EL PAíS › LA OPOSICION BUSCA ADECUARSE AL NUEVO ESCENARIO

Período de adaptación

Elisa Carrió señaló que está dispuesta a postularse a diputada. Gabriela Michetti podría enfrentarla. Felipe Solá y Francisco de Narváez disputan la cabeza de la lista.

 Por Werner Pertot

¿Qué hará la oposición con el adelanto de las elecciones? El cambio de fecha descolocó a los líderes de la oposición y los obligó a tirar a la basura los planes que trazaron con el desdoblamiento que anunció Mauricio Macri el jueves. En la Coalición Cívica, algunos interpretan que esto forzará a Elisa Carrió a jugar en la cabeza de la lista en Capital Federal y a llevar a su delfín, Adrián Pérez, en la lista de legisladores. Si bien admiten el riesgo que representa enfrentar a Gabriela Michetti, consideran que la nacionalización de la campaña los favorece. En PRO, mientras tanto, crece la posibilidad de que Michetti sea candidata a diputada nacional. Por el acortamiento de los plazos, los socios bonaerenses Felipe Solá y Francisco de Narváez ya entraron en curso de colisión por la cabeza de la lista de diputados. No se descarta una ruptura.

Fuera de la Capital, Carrió llamó por teléfono a algunos dirigentes para analizar la situación y señalarles que está dispuesta a ser candidata. “Lilita dijo que está al servicio de todo esto. Analizará este nuevo escenario y si se llega a determinar que tiene que ser candidata, va a aceptar ese lugar”, contó ayer Margarita Stolbizer, la referente bonaerense de la CC. Los pedidos en la CC para que Carrió encabece la boleta en lugar del economista Alfonso Prat Gay, al que consideran poco posicionado en las encuestas, se renovaron con la iniciativa oficialista.

Sin embargo, las opiniones están divididas: algunos consideran que el peligro de que le gane Michetti es grande y que no deberían exponerla a quedar fuera de la carrera por el 2011, mientras otros piensan que es precisamente por eso que tienen que jugar. “El adelantamiento la lleva a presentarse y más si Kirchner juega en provincia. Esa movida nos fuerza a jugar a Lilita”, dice un dirigente de la CC. “En un escenario nacionalizado, Michetti desaparece”, minimiza otro. Carrió había admitido ya que puede encabezar la lista de diputados. Elegirá el momento del anuncio como una movida más en lo que ya no es un juego de ajedrez con el Gobierno, sino más bien una partida complicada de Go.

Con el nuevo escenario, muchos confían también en que el jefe de la bancada en Diputados, Adrián Pérez, desistirá de negarse a encabezar la lista de legisladores porteños. El dirigente se fue a Azul por el fin de semana a meditar esta posibilidad. “Ahora hay que armarle una boleta competitiva a Michetti”, lo acicatean desde el ARI porteño.

En la CC también observan con agrado las diferencias públicas que surgieron entre Solá y De Narváez en los últimos días: el primero se opuso al proyecto oficial de anticipar las elecciones y el segundo se mostró proclive a aceptarlo. Este desacuerdo podría dirimirse en un encuentro que tendrán mañana los diputados del peronismo disidente con los del PRO. Allí prevalecería la opción de oponerse al proyecto oficial, aunque muchos esperan secretamente que triunfe para fortalecer las candidaturas nacionales.

El adelanto representa dos problemas para PRO. El primero es que limita su incipiente armado en el interior. “No nos dan tiempo para un armado nacional”, reconocen los macristas. El segundo es que acelera las definiciones de candidaturas: no pueden pasar de abril. En Capital, Michetti iba a postularse para legisladora, aunque ahora Macri analiza pedirle que sea candidata a diputada. Si optan por que Michetti siga en la lista de legisladores –una posibilidad no menor– el candidato a diputado podría ser el secretario general del gobierno porteño, Marcos Peña.

Si en la Capital la decisión no es fácil, en provincia parece casi imposible. Cerca de De Narváez consideran que los nuevos plazos lo benefician y que él quedará a la cabeza de la lista. Sostienen que en las encuestas duplica a Solá, al que ven ya sin argumentos. De Narváez le ofreció al ex gobernador que no renuncie a su banca para ser candidato y ocupe la presidencia del bloque unificado de los tres espacios. La oferta, que venía adornada con la posibilidad de darle el segundo lugar a su esposa, no fue bien recibida: Solá considera que él ya dirige los bloques opositores. Con el cambio de fecha, es posible que esa oferta se reduzca. “La próxima puede ser una concejalía en Saliqueló”, lo apuran.

“No voy a ser segundo”, suele responder Solá. En el espacio del ex gobernador siguen sosteniendo que el principal argumento para encabezar es que se tiene que posicionar como candidato a presidente. “Eso es más que una encuesta y un proyecto provincial”, chicanean. También dudan de las mediciones del empresario y hasta sostienen que el Gobierno le juega a favor con sus propias encuestas. Así las cosas, desde ambos sectores ven que, al tener menos tiempo, existe la posibilidad de una ruptura. Aunque nadie la desee abiertamente, tampoco nadie sabe cómo la evitarán.

Compartir: 

Twitter
 

El adelantamiento de las elecciones profundizó las diferencias entre De Narváez y Solá.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.