EL PAIS › NUEVO ESPACIO, DE MARTIN SABBATELLA, CONSIGUIO DOS BANCAS EN DIPUTADOS

“Hay que hacerle frente a la derecha”

El ex intendente de Morón y Graciela Iturraspe, dirigente de ATE, debutarán en el Congreso. Si consiguen un tercer lugar será para Jorge Ceballos, ex funcionario del Ministerio de Desarrollo Social. “Estamos en los antípodas de De Narváez”, definió ayer Sabbatella.

 Por Laura Vales

Martín Sabbatella esperó que le llegara el recuento de las primeras mesas en una de las habitaciones del Hotel Castelar. Esperó bastante: no bajó al salón del primer piso, donde ayer funcionó su bunker, sino hasta casi las nueve de la noche. De zapatillas, visiblemente cómodo en la situación, una vez frente a las cámaras no hizo falta que hablara para saber que ya se sentía diputado: sus ojos lo decían todo. “Entra a la Cámara también la segunda de la lista. Y tal vez uno más”, agregaría más avanzada la noche, con nuevos datos. Al cierre de esta edición, los dirigentes de Nuevo Espacio daban por seguras dos bancas y peleaban por conseguir una tercera. Un resultado que ni ellos esperaban, si se tiene en cuenta que se trata de una fuerza creada hace dos meses y a la que le tocó debutar en el difícil territorio bonaerense.

El bunker en el Salón Dorado del Castelar estuvo ambientado con sobriedad. Sólo un servicio de café y gaseosas, más unas rondas de canapés acompañaron a los dirigentes que desde las siete de la tarde fueron llegando para aguardar los resultados de la elección. Entre los primeros en entrar estuvo el titular de la Central de Trabajadores Argentinos, Hugo Yasky. Eduardo Macaluse, de Solidaridad e Igualdad (SI), y Humberto Tumini, de Libres del Sur, se entretuvieron siguiendo la transmisión en los cuatro plasmas que se instalaron en el lugar. Más inquieto, Víctor De Gennaro no soltó en toda la noche el celular, pidiendo datos y aclaraciones de las mesas testigo. La segunda de la lista de Nuevo Espacio, con fuertes chances de entrar al Congreso, es una candidata de su partido, Graciela Iturraspe, dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado y de la CTA de Mar del Plata.

Si los votos dan finalmente para uno más se sumará Jorge Ceballos, ex funcionario del Ministerio de Desarrollo Social, que se alejó del Gobierno con la partida de Libres del Sur del kirchnerismo.

Nuevo Encuentro está integrado por Encuentro para la Democracia y la Equidad (el partido de Sabbatella), Libres del Sur, el Partido Comunista bonaerense, los ex aristas de Solidaridad e Igualdad y el Instrumento Electoral para la Unidad Popular (el partido de De Gennaro). Con la estructura territorial que aportaron varios sectores de la CTA y el Movimiento Libres del Sur, más el respaldo de los diez años de gestión en el municipio de Morón, Sabbatella hizo una campaña atípica. Se definió como “ni oficialista ni opositor”, desmarcándose del kirchnerismo, al que apoyó en muchas de sus iniciativas –especialmente en la pelea por las retenciones con las entidades del campo–, pero tomando aún más distancia con respecto a Unión-PRO y el Acuerdo Cívico, a los que no dudó en calificar como expresiones de la derecha. Un eje fuerte de su propuesta fue la convocatoria a construir un movimiento político que deje atrás las prácticas de los partidos tradicionales, en un llamado a poner los principios por sobre las figuras. Nuevo Espacio, sin embargo, no logró llegar a un acuerdo con Pino Solanas para armar una lista en común. Sólo pudieron consensuar un mecanismo de no competencia: Nuevo Espacio no presentó candidatos en la Capital Federal y Proyecto Sur hizo lo propio en la provincia de Buenos Aires.

Anoche lamentaban la falta de acuerdo. “Si sumamos los votos, en la ciudad de Buenos Aires el espacio progresista le gana a la derecha”, apuntó Sabbatella. En el futuro inmediato, su fuerza buscará acercarse “a otros sectores de centroizquierda, por supuesto a Pino, pero no solamente a él”. Deberán hacerlo, sugirió Sabbatella, con un viento cada vez más en contra, “porque hay una corrida, una maratón hacia la derecha, y De Narváez y Lilita están desesperados por ocupar ese lugar. Nosotros estamos en los antípodas de De Narváez y debemos hacerle frente a este avance de la derecha”.

Sabbatella renunciará a la intendencia de Morón para asumir el 10 de diciembre en el Congreso, pero no oculta que con este resultado se considera bien parado para pelear en el 2011 la gobernación bonaerense. “No importa si el candidato soy yo o es otro, lo que es seguro es que Nuevo Espacio quiere gobernar la provincia”, definió anoche.

Un dato interesante es que una de las ciudades donde hicieron una buena elección fue en la conservadora Bahía Blanca. “Fue porque ahí lo tuvimos de candidato a Hugo Cañón”, apuntó Graciela Iturraspe. Cañón fue el fiscal que impulsó en Bahía Blanca los juicios por la Verdad, además de uno de los primeros en pedir la inconstitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Otro distrito que mostró buenos resultados fue el propio Morón. En general, evaluaban en el bunker, hubo buena respuesta en el primero y segundo cordón del conurbano.

El festejo tuvo más dirigentes que militantes; la mayoría de la tropa estuvo repartida por la provincia haciendo de fiscal. Estuvieron lejos de cubrir todas las mesas, y en Merlo, territorio del caudillo Raúl Othacehé, se la vieron complicada. La policía apareció en las escuelas y con un escrito de un juez de paz sacó a los fiscales que no tenían domicilio en el municipio. La orden no tenía sustento legal –el Código Electoral sólo obliga a que los fiscales sean de la provincia– y fue denunciada ante la Justicia federal, pero alcanzó para echar a los fiscales. Dos de ellos, que protestaron, terminaron incluso en la comisaría, donde pese a todos los pataleos los mantuvieron detenidos hasta avanzada la noche.

Compartir: 

Twitter
 

Martín Sabbatella llamó a construir un movimiento político que deje atrás las prácticas de los partidos tradicionales.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared