EL PAIS › MAURICIO MACRI CONVOCO A VOTAR EL 10 DE JULIO E INVITO A DIALOGAR A LOS PRECANDIDATOS PRESIDENCIALES OPOSITORES

Con el calendario y un llamado a la oposición

La eventual segunda vuelta se realizará el 31 de julio. La Legislatura aprobaría la unificación de las elecciones de comunas con las de jefe de Gobierno. “Convoco a toda la oposición a generar un espacio que devuelva la esperanza”, proclamó el líder PRO.

 Por Werner Pertot

Costó. Tardó. Se llevó consigo litros de café. Pero finalmente Mauricio Macri fijó la fecha para las elecciones porteñas: serán el 10 de julio, mientras que la eventual segunda vuelta quedó para el 31 de ese mes, al final de las vacaciones de invierno. El jefe de Gobierno anunció ambas fechas en una conferencia de prensa en la que remarcó que “la democracia se encuentra en su peor momento desde 1983” y convocó a un “espacio de diálogo” a los diversos precandidatos a presidente de la oposición. La idea del líder del PRO es generar un consenso básico que resucite al Grupo A para que se pronuncien “en defensa de la democracia frente al clima de persecución del kirchnerismo”. Para los macristas, podría ser el germen de una unidad de toda la oposición. Detrás de Macri, claro está.

La fecha de las elecciones fue discutida largamente en una reunión de gabinete del lunes. Desde el círculo de filósofos del Cardenal Newman que rodea a Macri, aclaran que ese encuentro era “para la gilada”. Luego hubo una reunión de la mesa chica donde se fue afinando la fecha. Por la noche, Macri le ordenó al secretario legal y técnico Pablo Clusellas que redactara un decreto con el 26 de junio, porque si elegía esa fecha los plazos exigían que lo firmara ayer.

Por la mañana, Macri se reunió con el secretario general Marcos Peña y con el jefe de bloque del PRO, Federico Pinedo. Les dijo que la elección sería el 10 de julio. Esa fecha le permite mantener cierta distancia con las elecciones nacionales (el ballottage se mezclaría con la campaña de las primarias) y reduce el tiempo para que la oposición porteña instale un contrincante. A la vez, no es tan cercana como para que el líder de PRO tuviera que lanzar ya su candidatura a presidente y ungir a su candidato a sucesor (ver aparte). Al mediodía, el jefe de Gobierno salió a anunciarlo.

Se sentó solo en el Salón Dorado del Ministerio de Cultura porteño. Entre el público, se mezclaron ministros y legisladores. Macri hizo entonces lo que se podría considerar su primer discurso de su campaña presidencial: pintó un país asediado por “la agresión, la intolerancia, la prepotencia” del Gobierno y se presentó como su pacificador. En favor de esta visión del país, presentó desde el conflicto sindical en Clarín, que juntó con la disputa con el gobierno nacional por la ocupación de tierras, hasta que “cada vez se viaja peor”. Todo esto lo llevó a concluir que “estamos viviendo el peor momento de la democracia desde 1983”. Esto es: peor que los alzamientos carapintadas, peor que la represión de diciembre de 2001.

Por eso, llamó “a los intelectuales, a los trabajadores, a los políticos y a los agentes sociales para que juntos trabajemos para defender los valores democráticos”. Para obtener “la armonía que tan buenos resultados les dio a países cercanos al nuestro como Colombia”, el líder de PRO llamó al resto de los opositores a conformar un “espacio de diálogo”. “Convoco a toda la oposición a que nos reunamos buscando generar un espacio que devuelva la esperanza y la tranquilidad a esa mayoría que quiere un cambio en la Argentina”, redondeó. La iniciativa le sirve también para posicionarse como convocante y virtual líder de los opositores.

Cerca del jefe de Gobierno, señalan que no se trató de una frase en abstracto: trabajarán para convocar a una reunión de precandidatos a presidente de la oposición. La idea es que, juntos, se pronuncien a favor de la libertad de expresión y las libertades cívicas, dado que el kirchnerismo “ataca a todo el que piensa diferente”. El principal armador de esta movida desde el PRO será Pinedo, de buena relación con los diversos sectores del Grupo A. “Paso a paso. Primero el pronunciamiento cívico y después veremos”, decían en Bolívar 1, pensando en octubre.

Luego, Macri puso fin a la intriga de meses y anunció la fecha de las elecciones porteñas, que se harán el 10 de julio “para generar un espacio separado, diferente, para discutir los temas específicos de la ciudad”. Atrás quedó la idea del PRO de unificar las elecciones: ahora comenzaron a rezar el evangelio de no nacionalizar la campaña. “La vamos a pedir a los legisladores de la oposición que traten de simplificar el calendario electoral, unificando comunas”, volvió a reclamar el jefe de Gobierno. Luego de varios intentos fallidos de unificar las elecciones comunales –hasta ayer, previstas para el 5 de junio– el PRO no encontraría resistencia en la Legislatura para que se vote esa ley. Comuneros, legisladores y jefe de Gobierno se terminarían votando juntos.

Compartir: 

Twitter
 

Para el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, “la democracia se encuentra en su peor momento desde 1983”.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.