EL PAíS › CAMERON LES ASEGURó A LOS KELPERS QUE NO NEGOCIARá LA SOBERANíA DE LAS ISLAS MALVINAS

Saludos navideños con la cara pintada

En su mensaje por las fiestas, el premier británico criticó a la Argentina e insistió en la teoría de la autodeterminación de los isleños. El canciller inglés fracasó en un intento de que Uruguay revea su decisión sobre los barcos.

En el habitual mensaje navideño a los kelpers, el primer ministro británico, David Cameron, criticó los esfuerzos argentinos para forzar la apertura de un diálogo por la soberanía de las islas Malvinas como “injustificados y contraproducentes”. “Déjenme ser absolutamente claro: mantendremos siempre nuestro compromiso con ustedes sobre cualquier tema de soberanía”, les aseguró Cameron. La diplomacia británica sufrió un golpe cuando primero Uruguay y luego todo el Mercosur anunciaron que no permitirán que barcos con la bandera “ilegal” del gobierno kelper ingresen a sus puertos. Según informó el diario uruguayo El País, el canciller inglés, William Hague, se comunicó con su par uruguayo, Luis Almagro, para pedirle que revierta la medida, pero se encontró con una nueva negativa.

A medida que se va acercando el 30º aniversario del inicio del conflicto bélico –el próximo 2 de abril–, la situación alrededor de las Malvinas va a tomando temperatura. Con una política de diplomacia activa, la Argentina va consiguiendo –uno tras otro– nuevos apoyos en cada foro internacional en el que participa, en pos de obligar al Reino Unido a sentarse a una mesa de diálogo, tal como lo viene exigiendo la propia ONU. Así se llegó a la decisión tomada la semana pasada por el gobierno de José “Pepe” Mujica, importante porque el puerto de Uruguay suele ser lugar de aprovisionamiento para las naves que operan en el Atlántico sur.

En el Reino Unido surgieron versiones que hablan de una escalada, incluso quienes sugirieron el envío de un submarino nuclear a la zona. En ese contexto, Cameron envió su mensaje por las fiestas. “La Argentina sigue con sus esfuerzos injustificados y contraproducentes para impedir la navegación alrededor del archipiélago y para impedir que los empresarios lleven a cabo un comercio legítimo”, enfatizó.

Según su particular visión, el gobierno británico busca mantener una relación “constructiva” con la Argentina, pero que su actitud hacia las Malvinas era “inaceptable”. El Reino Unido, continuó, “no puede aceptar” que se cuestione el derecho de autodeterminación de los isleños. “Es la piedra angular de nuestra política”, subrayó. También indicó que el compromiso de su gobierno es velar por “la seguridad y la prosperidad de los territorios de ultramar, incluidas las Falklands”, y que la soberanía de las islas sólo se negociará si los isleños lo desean. “Ninguna democracia lo puede hacer de otra forma”, cerró.

Pero el gobierno británico chocó con la posición sólida de la región cuando el canciller Hague intentó persuadir al uruguayo Almagro de modificar su postura. “Reconocer la bandera de las Malvinas sería reconocer la jurisdicción y la soberanía británica”, señaló ayer Almagro al explicar su respuesta, aunque aclaró que su país no pondrá obstáculos a los barcos de banderas de otros países que efectúen la ruta Montevideo-Malvinas. “Dejamos clara la decisión adoptada por Uruguay y dijimos que es consecuente con el posicionamiento histórico del país sobre las Malvinas”, justificó.

La Cancillería argentina no emitió ayer ninguna réplica a las declaraciones de Cameron. En su brindis por las fiestas con los periodistas en la Casa de Gobierno, la presidenta Cristina Kirchner se congratuló por el apoyo de la región en esta causa, aunque ahí mismo adelantó que en breve designará al nuevo embajador argentino en Londres.

Compartir: 

Twitter
 

El primer ministro inglés, David Cameron, buscó mostrarse duro luego del apoyo recibido por la Argentina.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.