EL PAíS › ENTREVISTA CON EL GOBERNADOR DE SANTIAGO DEL ESTERO, GERARDO ZAMORA

“Hay que rescatar la Concertación”

Después de las elecciones municipales que dejaron un cómodo triunfo del oficialismo, el radical Zamora ratificó su alianza con el kirchnerismo, destacó la relación del gobierno nacional con las provincias y descartó su participación en una fórmula para 2011.

 Por Nicolás Lantos

Sobreviviente de la Concertación que intentó el kirchnerismo en los comicios de 2007 y que voló en pedazos tras el voto no positivo del vicepresidente Julio Cobos ante el conflicto rural, el radical K Gerardo Zamora obtuvo anteayer, en comicios locales, su octava victoria electoral consecutiva en cinco años, desde que inició la alianza con la Casa Rosada. Página/12 habló con Zamora sobre la relación entre el Gobierno y las provincias, el renacer del radicalismo y los planes para 2011.

–Luego de la victoria, fue muy enfático en remarcar el apoyo del gobierno nacional a su gestión, cuando muchos especulaban con un enfriamiento... ¿Cuál es su relación actual con la Casa Rosada?

–Muy buena, en lo institucional. Y mi posición política está en el mismo lugar en que estuvo desde el principio, acompañando este proyecto que inició Néstor Kirchner y que hoy continúa la presidenta Cristina Fernández.

–¿Cómo evalúa la relación entre el Gobierno y las provincias tras los cambios implementados este año en cuanto a la financiación de deuda y asignación de recursos?

–Participé de varias reuniones, en las que se formó una agenda de trabajo con otros gobernadores, donde se plantearon asuntos inmediatos, como la deuda, y otros a largo plazo, como el esquema de la coparticipación. En las decisiones que se tomaron nosotros acompañamos, aunque no somos una de las provincias endeudadas, creemos que fue muy positivo.

–Algunos gobernadores opositores sostienen que la Casa Rosada genera lazos de dependencia con las provincias...

–Cada uno se hace cargo de lo que dice. Yo puedo hablar por Santiago: nosotros no dependemos de ayudas extra en términos de caja, tenemos las cuentas financieras totalmente equilibradas. Incluso, el año pasado cerramos el presupuesto, en medio de la crisis internacional, sin déficit, y tenemos hasta un nivel aceptable de reservas. No dependemos del Gobierno, mi posición es la que es porque estoy convencido de que esto es lo mejor para el país.

–¿Cuáles son las cuentas pendientes en Santiago del Estero?

–Somos una provincia que sufrió durante muchos años los efectos de políticas de falta de inversión, de falta de infraestructura básica, de políticas activas que generen posibilidades industriales, exportadoras, algo que produjo asimetrías muy fuertes en regiones como la nuestra. Es una materia pendiente seguir generando la infraestructura necesaria, establecer seguridad jurídica, clima de inversión, algo que vamos logrando de a poco, pero falta mucho por hacer. Somos todavía una provincia bastante pobre, pero estamos buscando producir más fuentes de trabajo. La obligación es generar valor agregado a las materias primas que ya producimos.

–La falta de seguridad jurídica es uno de los latiguillos de la oposición a la hora de criticar a la actual gestión.

–No, la falta de seguridad jurídica es una herencia latente. Si no establecemos políticas de Estado... Si hay un gobierno al que todavía le quedan casi dos años y la oposición plantea que todo lo que está haciendo está mal y que van a cambiar todo, ¿quién va a invertir en el país? Es responsabilidad de toda la clase política mantener un rumbo firme para que nadie se anime a cambiar las cosas que son buenas.

–¿En qué lugar se ve en octubre de 2011?

–Supongo que en el mismo en que estoy. No he cambiado mi posición desde 2007, cuando asumimos un compromiso sobre la base de una Concertación que ya existía en la provincia. Ayer fue la octava elección exitosa del Frente Cívico desde 2005. De todas formas, por la intervención federal, el calendario electoral está desfasado y no tenemos elecciones provinciales de ninguna clase el año que viene.

–¿Eso puede perjudicar al kirchnerismo?

–Yo puedo opinar sobre la base nada más de una sensación que tengo, desde la óptica local. La Presidenta sacó acá más del 79 por ciento de los votos en 2007 y, más allá de los números, la imagen no se modificó mucho en este tiempo.

–¿Ni siquiera tras el conflicto con “el campo”?

–Una cosa es la percepción, que es más variable, y otra es el acompañamiento. A la hora de acompañar, la gente elige a los que la benefician.

–Usted formó parte de la mesa de gobernadores que sugirió la candidatura de Cobos en 2007. ¿Se arrepiente de la decisión?

–La verdad es que prefiero no mirar para atrás, yo estoy convencido de lo que hice, porque era una idea, la de la Concertación, que sigue siendo buena. Hoy hay una suerte de convulsión muy grande dentro de la política, una suerte de apresuramiento por el 2011 como si fuera un tema central, cuando primero deberíamos dedicarnos a gobernar.

–¿Le gustaría formar parte de la fórmula?

–Desde la óptica personal soy un dirigente que no tiene proyección nacional. No es mi intención... No quiero ninguna candidatura, sino trabajar por mi provincia.

–¿Lo sorprende que la UCR vuelva a ser, orgánicamente, una alternativa política, y hoy aparezca en casi todos los escenarios de ballottage?

–Las grandes fuerzas políticas argentinas, como el radicalismo o el peronismo, se mantienen a través de liderazgos, ya no son estructuras cautivas de votos ni estructuras tan cerradas. No creo que puedan desaparecer. Siempre tienen posibilidades de renovarse, aggiornarse, cambiar liderazgos. Lo que sí creo es que de estas fuerzas políticas surgen liderazgos importantes. Las otras fuerzas desaparecen cuando su líder va perdiendo popularidad.

–¿Ha estado en contacto con Ricardo Alfonsín desde que comenzó a mostrarse como candidato?

–No, últimamente no. Tengo buen trato con Alfonsín, pero mi posición es pública y todo el mundo la sabe.

–¿Eso significa que no se han acercado políticamente?

–No, realmente no. Tengo una posición y todos la respetan.

–¿Y cómo es su relación con Julio Cobos?

–Hace mucho que no lo veo, no tengo contacto.

–Si le piden de nuevo su opinión para conformar la fórmula en 2011, ¿qué perfil de candidato sugeriría?

–Es muy apresurado hablar de candidaturas. Hay que dejar que la Presidenta siga gobernando, se están haciendo muchas cosas bien en el país. No me animaría a hablar porque si uno de los actores principales, que es el doctor Kirchner, dice que no hay que hablar de candidaturas, no voy a hablar yo.

–¿Prefiere pingüino o pingüina?

–Me voy a eximir de hablar de eso porque lo importante, al menos por el momento, es la bandera y no quien la lleva.

Compartir: 

Twitter
 

“No he cambiado mi posición desde 2007”, dijo Gerardo Zamora, radical K.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.