DEPORTES › FEDERER Y MURRAY, MáS CERCA DE LA FINAL DORADA EN WIMBLEDON

Se cumplen los pronósticos

El suizo liquidó en tres sets al rey del saque, Ivo Karlovic, quebrándolo dos veces, y ahora va en semifinales contra el alemán Haas. El escocés se impuso a Juan Carlos Ferrero en menos de dos horas y lo espera un agotado Andy Roddick.

 Por Daniel García Marco

Desde Wimbledon

El suizo Roger Federer y el británico Andy Murray están ya a un solo paso de protagonizar la final que más desea Wimbledon. Federer logró algo que parecía imposible: quebrar el servicio del croata Ivo Karlovic, al que derrotó para alcanzar las semifinales.

Federer, máximo favorito al título, se impuso 6-3, 7-5, 7-6 (7-3), logrando quebrar en dos ocasiones a Karlovic, 36 del ranking mundial y el mejor sacador del circuito. El croata no había cedido su saque en los cuatro partidos disputados en el césped de Londres, y sólo había dado cuatro oportunidades de quiebre, todas en el primer encuentro. Ayer cedió en su segundo servicio, molestado por el sol.

“Fue difícil porque no hubo peloteos. Es duro mentalmente jugar contra él, no es fácil quebrarlo, así que estoy feliz por haberlo hecho en dos ocasiones”, dijo Federer.

Karlovic sumaba 137 aces hasta ayer (un promedio de casi 35 por partido), pero Federer “sólo” le permitió 23, no le dio ni una oportunidad de quiebre con su servicio y mañana jugará por un puesto en la final contra el alemán Tommy Haas.

Federer, número dos del mundo, recuperará el primer puesto si gana el domingo su sexto Wimbledon y su decimoquinto Grand Slam. Ayer alcanzó su vigesimoprimera semifinal consecutiva en un “grande”. “Supone un mundo para mí”, dijo sobre su nueva marca.

“Tengo una gran sensación aquí en Wimbledon, estaría más confiado si hubiera ganado el año pasado, pero he vencido en Madrid a (Rafael) Nadal, en Roland Garros y también varias veces aquí”, recordó el suizo.

“Estoy aliviado”, admitió Federer, sabedor del reto que tenía por delante, solventado con sus excelentes devoluciones. “Devolvió de manera increíble”, dijo Karlovic, que preguntado por la diferencia entre el suizo y el resto de sus rivales previos, respondió: “Es mejor que los demás. Es quizás el mejor de la historia. En césped, por mucho, el mejor”.

Federer encarará el viernes a Haas, que derrotó al serbio Novak Djokovic –cuarto favorito– 7-5, 7-6 (8-6), 4-6, 6-3, con el recuerdo positivo del reciente partido de Roland Garros, en el que el alemán desperdició dos sets a favor.

Haas, 34 del ranking y ex número dos, está en un gran momento. El que fuera tres veces semifinalista del Abierto de Australia ya ganó antes de Wimbledon el torneo de Halle, también sobre césped, al batir a Djokovic en la final.

El alemán levantó un 6-3 en contra en el tie-break del segundo set. “Fue la clave del partido”, dijo. “Son los mejores resultados y el mejor tenis que jamás jugué aquí”, dijo Haas, de 31 años y cuya carrera se vio afectada por las continuas lesiones.

Por su parte, Murray no sufrió para derrotar al español Juan Carlos Ferrero 7-5, 6-3, 6-2 en una hora y 41 minutos y mantiene vivo el sueño británico de ganar en el All England Club 73 años después de que lo consiguiera Fred Perry.

Murray, de 22 años y tercer jugador mundial, alcanza por primera vez la ronda de los cuatro mejores en Londres y se enfrentará por un puesto en la final con el estadounidense Andy Roddick, que venció al australiano Lleyton Hewitt 6-3, 6-7 (10-12), 7-6 (7-1), 4-6, 6-4 en una batalla de tres horas y 50 minutos.

“Es genial, estoy muy feliz por estar en semifinales y que haya sido un partido corto. Daré lo mejor para seguir avanzando”, dijo Murray. “Tras ganar el primer set me asenté y empecé a restar mejor”, explicó el británico, que recordó que ya sabe lo que es jugar unas semifinales de un Grand Slam: en el US Open del año pasado, cuando le ganó al número 1 del mundo, el español Rafael Nadal. Luego perdió en la final con Federer.

Para Murray, la clave estuvo en su servicio, con 18 aces. “Si sigo sacando así, tengo una oportunidad contra cualquiera. Fue una parte importante de mi victoria.”

Enfrente tendrá ahora a Roddick, sexto jugador mundial y con el que tiene a favor un balance de 6-3, incluido un triunfo en Wimbledon en 2006. También Roddick presumió de un buen saque, con 43 aces. “Estoy superaliviado, muy feliz, llevaba tiempo sin llegar lejos en los Grand Slams y ya es mi segunda semifinal del año (después del Abierto de Australia)”, dijo el estadounidense, “emocionado” por el choque con Murray el viernes.

Compartir: 

Twitter
 

Andy Murray se acerca a la final en Wimbledon.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.