EL PAíS › ACERCAMIENTOS Y DIFERENCIAS ENTRE ELISA CARRIó Y FELIPE SOLá PARA 2011

Un dúo con ganas de concretar

Carrió insiste en que todo frente debe contar con un sector del PJ para gobernar. Solá sostiene que el peronismo solo no alcanza para derrotar al kirchnerismo. Ambos no descartan una confluencia, aunque con diferente entusiasmo.

 Por Miguel Jorquera

Cada vez más distanciada de sus ex socios del Acuerdo Cívico y Social –la alianza electoral que compartió en 2009 con la UCR, el socialismo y el GEN–, Elisa Carrió trabaja sigilosamente en la construcción de un frente que “necesariamente” incluya a un sector del peronismo para llegar al poder en 2011 y que “pueda garantizar la gobernabilidad”, según declaró. La propuesta hace girar todas las miradas hacia Felipe Solá, el hombre del peronismo a quien Carrió no deja de alabar y con quien construyó una fluida relación personal a la hora de definir la estrategia parlamentaria del Grupo A en el Congreso. “Soy peronista y voy a dar pelea dentro de la interna del Peronismo Federal”, definió el ex gobernador bonaerense que, sin embargo, tampoco esquiva el coqueteo político con Carrió. Ya reclamó al PJ disidente que realice “alianzas extrapartidarias” porque considera que “con el peronismo solo no alcanza” para derrotar al kirchnerismo en las urnas. Aunque las construcciones electorales corren por cuerdas separadas, ni Carrió ni Solá descartan que sus aspiraciones converjan cuando haya que definir las candidaturas presidenciales.

La definición de Lilita sobre la continuidad del ACyS y sus posibilidades electorales fue tajante: “No estoy por una unidad de una fórmula débil que termine en el fracaso de la Alianza”. Hace tiempo que Carrió trabaja junto a su núcleo más cercano en la idea de acordar con un sector del peronismo antikirchnerista.

“No se puede derrotar a los Kirchner, acceder al gobierno y garantizar la gobernabilidad sin contar con un sector importante del peronismo”, repite Lilita a sus colaboradores más fieles. Una virtud que Carrió asegura no encontrar hoy entre sus ex socios radicales y socialistas. En la Coalición Cívica hablan de conversaciones reservadas con distintos dirigentes del arco del peronismo disidente, pero aseguran que Carrió “prefiere mantener en secreto”, por ahora, a sus interlocutores.

Dentro de la CC hay varios dirigentes que trabajan en la construcción de “la pata peronista” de ese espacio político. Patricia Bullrich fue una de sus promotoras y mantiene dentro de sus colaboradores a varios que provienen del peronismo. Otro es Gerardo Conte Grand, quien terminó por jugar un papel fundamental en el acercamiento con Solá. Conte Grand fue quien organizó el asado que ambos compartieron en octubre de 2009 y donde comenzó a gestarse la conformación del Grupo A en el Parlamento. Su hijo, Esteban Conte Grand –que trabaja para Solá–, fue el nexo.

Desde entonces, Solá se convirtió en el aliado más firme de Carrió en la elaboración de la estrategia que el núcleo duro opositor traza, especialmente, en la Cámara de Diputados. A la sociedad parlamentaria, Lilita le sumó una estrecha relación personal con el ex gobernador. Por eso, todas las miradas se posan en Solá cada vez que Carrió insiste en construir una sociedad con un sector del peronismo.

Del lado del bonaerense se encargan de bajar las expectativas. “Felipe fue claro. Reafirmó su identidad peronista y aseguró que va a dar pelea dentro del Peronismo Federal”, aseguró un colaborador a Página/12. Solá está convencido de que un peronista debe encabezar la fórmula electoral que le dispute con posibilidades el oficialismo en 2011. Pero desde ese lugar Solá también llega a una conclusión similar a la de Carrió: “Con el peronismo solo no alcanza para derrotar al kirchnerismo”.

Envalentonado con su carrera presidencial, Solá predica que él tiene “la capacidad para consensuar”, que no tiene el Gobierno. Y muestra como logro propio haber conseguido unificar a la mayoría del peronismo disidente en un solo bloque de diputados. Pero, sobre todo, exhibe su participación en el armado del Grupo A en el Congreso, donde es uno de los pocos capaces de persuadir a la poco dócil Carrió. Una postura que también le valió cuestionamientos de algunos peronistas disidentes por “su-bordinarse” a la estrategia de la diputada. Aunque Solá insiste en suscribir la alianza con Lilita “sólo al ámbito legislativo”, tampoco nunca descartó la posibilidad de un acuerdo electoral con la CC y es, sin duda, uno de los “interlocutores válidos” que Carrió tiene dentro del PJ disidente.

Compartir: 

Twitter
 

Elisa Carrió y Felipe Solá ya vienen mostrando buena sintonía en el trabajo en Diputados.
Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.