EL PAíS › RICARDO LóPEZ MURPHY SE POSTULA AL GOBIERNO PORTEñO POR EL PARTIDO AUTONOMISTA

“Con un soviet adolescente en cada escuela estamos fritos”

 Por Sebastian Abrevaya

Ricardo López Murphy desparrama críticas lapidarias para el kirchnerismo y el macrismo casi en partes iguales. El ex ministro de Economía, hoy candidato a jefe de Gobierno porteño por el Partido Autonomista, se reivindica “liberal” y reconoce que disputa el mismo electorado que Mauricio Macri, a quien le reprocha permitir el “saqueo” de los recursos de la Ciudad por parte del gobierno nacional, las deficiencias en la política de salud y de infraestructura escolar. “Si vamos a tener un soviet adolescente en cada escuela, estamos fritos”, asegura en rechazo a las protestas estudiantiles.

–¿La dispersión de la oposición en la Ciudad no favoreció la polarización?

–Hubo diferencias de diagnóstico. Yo estuve mucho tiempo trabajando para que se produjera un acuerdo, pero no hubo ese propósito, no sólo a nivel local, sino a nivel nacional. Lo que podía haber surgido como una alternativa al régimen hegemónico se fue fraccionando a nivel nacional y eso tuvo su correlato en la Ciudad. Hubo una vocación de ir cada expresión política por la suya.

–¿Cuál es su diagnóstico sobre la gestión macrista en la Ciudad?

–He sido crítico en la relación de la Ciudad con el Estado federal. La Ciudad es saqueada por el Estado federal, de cada peso que se recauda se le devuelven tres centavos. El liderazgo a cargo de la Ciudad no se dedicó a explicar eso, ni el tema de las comunas. Con la salud, el 70 por ciento de las consultas no pertenecen a la Ciudad, no son contribuyentes. Para eso se adoptó la peor de las soluciones, los porteños bancan un sistema que en tres cuartas partes no les rinde servicios a ellos, eso crea una crisis de legitimidad. Hay dos soluciones: se nacionalizan los hospitales municipales o se hace un seguro nacional de salud, que sería una medida cohesionadora en materia social, porque los que no tienen seguro de salud son los que están en la indigencia. Así pagan los porteños y se sirve a otra gente.

–¿Coincide con el PRO en que las tomas de escuelas son “políticas”?

–Me parece muy mal que se tomen los edificios y se pare el ciclo escolar. Nuestros estudiantes tienen un déficit de horas de clase formidable y si ellos lo agravan no me parece inteligente. Eso no disculpa que debe haber un control razonable y estricto sobre los planes de obra. Pero además le hacen un gran favor a Macri, porque lo victimizan. Si vamos a tener un soviet adolescente en cada escuela estamos fritos. No va a haber educación que funcione si no hay autoridad y disciplina.

–¿Qué piensa del plan Cinturón Sur anunciado por el gobierno nacional?

–Los dos gobiernos han hecho una manipulación del tema con motivación electoral. Es un error enorme descuidar a las fuerzas de frontera y las que cuidan las riberas fluviales y marítimas en el centro de la ciudad. Además, van a ser cinco fuerzas en un mismo distrito. No parece un plan razonable. Hay una competencia a ver quién hace más electoralismo con la seguridad. Es una burla a la ciudadanía.

–¿Por qué fue tan tranquila la campaña?

–La idea era “no hagan olas”, lo que favorece a los dos grandes aparatos económicos, del gobierno nacional y del gobierno local. Ambos usan plata de los contribuyentes. Es poco sano, porque eso genera que el Estado sea un botín del que hay que apoderarse para usarlo en beneficio propio. Por eso la Presidenta usa como unidad básica la quinta de Olivos y Macri es protagonista de los cortos de publicidad del gobierno. Si yo fuera electo eso se acaba. Lo más progresista es el imperio de la ley, lo contrario es la jungla, el autoritarismo despótico y feudal. Y dentro del gobierno de la ley habrá gente que como yo tiene una visión más liberal, que cree que cuanto menos gravoso sea el Estado, mejor, y habrá otros que con tal de lograr otras metas están dispuestos a subir los impuestos.

–Si no entra en el ballottage, ¿se va a pronunciar por algún candidato?

–Vamos a procurar hacer la mejor elección e ingresar en el ballo-ttage, el domingo a la noche vamos a hablar con la misma contundencia de siempre. Nunca se nos va a ver en posiciones pusilánimes o ambivalentes y nunca se nos va a ver bailando con los globitos amarillos. Vamos a estar en una posición muy precisa.

–Desde el macrismo lo criticaron por recibir un supuesto respaldo del kirchnerismo para restarle votos al PRO.

–Nosotros disputamos ese espacio de votos. Nadie que vote a Solanas, a Filmus o al Frente de Izquierda me va a votar a mí. Es obvio que el voto que estamos disputando es el de Macri, por eso al que más le rehuye a los debates es a mí. Porque la ciudadanía tiene una posibilidad de cambiar su voto.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.