EL PAíS › LA BANCADA K EN DIPUTADOS TRAS LAS ELECCIONES

El bloque se reacomoda

 Por Miguel Jorquera

El encuentro que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner mantuvo ayer con el jefe del bloque de diputados K, Agustín Rossi, para analizar el nuevo escenario parlamentario tras la derrota electoral del oficialismo no alcanzó para aplacar a quienes impulsan una reunión del pleno de la bancada kirchnerista para reclamar nuevas reglas de juego interno y algunos recambios en la mesa chica del bloque. Incluso, algunos de sus diputados promueven una reunión con Néstor Kirchner y que sea el ex presidente quien dirija a su propia tropa legislativa. Cerca de Rossi desmintieron las escaramuzas, más allá de admitir el malhumor que generó en los legisladores oficialistas el revés en la urnas.

CFK convocó ayer por la mañana a la quinta de Olivos a Rossi y al ministro de Interior, Florencio Randazzo, para analizar el ánimo de la tropa propia, el nuevo escenario que tendrá el Congreso a partir de diciembre y la agenda legislativa que el Gobierno quiere impulsar en lo que queda de este año parlamentario. No trascendieron detalles ni conclusiones del encuentro y Rossi partió raudamente hacia Santa Fe, donde este domingo –si no se suspenden por las restricciones para evitar la propagación de la gripe A– habrá internas abiertas y obligatorias para elegir los candidatos que disputarán las legislativas provinciales.

Aunque con escaso movimiento, en la Cámara baja comenzó a circular la propuesta de algunos diputados oficialistas del interior (entre los que habría legisladores de Chubut, San Juan, Jujuy y Salta) de reunir al bloque kirchnerista para reclamar una mayor participación en las decisiones y empujar cambios en la conducción. Quieren, como prioridad, que la propia bancada defina la estrategia parlamentaria en estos meses que le restan al trabajo legislativo antes del recambio. Y de esa manera conseguir el compromiso de quienes terminan su mandato y estarán más preocupados por su futuro que por la disputa legislativa.

Por ahora, la embestida no tuvo demasiada adhesión, pero provocó la reacción de otro sector, que coincide con las críticas a Rossi. Este grupo empuja un encuentro de los legisladores actuales y los electos con Kirchner, para analizar el nuevo mapa político y la tarea legislativa y para “avanzar en la construcción de una alternativa”. Allí le propondrían al ex presidente que asumiera la conducción del bloque para encolumnar al resto de su tropa: consideran que “aun tras la derrota electoral del domingo y en desventaja numérica, los proyectos parlamentarios del Gobierno pueden convocar a la mayoría de los argentinos”.

Cerca de Rossi negaron los reclamos. Incluso, contrapusieron como ejemplo el desfile de legisladores oficialistas por el despacho del jefe de bloque para felicitarlo por haber conseguido su reelección como diputado con la lista del Frente para la Victoria y en medio de la polarizada disputa entre Carlos Reutemann y el socialismo santafesino. “En el cierre de campaña de Agustín en Rosario, hubo 40 diputados nacionales”, recordaron sus allegados como muestra de apoyo.

Las disputas dentro del golpeado bloque K recién han empezado, aunque algunos de los propios impulsores reconocen que no habrá definiciones hasta dentro de unas semanas: “Todavía hay que hacer el duelo”, afirmaron.

Compartir: 

Twitter
 

El diputado Agustín Rossi se reunió ayer con la Presidenta.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.