EL PAíS › LAS REPERCUSIONES DEL PASO DE SERGIO SCHOKLENDER POR LA CáMARA DE DIPUTADOS

“No sabe más que mentir y difamar”

Hebe de Bonafini salió al cruce del ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo y dijo que “miente asquerosamente”. También dejó en claro su rechazo a la “invitación” a exponer en el Congreso. Patricia Bullrich quiere citar al jefe de la SIDE.

El paso de Sergio Schoklender por la Cámara baja sigue provocando reacciones enfrentadas. La propia Hebe de Bonafini salió al cruce de las denuncias que el ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo hizo en la reunión “reservada” con diputados opositores de dos comisiones legislativas: “Está atrapado, sin salida. Ya no sabe más que hacer que mentir y difamar”, sentenció. Ayer por la tarde, Hebe recibió en la sede de la Fundación la “invitación” para exponer en el Congreso ante los legisladores que promueven una investigación parlamentaria paralela, pero las Madres ya resolvieron que no acudirán. “Sólo vamos a decir lo que tengamos para decir ante la Justicia”, aclararon. Mientras los diputados que participaron del encuentro hacen balances diferentes, la cívica Patricia Bullrich, que dio por cierto el supuesto apriete de un espía que mencionó Schoklender, pidió que el jefe de la SIDE, Héctor Icazuriaga, brinde explicaciones ante el Congreso.

“Y Sergio cada vez está más loco... en el mejor sentido de la palabra”, arrancó Bonafini en una entrevista radial y no dudó en descalificar las denuncias de Schoklender en su gira mediática y frente a los diputados. “Está atrapado, sin salida. Ya no sabe más que hacer que mentir y difamar. Miente, miente, miente asquerosamente”, dijo sobre el ex apoderado de la Fundación que ella preside e imputado por lavado de dinero y estafa en el programa de construcción de viviendas Sueños Compartidos.

Consultada sobre las versiones acerca de que, entre otras cuentas bancarias en el exterior, las Madres tendrían una en Estados Unidos, Bonafini respondió que “nunca tuvimos cuenta en Miami”. Aunque enseguida agregó que “al principio, Emilio Mignone (el fallecido presidente del CELS) nos había sacado una para que nos depositaran 10 mil dólares, pero en el ’78. La tuvimos un tiempo y después no sé si se cerró o cómo quedó. Hace mil años de esto”.

“Cada vez se agrega más basura”, insistió Bonafini en referencia a las denuncias que Schoklender formuló ante el plenario de comisiones legislativas de la Cámara baja, que ella calificó como un “nido de ratas con víboras”. “Yo no dije (eso) de todos los que estaban en el Congreso, sino de los que convocaron ayer a Schoklender, lo cual me pareció una bajeza institucional”, aclaró. “La oposición no tiene proyecto y lo único que le interesa es embarrar cada vez más todo”, sentenció. Así dejó en claro que no irá al Congreso como pretende el mismo núcleo opositor.

En tanto, los diputados que el jueves participaron de la reunión reservada con Schoklender siguen haciendo evaluaciones diferentes. Para el diputado del Frente Amplio Progresista, Eduardo Macaluse, “lo que diga un imputado en una causa va a ser obviamente tendiente a mejorar su situación procesal más que a orientarnos a la verdad. Por eso, me parece ridículo haberlo convocado”. “No vamos a ser los jueces de Schoklender, pero sí necesitamos juntar información para mandársela a los jueces”, se justificó el duhaldista Eduardo Amadeo.

“No dijo muchas más cosas de las que dijo por todos los programas por los que pasó en los últimos diez días. Ni siquiera sirvió para una cuestión electoral que quisieron hacer. Fue de una impericia enorme”, dijo Macaluse. Aunque destacó como novedad que “en un momento (Schoklender) sugirió que una persona de la SIDE le había mandado un mensaje del jefe de Gabinete (Aníbal Fernández), que se quedara tranquilo que lo iban a resolver”, en referencia a su situación con la Justicia.

Al candidato a gobernador bonaerense por el duhaldismo, en cambio, lo “asqueó” Schoklender, pero creyó todos sus dichos. “Me dio asco la personalidad de Schoklender, me dio asco que me cuenten que el ex presidente (Néstor) Kirchner le dijo en la cara que la Fundación iba a ser la caja política del Gobierno, me dio asco saber la manera en la que se tomaba la decisión acerca de dónde construir viviendas”, sostuvo Amadeo.

Igual que Amadeo, Bullrich se entusiasmó con las declaraciones de Schoklender. La única diputada de la Coalición Cívica que avaló decididamente la convocatoria impulsada por el núcleo duro opositor convocó a una rueda de prensa para decir que el “apriete” de un “espía” que Schoklender denunció en la “reunión reservada” con los diputados –y que enviarían a la Justicia– ameritan la citación de Icazuriaga.

Bullrich quiere que la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia –cuyas reuniones también son de carácter reservado– cite para el próximo miércoles al titular de la SIDE y al espía que habría marcado Schoklender, Fernando Pocino, para que brinden explicaciones sobre el hecho. Para lo cual, Bullrich también deberá contar no sólo con el aval de los diputados oficialistas, sino también de los senadores que integran la comisión.

Compartir: 

Twitter
 

Sergio Schoklender se presentó ante los legisladores y repitió lo que viene diciendo en los medios.
Imagen: Joaquín Salguero
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.