EL PAíS › EN CAMPAñA

Debate con una silla vacía

 Por Werner Pertot

Con la ausencia del candidato del PRO, el primer debate de la campaña se transformó rápidamente en una sucesión de críticas a la gestión de Mauricio Macri. Recién sobre el final, los siete invitados opositores que debatieron en la Legislatura se acordaron unos de otros y se pasaron alguna que otra factura por las votaciones que compartieron con el macrismo. Primó un clima de cordialidad, que llevó a que todos se trataran de “compañero”. Incluso entre kirchneristas y lilitos.

El debate entre los que encabezan las listas de legisladores, organizado por el Círculo de Periodistas de la ciudad de Buenos Aires, empezó con una silla vacía: Fernando de Andreis decidió esquivar el 7 a 1 que representaba sentarse junto a Fernando Sánchez (Acuerdo Cívico y Social), Tito Nenna (Encuentro por la Victoria), María Elena Naddeo (ibarrista), Roy Cortina (socialismo), Gerardo Romagnoli (por el espacio de Luis Zamora) y Alejandro Bodart (MST). “Tenemos que ser coherentes: Michetti va con una oreja gigante y habla de escuchar, pero su candidato no viene a debatir. Es un rasgo de impunidad y de soberbia”, comenzó las críticas Naddeo. “La falta de propuestas hace que no pueda debatir”, se sumó Nenna. “De Andreis tiene vergüenza de venir. Michetti lo puso a dedo. Es un pibe que no sabe nada”, lo ninguneó Cortina. Sin embargo, De Andreis estaría hoy en un debate con otros dos candidatos en la señal de cable C5N.

Al comienzo de la charla, el vicepresidente primero Diego Santilli pidió “menos chicanas y más propuestas”. Lo que le siguió fue una lluvia de críticas al gobierno porteño, mezcladas con propuestas que en algunos casos eran muy similares. Por ejemplo, Romagnoli y Bodart pidieron jueces que se elijan y se remuevan por el voto popular. Todos cuestionaron los recortes a los presupuestos de Salud y Educación y el “abandono de la construcción de subtes”. Todos se sumaron a cuestionar a la UCEP. “Un grupo fascista que actúa en forma violenta”, los describió el candidato K.

Sólo al final se dedicaron a diferenciarse. Así, Naddeo y Basteiro cuestionaron a los bloques que “le dan votos al macrismo”. “Muchos de los que están acá hablan del macrismo como si fuera Satán, pero el kirchnerismo les dio el 70 por ciento de los votos para las leyes y la Coalición Cívica, el 50. Son más de lo mismo”, remarcó Bodart. Concentrada, Vilma Ripoll lo escuchaba desde el público. Cortina afirmó que “está fuera de las viejas prácticas del justicialismo y el radicalismo y no forma parte de un progresismo en donde todo gira alrededor de una persona”.

Nenna remarcó que “el Estado tuvo la oportunidad de avanzar sobre los sectores concentrados. No decimos una cosa y hacemos otra como los sectores políticos que estuvieron detrás de la Sociedad Rural”. Desde una butaca, Claudio Lozano le dedicó una sonrisa socarrona. “Vamos a reivindicar el proyecto nacional basado en la redistribución del ingreso”, planteó el candidato kirchnerista. “Muy a diferencia del compañero Nenna, pienso que la redistribución tiene que empezar en serio”, le retrucó Sánchez. Romagnoli aseguró que no viene “a pactar con la clase política”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Jorge Larrosa
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.