellos sólo comen en la escuela”, explicó Nora, cerca de la mesa. Algunos vecinos curiosos del cool Palermo Hollywood, cámaras digitales en mano, fotografiaban los alimentos servidos en la mesa. Otros vecinos se dedicaban a grabar la singular manifestación con sus cámaras.

A pasos de la mesa, los docentes preguntaban, acompañados por bombos y platillos, “¿dónde está el pollo?”, alimento que se servía en el menú de los martes, antes de ser reemplazado por salchichas, pobres en proteínas. El reclamo es que se vuelva a incluir comida de calidad. También, habían reemplazado la carne en el menú de los jueves por trisoja, aunque la semana pasada tuvieron que dar marcha atrás. Mientras tanto, en la mesa de la señora, el jefe de Gobierno almorzaba langostinos.

Alejandro, docente de la Escuela Nº 1 de Parque Chacabuco, señaló que el reclamo es que “ningún maestro gane menos de 1550 pesos por mes, además de 320 de aumento en el básico, doble garantía salarial y estabilidad laboral para nuestros compañeros contratados”. Siguió con la lista: “Pedimos que entreguen todas las becas que faltan (el gobierno porteño restituyó 15000 ayudas tras los reclamos encabezados por los estudiantes secundarios) y también que arreglen las escuelas, ya que tienen problemas eléctricos y de gas, y no sólo las pinten”.

Mientras tanto, frente a las puertas del canal, unas jóvenes maestras desfilaban con unos carteles que reclamaban “salario igual a la canasta familiar”.

Antes de la llegada de Macri, el rumor de que no iría al almuerzo con Legrand motivó varios cánticos. El jefe de Gobierno llegó finalmente a los estudios a las 13.45, en una camioneta Peugeot 807 con vidrios polarizados, escoltado por dos autos. Ingresó al garaje sin problemas ni incidentes. Los profesores, en su mayoría mujeres, hicieron un cordón blanco para abrirle paso a la caravana PRO. “Policías, paren al auto de Macri. El está cometiendo una contravención: no se pueden polarizar los vidrios”, reclamaba un docente de casi 30, de rulos y anteojos de grueso marcos negro y con un prendedor violeta del sindicato Ademys, convocante de la protesta.

Informe: Esteban Vera.

Compartir: 

Twitter
 

Sobre Fitz Roy al 1600, los maestros armaron una mesa con una tabla y algunos caballetes.
Imagen: Daniel Vides
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.