EL PAIS › DESUNION CIVIL > LAS CUENTAS QUE HACEN LOS SENADORES

Con el porotómetro a toda máquina

Mientras el oficialismo mantiene su posición de votar el proyecto de matrimonio igualitario aprobado en Diputados, los radicales trabajan una modificación para poder sumar indecisos. De aprobarse con cambios, volvería a la Cámara baja.

 Por Sebastian Abrevaya

A 48 horas del tratamiento del proyecto de matrimonio para personas del mismo sexo, en el Senado se profundizaba la incertidumbre sobre el resultado de la votación. Senadores del bloque de la UCR se reunieron ayer para trabajar en modificaciones al proyecto original con el objetivo de que –en caso de no alcanzar los votos para aprobarse tal cual está– vuelva a la Cámara baja. En el oficialismo, en cambio, se mantenían en la postura de lograr el número para convertirla en ley. Hoy será un día clave para tener un panorama más preciso de la sesión, ya que a las 18 se realizará la reunión de Labor Parlamentaria, en la que se fijará la hora de inicio y se resolverá si se somete o no a consideración el dictamen que impulsa la unión civil. La paridad de fuerzas entre las posturas a favor y en contra del matrimonio obligaba a los operadores parlamentarios a plantear un escenario “abierto” y recordar sesiones “complicadas” como la de la ley de medios o las retenciones móviles.

Para tratarse de un lunes, el Senado era un lugar de bastante actividad. Unos siete senadores del bloque radical se reunieron para evaluar una serie de modificaciones a la media sanción de Diputados, que podría convertirse en un plan B en caso de que se avizore el naufragio de la media sanción. El titular del partido, Ernesto Sanz, el jefe de la bancada, Gerardo Morales, los senadores, Alfredo Martínez y Eugenio “Nito” Artaza –que están a favor del matrimonio gay– se reunieron ayer con Mario Cimadevilla (Chubut), Emilio Rached (Santiago del Estero) y Arturo Vera (Entre Ríos).

El objetivo era evaluar cambios a la media sanción que permitan sumar más voluntades entre los radicales, que de sus 17 integrantes tiene 13 que están en contra. Las consultas continuarán hoy, cuando todos los senadores estén presentes. “Las modificaciones dependen de un gran acuerdo político con otras fuerzas que yo por ahora lo veo muy difícil”, relató escéptico uno de los participantes del encuentro. Algunos miembros de la UCR se resistían a votar a favor para no acompañar una medida adoptada como propia por el oficialismo.

Como no se requieren mayorías especiales, el primer dato necesario para confeccionar el porotómetro son los ausentes. Hasta ayer había cuatro: las senadoras Marina Riofrío y Ada Iturréz, de viaje por China. El misionero Luis Viana, de licencia, y el ex presidente Carlos Menem, que pegaría uno de sus habituales faltazos. Queda un total de 68, como máximo. No se sabía qué harán Guillermo Jenefes y Sergio Mansilla.

Del oficialismo, unos 16 están confirmados a favor de la media sanción. Los bloques más pequeños, como el del socialista Rubén Giustiniani, los porteños Samuel Cabanchik y María Eugenia Estenssoro, los cordobeses Luis Juez y Norma Morandini y los fueguinos Rosa Díaz y José Martínez también acompañan el matrimonio. El radicalismo suma cuatro. El sí entonces tiene un piso de 27 a favor, cuando en el peor de los casos hacen falta 34.

En duda los radicales tienen dos: Oscar Castillo y Juan Carlos Marino. El oficialismo a José Mayans, Elida Vigo y Daniel Pérsico. El santafesino Carlos Reutemann no se había pronunciado hasta ahora, pero en el peronismo disidente lo contaban en contra, igual que al puntano Adolfo Rodríguez Saá, otro que no se manifestó públicamente.

Como la Presidenta está de viaje en China y Julio Cobos quedó al frente del Poder Ejecutivo, el senador a cargo de la sesión de mañana será José Pampuro, un oficialista pero con muy buena relación con la Iglesia Católica. Durante su tiempo como ministro de Defensa, el senador se juntaba a desayunar todos los martes con el cardenal Jorge Bergoglio. Sin embargo, en el oficialismo confían en que en caso de desempatar, Pampuro acompañará la iniciativa. El senador será, además, quien comande hoy la reunión de Labor Parlamentaria, donde los presidentes de bloque deberán decidir si se acepta la impugnación presentada por el oficialista Miguel Pichetto para que el dictamen de unión civil no sea tratado en el recinto.

Por la tarde de ayer se corrió el rumor de que el quórum para la sesión podría correr riesgo. Sin embargo, la versión fue desmentida a Página/12 por fuentes del kirchnerismo, la UCR y el propio Peronismo Federal, principal fuerza opositora al matrimonio. Si bien algunos sectores conservadores querían obstaculizar su tratamiento, los números del Senado no harán tan fácil esa jugada. Aunque las fuerzas políticas no disciplinaron a sus senadores para acompañar el proyecto de Diputados, es otra la situación a la hora de retacear el debate.

Compartir: 

Twitter
 

Miguel Pichetto propuso que el Senado rechace el tratamiento del proyecto presentado por Negre de Alonso.
Imagen: DYN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.