EL PAíS › LA EMBAJADORA DE ESTADOS UNIDOS LAMENTó LA DIFUSIóN DE LOS CABLES DIPLOMáTICOS

“Tomará tiempo recuperarse del incidente”

Vilma Martínez se refirió por primera vez a la divulgación de informes confidenciales realizada por Wikileaks. “Nuestra mayor preocupación se centra en los impactos negativos que esto pudiera tener al nivel personal”, señaló.

La embajadora de los Estados Unidos en la Argentina, Vilma Martínez, habló ayer por primera vez del escándalo político generado a partir de la difusión de los cables confidenciales que involucran a políticos locales y de casi todo el mundo, dados a conocer por el sitio Wikileaks. La diplomática aseguró que “tomará tiempo recuperarse” de los efectos negativos que produjo la revelación y lamentó que la “información” que se emitió desde esa embajada “haya sido difundida públicamente”, sin presentar disculpas por el contenido de los cables. También habló de futuros “cambios” en la forma de comunicación, y de la implementación de mayores medidas de seguridad para salvaguardar la confidencialidad de las comunicaciones internas de la diplomacia norteamericana.

Martínez subrayó que, desde la llegada a la presidencia de Barack Obama, el gobierno de los Estados Unidos “ha trabajado intensamente para renovar asociaciones positivas y constructivas con todas las naciones del mundo”, por lo que, sostuvo, “creemos que el diálogo y la democracia ofrecen el mejor camino para resolver pacíficamente los desafíos comunes”.

En ese sentido, enfatizó que “el incidente Wikileaks –como denominó a la filtración– constituye un golpe a estos esfuerzos y reconocemos que tomará tiempo recuperarse de sus efectos”. A pesar de esto, puntualizó que “gobiernos e instituciones pueden superar adversidades como éstas”, en alusión a los más de 250 mil cables que fueron revelados, incluyendo menciones a políticos y personalidades de todas las latitudes. En las últimas horas, las cuentas de Wikileaks en Suiza fueron cerradas y en los Estados Unidos se estudia acusar a su fundador, Julian Assange de múltiples delitos.

“Nuestra mayor preocupación se centra en los impactos negativos que esto pudiera tener al nivel personal. Lamentamos profundamente que información destinada a ser privada haya sido difundida públicamente. Lamentamos especialmente la violación que esto implica a la vida privada de muchas personas”, continuó la embajadora, a través de un comunicado. La representante de Washington también afirmó entender “que mucha gente se sienta apenada por lo que está escrito en los informes” distribuidos por Wikileaks a cuatro diarios y una revista, que causaron un revuelo de magnitud al conocerse de qué manera se describía confidencialmente a los gobernantes y referentes políticos de varios países.

“Nosotros también nos sentimos apenados por lo ocurrido”, apuntó Martínez, que no hizo referencia a la motivación y contenido de los informes que confeccionó la representación en la Argentina. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, sí se había comunicado telefónicamente con la presidenta Fernández de Kirchner, apenas desatado el escándalo, para disculparse si el contenido de los cables pudieran haberla afectado de manera personal.

“Para Estados Unidos éste es un momento de reflexión”, señaló la embajadora, que hizo mención además a “los beneficios y oportunidades de la revolución” informática. Aun así, aprovechó para remarcar que “también existen nuevos riesgos para los gobiernos, las empresas y las personas: para todos nosotros”, indicó. En este marco se excusó al afirmar que “en cierta manera, proteger la privacidad resulta cada vez más difícil, pero no por eso es menos importante”. “Aprenderemos de esto”, consideró la diplomática y afirmó que, desde ahora, los EE.UU. van a implementar “cambios en el contenido y la forma de nuestras comunicaciones, en especial en lo que respecta a la mención de nuestros contactos”, y que también van a introducir mejoras “para prevenir futuras fallas en la seguridad de nuestros sistemas de comunicación”. Cabe recordar que la mayoría de los cables confidenciales o secretos que fueron sacados a la luz, e involucran a funcionarios y políticos argentinos, provienen de informaciones sin profundización, generalmente publicadas en medios de prensa locales.

“A través de nuestros contactos, logramos comprender mejor a los países con los cuales nos relacionamos como parte de nuestra labor diplomática –se justificó Martínez–, y la visión que resulta de esa interacción nos ayuda a transmitir nuestras percepciones a las personas que formulan políticas en nuestro gobierno.” La declaración de la embajadora concluye que la función de tener esas “interacciones” es “central de la diplomacia” y que, desde Washington, asumen esto “de forma abierta y transparente”. En ese rumbo, Martínez asumió que “la confidencialidad de esas comunicaciones debería ser respetada”, el punto principal que, al parecer, inquieta a la administración Obama.

Compartir: 

Twitter
 

“Lamentamos profundamente que información destinada a ser privada haya sido difundida públicamente”, dijo Martínez.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.