EL PAíS › ENCONTRARON UN VEHICULO EN EL QUE UN TESTIGO ASEGURA QUE SECUESTRARON A JORGE JULIO LOPEZ

El auto que se convirtió en pista

Pertenece al ex médico de la Bonaerense Osvaldo Falcone, vinculado con Etchecolatz. Lo encontraron desmantelado en una casa del sur marplatense. Ahora será sometido a peritajes para saber si López estuvo allí.

 Por Adriana Meyer

La noticia provino de un barrio marplatense pero fue ajena al disfrute veraniego. En la zona sur de la ciudad balnearia fue secuestrado un vehículo en el que habría sido trasladado el testigo Jorge Julio López el día de su desaparición, hace 28 meses. La Justicia ordenó allanar propiedades del ex médico de la Policía Bonaerense Osvaldo Falcone, que aparece vinculado al represor Miguel Etchecolatz en el expediente del caso. Hubo otro procedimiento simultáneo realizado en el domicilio de Falcone en la localidad de Pehuajó, y en ambos sitios fueron secuestradas agendas, celulares y documentación del ex bonaerense, que estuvo presente, y de sus hijos. Los investigadores se mostraron satisfechos por lo positivo del operativo, pero fueron cautos a la espera del resultado del peritaje al que será sometido el automóvil para saber si López estuvo ahí.

El pase del caso López –el testigo que contribuyó a condenar a Etchecolatz y que desapareció el 18 de septiembre de 2006, horas antes de la sentencia– a la secretaría especial para delitos de lesa humanidad implicó una reactivación de la investigación. El secretario Juan Martín Nogueira privilegió las líneas que conducen a la hipótesis de que López fue secuestrado por una banda de policías y militares en actividad y retirados, debido a su contribución en las causas contra represores de los centros clandestinos del circuito platense. Son dos vertientes que apuntan a militares imputados en otras causas y mencionados en este expediente, con cierta actividad previa al juicio contra Etchecolatz.

Una de esas líneas se sustenta en los dichos de un testigo, cuya identidad los investigadores prefieren mantener en reserva, que ya había declarado y, por razones aún no aclaradas, anteriormente no fue tenido en cuenta. Este testigo fue convocado de nuevo y dio detalles del secuestro y desaparición del cuerpo, que habría sido tirado en la zona de La Serena, en Mar del Plata. En el hecho habría estado implicado Falcone, que no figura en los listados de represores durante la dictadura pero sí como visita a Etchecolatz en la cárcel de Marcos Paz, donde cumple su condena a prisión perpetua. Y además también aparece en los cruces de llamadas con ese genocida pocos días antes de su sentencia.

Los investigadores fueron verificando la veracidad de las palabras de este testigo, y así llegaron ayer hasta el barrio San Jacinto (La Serena), que limita con la ruta 11, que conduce hacia Miramar. Buscaban un Gol azul y lo encontraron aunque desmantelado, a pesar de ser modelo 1995. No fueron hallados los papeles del vehículo, por eso ahora investigan su titularidad. Las comisiones policiales trabajaron bajo las órdenes del juez federal platense Arnaldo Corazza, que libró exhortos a sus colegas de turno de Mar del Plata y Junín. Una fuente del caso reveló a Página/12 que los peritajes sobre el automóvil se harán “con la celeridad que amerita el caso” para detectar algún rastro del testigo desaparecido, a pesar del tiempo transcurrido. Con ese objetivo enviaron una grúa para removerlo y trasladarlo hasta La Plata. La fuente precisó que hay más medidas ordenadas en torno de esta línea de investigación, que por estas horas acapara la expectativa de los investigadores.

En el marco de esta misma hipótesis, a fines de diciembre se realizó la reconstrucción de los últimos pasos de López, aquella mañana del lunes 18 de septiembre, por el barrio de Los Hornos, donde vivía y tenía como vecinos a policías y ex agentes penitenciarios retirados y en actividad.

La abogada Guadalupe Godoy, de la organización de derechos humanos Justicia Ya!, opinó que los allanamientos en la búsqueda del automóvil fueron dispuestos para “no dejar que se escape ningún elemento que pueda llevarnos hasta la verdad de qué es lo que pasó”. Esa parte de la querella había solicitado el pase de la causa a la secretaría especial para delitos de lesa humanidad, que conduce Nogueira y que ya tiene experiencia en procesos vinculados con el terrorismo de Estado, porque revitalizó la orientación que siempre habían pedido. Sin embargo, persisten las dudas sobre la efectividad que tal reactivación pueda tener a más de dos años de la desaparición de López. “Agotadas las pistas que apuntaban a un ‘viejito perdido’, se están haciendo las cosas que se debieron hacer en un primer momento”, había dicho la abogada Godoy en diciembre durante la reconstrucción de las últimas horas del testigo.

El caso López fue calificado durante los primeros meses como “averiguación de paradero”, y lo investigó la justicia provincial ordinaria. Justicia Ya! tuvo que acudir a la Corte Suprema para lograr el pase al fuero federal como desaparición forzada de persona. Y recién a fines del año pasado consiguió el apartamiento de la Bonaerense del equipo de investigadores policiales porque las sospechas también recaen sobre esa fuerza.

Compartir: 

Twitter
 

El Gol azul modelo ’95 tal como lo encontraron ayer en la casa del barrio La Serena.
Imagen: Marcelo Nuñez
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.