EL PAíS › EL KIRCHNERISMO CONSIGUIO RECOMPONER SUS ALIANZAS EN LA CAMARA DE DIPUTADOS

La reconstrucción de la mayoría

El oficialismo festejó que la votación en general del Preupuesto 2009 le permitió reconstruir una amplia mayoría en Diputados perdida durante el conflicto agropecuario. Con todo, los superpoderes generaron varias deserciones.

 Por Miguel Jorquera

La conducción de la bancada de diputados kirchnerista disfrutaba ayer del “holgado número” de voluntades que logró reunir para aprobar el Presupuesto 2009 en la Cámara baja, a pesar de las críticas opositoras. Sumó 149 votos frente a los 87 que se opusieron a las proyecciones económicas del Gobierno para el año que viene. Sin embargo, en la votación en particular sobre los “superpoderes”, el bloque K volvió a sufrir la deserción de una docena de legisladores propios y de aliados muy cercanos, aunque esta vez las fugas no pusieron en riesgo la mayoría oficialista.

Desde el conflicto con los ruralistas, la principal preocupación del kirchnerismo parlamentario es que no se vuelva a repetir el mismo escenario que durante el debate por las retenciones móviles. Por eso festejó más aún el triunfo. Desde que el Presupuesto llegó al Congreso, el bloque K se mostró seguro de contar con los votos necesarios para darle media sanción, desalentando cualquier acuerdo opositor. Así, por ejemplo, apeló a “la responsabilidad de quienes gobiernan” para arrimar a los representantes de partidos provinciales y abroqueló a su tropa con una advertencia: “El Presupuesto es el límite para cualquier disidencia”.

De esa manera consiguió alinear a la mayoría de sus legisladores. Incluso, a los díscolos que se opusieron a la Resolución 125. Sumó a los aliados cercanos como los radicales K (6 diputados) y del Encuentro Popular y Social que preside el socialista K Ariel Basteiro (3). Además de los legisladores de varios partidos provinciales, como los neuquinos del MPN (3), el Frente Cívico de Santiago del Estero (6), los renovadores salteños (2) aliados del gobernador Juan Manuel Urtubey, el ARI fueguino que respalda a la gobernadora Fabiana Ríos (2), y hasta los cobistas comandados por la mendocina Laura Montero (3).

Todos ellos votaron a favor del Presupuesto en su votación general y varios aportaron sus legisladores para que el kirchnerismo sorteara sin obstáculos la conformación del quórum para sesionar: la sesión arrancó el mediodía del miércoles con 130 diputados, apenas uno más de los necesarios. Aunque esto también formaba parte del cálculo oficialista.

Los 149 votos que arrojó pasada la medianoche la votación en general del Presupuesto, también definió la estrategia K para el resto de la sesión. Descartaron la posibilidad de pedir un cuarto intermedio y seguir durante la madrugada la votación en particular “porque tenemos el número para aprobarlos”. Allí, había varios artículos que cosecharon las críticas no sólo de la oposición sino de varios aliados al kirchnerismo. Entre ellos, los artículos 8, 9 y 10 del proyecto en los que se especificaba las facultades que el Congreso delega al Ejecutivo, y que lo faculta para reasignar partidas presupuestarias. Los famosos “superpoderes”, sobre los que cabalgó todo el arco opositor.

La nota la volvió a dar Felipe Solá. El ex gobernador bonaerense presentó un proyecto para eliminar el artículo de la Ley de Administración Financiera, que modificó el kirchnerismo en 2006 y que avala las facultades delegadas por el Congreso. A pesar que el propio Solá dudaba sobre “la solidez legal” que tendría su intento de modificar una ley a través de otra modificación introducida en el proyecto del Presupuesto.

Aunque la propuesta no atrajo al resto de la oposición como Solá esperaba, la ratificación de los superpoderes desgranó el armado oficialista. Once diputados del bloque K votaron en contra: además de Solá, el también bonaerense Antonio Villaverde, el mendocino Enrique Thomas, los santafesinos Ariel Dalla Fontana y el ex presidente de la Comisión de Presupuesto, Walter Agosto, los rionegrinos Julio Arriaga y Lorena Rossi, la salteña Zulema Daher, la pampeana Irma García y la cordobesa Beatriz Halak y el marginal Luis Barrionuevo.

A ellos se sumaron las abstenciones de Graciela Camaño y los aliados Vilma Ibarra y Cecilia Merchán. La lista incluía a los tres diputados entrerrianos que responden a Jorge Busti, pero la reunión que tuvieron el mismo miércoles con Néstor Kirchner en Olivos modificó su postura.

La votación resultó la más ajustada de todo el paquete presupuestario: 126 votos a favor, 106 en contra y tres abstenciones. Un resultado que parte de oposición intentó capitalizar con vista a las elecciones 2009. “Está claro que los superpoderes tienen los días contados. La diferencia en la votación fue tan solo de 10 diputados, lo que indica que luego de las elecciones de renovación parlamentaria los superpoderes van a desaparecer”, dijo el macrista Federico Pinedo. El jefe del bloque de diputados radicales, Oscar Aguad, arribó a la misma conclusión.

Para el kirchnerismo, la votación fue un síntoma de recomposición. Antes de empezar la sesión y después de repasar el porotómetro, el jefe del bloque K arriesgó un pronóstico: “Vamos a tener 150 votos”. Sólo erró por uno: es que Eduardo Lorenzo “Borocotó” se retiró del recinto a la hora del partido de la Selección contra Chile y nunca volvió.

Compartir: 

Twitter
 

Los conductores de la bancada kirchnerista celebraron la estrategia por el Presupuesto.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.