EL PAIS › EL NOBEL ORGANIZO UN BRINDIS EN SU HOTEL, DONDE JUNTO A MACRI, DE NARVAEZ Y DUHALDE

Vargas Llosa pasa letra a la oposición

Según Macri, el escritor se mostró preocupado porque “todos los días perdemos libertad”. También dijo que está muy entusiasmado con el discurso que dará el jueves en la Feria del Libro. También hablará de “libertad”.

 Por Nicolás Lantos

Finalmente, Mario Vargas Llosa llegó a la Argentina y ya dio una primera muestra de cuál será el sesgo de su presencia en el país, por si quedaban dudas. El Nobel de Literatura, que tenía muchas ganas de disertar sobre su especialidad pero –según confesó– se verá “obligado a hablar de política” por las críticas que recibió por parte de intelectuales kirchneristas, compartió ayer por la tarde con un selecto grupo de invitados un brindis en el hotel donde se hospeda. A lo mejor el escribidor pretendía hacer chin chin con algunos colegas y fueron las circunstancias las que lo obligaron a cambiar de planes: lo cierto es que el autor de Conversación en la Catedral terminó chocando sus copas con la crema y la nata de la oposición.

“El mira con preocupación que todos los días perdemos libertad”, anunció Mauricio Macri al abandonar el ágape. Además del jefe de Gobierno porteño, fueron de la partida el diputado nacional Francisco de Narváez y el precandidato presidencial (no se sabe si por el Peronismo Federal o por una variante aún más disidente, ver aparte) Eduardo Duhalde. El líder del PRO aclaró que el encuentro “fue un saludo breve” en el que el escritor “dijo algunas palabras”, y que Vargas Llosa está “muy entusiasmado con su presentación en la Feria del Libro.” Macri se muestra como un conocedor de la obra del Nobel. “Mario es uno de mis escritores predilectos, lo sigo desde que era muy chico”, aseguró.

En la Feria, ya anticipó el peruano, no hablará de libros “sino de libertad”, situación a la que se vio “penosamente” arrastrado luego de que su designación para abrir la exposición cultural levantara críticas por parte de intelectuales kirchneristas, particularmente el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González. “Jamás me esperé que colegas argentinos me consideraran peligroso”, exageró hace algunos días Vargas Llosa en una entrevista que dio a la señal de noticias TN.

Lo cierto es que desde hace años que el novelista difunde periódicamente columnas de “análisis político” dedicadas exclusivamente a denostar a lo que él llama “populismo” y en realidad es cualquier modelo político que se aleje de lo pautado por el Consenso de Washington. En el marco de esos escritos ha llegado a acusar de corrupción a Néstor Kirchner y Cristina Fernández, los responsabilizó de que el país no pueda “fortalecer las instituciones”, denunció amenazas a la libertad de expresión y culpó de todos los males de la república al peronismo.

Además de su discurso público en la Feria del Libro, el Nobel aprovecha su estadía en el país para formar parte de un encuentro organizado por la ultraneoliberal Mount Pelerin Society, en la que intentará, junto con empresarios y funcionarios de varios países, resolver el dilema que tan esquivo le viene resultando: “¿Por qué es el populismo tan popular?”.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri se mostró muy contento junto a Vargas Llosa en el brindis de anoche.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared