SOCIEDAD › ADMITEN QUE ES PROBABLE QUE NUNCA SE SEPA LO QUE PASó

Sin luz al final del túnel

El jefe de los investigadores aseguró que no es “muy optimista” sobre las posibilidades de encontrar las cajas negras, claves para determinar lo sucedido en el Airbus. Ayer fueron encontrados otros pedazos del avión y una mancha de carburante.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

Las 228 víctimas del vuelo AF 447 de Air France se merecen la verdad. A juzgar por las declaraciones del responsable de la BEA, la Oficina de Investigación y Análisis que tiene a su cargo la investigación del accidente, el esclarecimiento del accidente del Airbus A330 que desapareció a 600 kilómetros de las costas brasileñas puede quedarse para siempre en un misterio. Paul Louis Arslanian, presidente del organismo, concedió ayer que no era “muy optimista” sobre la posibilidad de encontrar las cajas negras del avión. Ese elemento es determinante para entender lo que ocurre en un accidente. Las cajas negras, que en realidad son anaranjadas, están a bordo de todos los aviones civiles y en ellas están grabados todos los parámetros de un vuelo, la trayectoria, la velocidad, la altura, la configuración técnica así como las conversaciones en la cabina y entre la cabina y los operadores en tierra.

Brasil anunció el hallazgo de nuevos restos del avión. La Fuerza Aérea de ese país identificó cuatro puntos con restos en el océano, 90 kilómetros al sur de la región inicialmente cubierta, en donde se ubicaron “varios objetos extendidos en un área circular de 5 km de radio”, informó el portavoz de la institución. El avistamiento incluye “un objeto de siete metros de diámetro aparentemente”, que “podría ser una parte lateral del Airbus o del fuselaje”, dijo. Otros diez objetos, algunos metálicos, también fueron identificados flotando en el mar. En ninguno puede verse la inscripción “Air France”, aclaró. Asimismo, una mancha de carburante de 20 km de extensión fue divisada al amanecer.

Jean-Louis Borloo, ministro de Transportes, explicó que “no podemos excluir que no se encuentren” las cajas negras, tanto más cuanto que, añadió, se estima que esas cajas “están probablemente en una zona de 3600, 3700 metros y hay que saber que nunca se recuperaron cajas negras a esa profundidad”. El responsable de la BEA matizó lo que aparece como una forma de adelantar que la catástrofe no será explicada y admitió que las cajas negras no eran “la única herramienta” por cuanto, en otras ocasiones, se avanzó sin ese elemento. Arslanian expresó su deseo de que la Oficina que dirige pueda publicar un “primer informe a finales de junio”. Para el gobierno francés, “se trata de una carrera contra reloj que empezó en condiciones meteorológicas extremadamente difíciles y en una zona donde los fondos marinos pueden alcanzar 7000 metros”, según declaró ayer el primer ministro François Fillon.

La búsqueda de esas cajas sigue siendo una de las prioridades del trabajo que realizan en la zona los once aviones brasileños, franceses y norteamericanos, así como los barcos que se dirigen a la zona donde ya fueron localizados en dos ocasiones, el martes y ayer, restos del Airbus A330. El barco francés Pourquoi-Pas, equipado con un minisubmarino y un robot capaces de realizar intervenciones a 6000 metros de profundidad, salió rumbo a la zona donde fueron encontrados pedazos del avión. Ayer, la prensa francesa empezó a entregar revelaciones que tienden a probar las primeras intuiciones, o sea, la probabilidad de que el aparato se haya desintegrado en el cielo. Así, por ejemplo, el diario Le Figaro, que cita una fuente cercana a la investigación, no descarta “la desintegración en pleno vuelo” de la aeronave, debido al hecho de que “la zona de dispersión de los restos en el mar es muy amplia”.

El portal en Internet del semanario Le Point integra otras informaciones sustanciales. Esta publicación adelanta que los mensajes enviados por el Airbus a los equipos de mantenimiento de Air France señalaban la presencia de escarcha en las sondas del aparato así como una despresurización violenta. Le Point anota que si hubo escarcha en las sondas, “las informaciones que éstas suministran al sistema principal del avión son falsas”.

La palabra “atentado” recién apareció ayer en los medios como una de las tres hipótesis posibles. Las otras dos son la desintegración en pleno vuelo por problemas técnicos o una conjunción de inclemencias meteorológicas excepcionales. En Brasil, el comandante de la Aeronáutica Brasileña, Carlos Camacho, director de Seguridad de Vuelo del Sindicato de Pilotos, dijo que no “no es improbable” que el accidente se produjese por el estallido de una bomba a bordo. Camacho opinó que los pilotos conocen las tormentas fuertes, que todos saben evitarlas y que “ningún piloto se mete en una de esas situaciones”. El comandante de a bordo del Airbus tenía una experiencia de 11.000 horas de vuelo, de las cuales 1100 en un Airbus. La hipótesis del atentado se plasmó en Buenos Aires cuando la prensa reveló que el pasado 27 de mayo Air France recibió en esta ciudad una llamada telefónica con una amenaza de bomba contra el vuelo AF 415, que debía salir con destino a París (ver aparte). A partir de ahora, la falta de una explicación inapelable y sólida no hará más que alimentar las especulaciones y las pistas posibles sobre el origen de esta catástrofe inédita en la historia de Air France.

Por lo pronto, París rindió ayer un sublime homenaje a las víctimas de este accidente con la celebración de una ceremonia interconfesional organizada en la catedral de Nôtre Dame. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, encabezó la larga lista de personalidades del mundo político que asistió al servicio ecuménico. La gran mezquita de París se sumó a este acto con una oración llamada El Ausente, en honor a los desaparecidos. El mejor homenaje que queda por rendir a los muertos y a sus familiares vivos es una investigación completa, exacta y sin trastornos políticos, razones de Estado o versiones erróneas. Es decir, la verdad.

Compartir: 

Twitter
 

El gobierno francés organizó un homenaje a las víctimas del Airbus en la catedral de Nôtre Dame.
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.