EL PAíS › LUEGO DEL NUEVO CRUCE DE ACUSACIONES CON RODRíGUEZ SAá

Duhalde ya evalúa lanzar su propio sello

 Por Nicolás Lantos

La tercera etapa de la preinterna del Peronismo Federal dejó a sus participantes un saldo de más dudas que votos: luego de que Eduardo Duhalde diera un paso al costado y Alberto Rodríguez Saá decidiera llevar adelante de todas formas los comicios en Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca, es incierta la continuidad del sistema de elecciones escalonadas que habían acordado y que tenía su próxima cita el 8 de mayo en Córdoba y en Santa Fe. En caso de que se trunque definitivamente el calendario electoral arreglado entre ambos, el puntano piensa proclamarse candidato por ese espacio, pero no es seguro que ese galardón vaya a servirle de mucho: el 14 de agosto deberá pasar por el filtro de las primarias establecidas por la ley, en las que deberá sumar al menos un 1,5 por ciento de adhesiones, número que no alcanzaron los dos en conjunto en ninguna de las etapas que ya realizaron, excepto Entre Ríos. El ex presidente interino, disidente entre disidentes, no descarta en tanto continuar con su postulación por afuera. Todo esto, sazonado por acusaciones mutuas del más variado calibre.

“Hacete cargo, Duhalde, del papelón, no me involucren a mí”, solicitó Rodríguez Saá ayer, luego de darse por vencedor en la interna en la que no tuvo rival por el paso al costado del bonaerense. “Empezamos cuatro, quedamos tres, después quedamos dos y quedará uno”, se jactó el gobernador de San Luis, en referencia a los abandonos progresivos sus compañeros Felipe Solá y Mario Das Neves primero, y la posibilidad –cierta– de que el único rival en pie en la interna termine por hacerse a un lado. Sin embargo, como en la novela de Agatha Christie, podría finalmente no quedar ningún indiecito: la ley exige, para llegar a octubre, un apoyo de al menos un 1,5 por ciento del padrón nacional en las internas del 14 de agosto, y el Peronismo Federal, en sus internas, sólo alcanzó esta cifra en Entre Ríos, contando los votos recibidos por ambos candidatos.

Lo cual agrega otro problema a la ecuación: desde el entorno de Duhalde aseguran que en caso de abandonar la interna disidente no darán su apoyo al puntano, sino que mantendrán en pie su candidatura a través de otro sello. En declaraciones radiales, el ex presidente no descartó volver a subirse al tren en la próxima parada, pero sus colaboradores, en diálogo con Página/12, dejaron en claro que si no está de acuerdo con las decisiones que tome la mesa coordinadora no tendrá pruritos en seguir camino por su cuenta, acaso utilizando el partido Unión Popular, que llevó como candidato a presidente en 2007 a Jorge Sobisch, sospechado de responsabilidad política en el asesinato del docente Carlos Fuentealba por parte de la policía neuquina durante una protesta.

Los senadores Juan Carlos Romero y Adolfo Rodríguez Saá y el diputado Ramón Puerta, que conforman el máximo órgano del justicialismo paralelo, se reunirán el lunes que viene a evaluar la situación e intentar remedar un armado que se cae a pedazos. “Hay una autoridad, que es la conducción, y si ésta decide el día 25 que esto debe seguir, yo seguiré”, tendió la mano Duhalde. “Estoy dispuesto a seguir”, retrucó Rodríguez Saá. Pero no todo es tan sencillo: el bonaerense pondrá como condición para volver al redil que vuela a votarse en las provincias del Noroeste, donde tras su retiro su rival obtuvo los 60 electores en juego, algo que el puntano no está dispuesto a resignar.

Aunque necesitan velar armas para disimular el “papelón” del fin de semana pasado (la calificación corresponde a Duhalde), ambos bandos ven difícil una salida y no paran de tirarse dardos. El gobernador de San Luis aseguró que los duhaldistas “ensuciaron la cancha” y señaló sobre sus todavía socios: “Que no me echen la culpa a mí de nada. Imaginate los nenes que están del otro lado. ¿Los nombro? Barrionuevo, Momo Venegas, Duhalde, Chiche Aráoz... ¿Qué, yo le tiro tierra en los ojos a ellos?”, dijo. Desde el otro bando no se quedaron atrás. El diputado Gustavo Ferri, yerno del ex presidente, contraatacó: dijo que Rodríguez Saá decidió que solo se votara en las capitales provinciales “porque es donde arregló con los K”.

Compartir: 

Twitter
 

Eduardo Duhalde también pasó por el besamanos a Vargas Llosa.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.