EL PAíS › CUESTIONó A LA POLICíA POR UN TEST DE ALCOHOLEMIA Y LE RESPONDIERON

Bullrich se lo tomó en serio

Le secuestraron el auto y acusó a los inspectores de montar un show porque la obligaron a repetir varias veces el procedimiento. Pero el ministro Montenegro contó que “soplaba para adentro” cuando le querían hacer el test.

La diputada de la Coalición Cívica Patricia Bullrich no pasó un test de alcoholemia que le hicieron en la madrugada de ayer y la policía le secuestró el auto. Bullrich venía de una cena, pero aseguró que había tomado apenas medio vaso de vino y acusó a los inspectores policiales de “montar un show” para perjudicarla, porque la obligaron a realizar el examen unas quince veces. La acusación motivó la respuesta del ministro de Justicia porteño, Guillermo Montenegro, quien precisó que la legisladora debió repetir el procedimiento porque “soplaba para adentro” y menos de los siete segundos necesarios cuando se le colocaba la pipeta para controlar el aliento.

El incidente terminó convertido casi en una cuestión de campaña con los cruces entre la diputada de la Coalición Cívica y el ministro del PRO.

Todo comenzó ayer, cerca de las 2 de la mañana, cuando Bullrich fue detenida en un control policial en General Paz y Balbín mientras conducía un auto Volkswagen Fox. Según relataría luego, venía de una cena política en Vicente López, con tenedor libre y vino “de bastante mala calidad”, por lo que casi no había bebido alcohol. “Tomé muchísima Coca-Cola”, aseguró.

Sin embargo, no fue lo que marcó el test, que indicó que superaba el 0,5 de alcohol permitido en la sangre. Los problemas comenzaron cuando quisieron comprobar el resultado. “Me hicieron como quince tests hasta que decidieron que había uno positivo y otro negativo y me secuestraron el auto. Si me da uno positivo y otro negativo con la misma máquina habrá que ver si es un problema mío o del mecanismo”, sostuvo. Y adelantó que iba a discutirle al fiscal de la causa la validez de la medida, secuestro de auto incluido.

“Soy una persona muy consciente”, aseguró la diputada, sin que se le trabase la lengua, luego al comentar el hecho. Contó que en el auto viajaba con un colaborador y que si hubiera tomado alcohol en exceso le hubiera dejado el volante a él. “Acá, lo primero que hay atrás de todo esto es un show. Frente a una persona conocida como yo, se genera tanto recelo por lo que puede pasar que terminan sobreactuando. En vez de actuar como si nada, se genera una cosa”, se quejó.

Pero, ante las acusaciones de Bullrich sobre un supuesto trato especial, el ministro Montenegro salió a explicar cómo había sido el operativo, dejando en claro que nunca se refería a procedimientos particulares, pero que en este caso lo haría para disipar sospechas. “El control de alcoholemia que se le hace primero da positivo y era un control palométrico que se hace exclusivamente con el aliento”, informó. La confirmación se realiza en un segundo dispositivo, donde debe soplarse en una pipeta descartable y la concentración de alcohol se mide en un aparato digital. Aquí fue cuando comenzaron los inconvenientes.

“Ella empieza a soplar para adentro y hay que hacerle como siete u ocho veces el control, hasta que se le dice directamente que soplara o se le secuestraba el auto igual, por la negativa a hacerse el control de alcoholemia”, puntualizó Montenegro, por lo que no era cierto lo que sostenía Bullrich, que el mismo mecanismo le había dado en un momento positivo y luego negativo. En la ocasión en que la diputada sopló correctamente, siguió Montenegro, “el test da 0,66, lo que es positivo y eso es más de una copita de vino malo”.

Sin amilanarse, Bullrich aseguró contar con un acta que daba cuenta de los dos resultados, pero que el auto se lo habían secuestrado y ella había perdido tres horas que ya no se las iban a devolver. “Lo grave es que una persona que fue funcionario público y que es un referente político de un partido empiece a decir que el test no funciona después de seis veces que la daba negativo, cuando era porque no quería soplar”, cerró Montenegro.

Compartir: 

Twitter
 

Patricia Bullrich aseguró que apenas había tomado medio vaso de vino, aunque el test cantó lo contrario.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.