EL PAíS › FRANCISCO DE NARVáEZ, DIPUTADO POR UNIóN CELESTE Y BLANCO

“Hay diferentes tipos de opositores”

Francisco de Narváez quiere representar a todo el peronismo no kirchnerista y su socio más cercano en esa tarea es el puntano Alberto Rodríguez Saá. Luego de una alianza con Ricardo Alfonsín en la que fue candidato a gobernador bonaerense y con la que obtuvo magros resultados en las primarias del 14 de agosto, empezó a juntarse con el entonces candidato a presidente por Compromiso Federal. Sus encuentros comenzaron durante la campaña para las elecciones nacionales –en las que De Narváez seguía en un frente con Alfonsín– y derivaron en la conformación de un bloque común en la Cámara de Diputados que, con 21 integrantes, se ubica como tercera minoría. En el 2012, De Narváez aspira a consolidar la bancada Frente Peronista en el Congreso, aunque piensa que el camino hacia un armado político común debe darse “paso a paso”. “Por ahora hay mucho para hacer en el Congreso”, explicó, en diálogo con Página/12.

Si bien asegura que no participará de las disputas del kirchnerismo bonaerense, hace dos semanas afirmó que el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y el líder de la CGT, Hugo Moyano, están siendo “expulsados de la peor manera” del oficialismo por la agrupación juvenil La Cámpora. “Quedó a la vista que el núcleo duro del Gobierno desprecia al peronismo. Scioli lo tiene claro y no necesita ningún mensaje”, insistió el diputado, de vacaciones con su familia en Cariló.

–¿Cómo piensa que será el 2012 para la Unión Celeste y Blanco y con qué actores políticos y sociales cree que se dará una articulación?

–Como la segunda fuerza política de la provincia, que es lo que somos, vamos a representar a 1,2 millón de bonaerenses que nos confiaron su voto, expresando la otra voz, la del modelo que coincide con la realidad de los ciudadanos.

–¿Qué objetivos políticos persigue la conformación de un bloque común con los diputados de Rodríguez Saá? ¿Aspiran a encabezar la oposición o a reunir al peronismo no kirchnerista?

–Desde el bloque del Frente Peronista aspiramos a representar a todo un justicialismo que no es kirchnerista. Creemos que existe otra forma de gobernar y creemos en la búsqueda de consensos.

–La estrategia de avanzar hacia un armado común con otros sectores del peronismo federal, ¿anula totalmente la política de alianza que se dio con el radicalismo en la última elección?

–No descarto que a nivel parlamentario haya coincidencias con la UCR y otras fuerzas políticas, como ha sido el caso de varias votaciones en las sesiones extraordinarias de fin de año.

–¿El Frente Peronista avanza hacia convertirse en un polo político concreto o es más bien una instancia institucional?

–Vamos a ir paso a paso, por ahora hay mucho para hacer en el Congreso.

–¿Qué lectura hace del corte de boleta Duhalde-De Narváez en la última elección?

–Nuestro análisis concluye que tuvimos votos de todos los candidatos a presidente, incluso muchos de Cristina Fernández de Kirchner. Fue inédito el hecho de haber obtenido un 50 por ciento más de votos que la que fue nuestra fórmula presidencial.

–Cuando usted habla de un desplazamiento dentro del gobierno, de Scioli y Moyano por parte de La Cámpora, y dice que esa agrupación está formando un “cerco” en torno de la Presidenta, ¿intenta darle a Scioli algún mensaje?

–Luego de la elección del 2009 se habló mucho de la posibilidad del efecto “pato rengo” en la señora Presidenta, es decir, una pérdida de legitimidad dos años antes de terminar su mandato y que esa situación le impidiera ser reelecta. Pero nada de eso ocurrió. Lo que sí quedó a la vista es que el núcleo duro del Gobierno desprecia al peronismo. Creo que Scioli lo tiene claro y no necesita ningún mensaje. La realidad habla por sí sola.

–¿Hay puntos de la política de Scioli con los que usted piense que pueden encontrar acuerdos?

–Sí, seguramente, en tanto se priorice mejorar la condición de vida de los bonaerenses.

–El proyecto de reforma del reglamento de la Legislatura provincial presentado por su legislador Mauricio D’Alessandro, que desplaza al vicepresidente de la Cámara, José Ottavis, ¿puede encuadrarse dentro de una política de cara al sciolismo?

–Todos los bloques, incluido el de Unión Celeste y Blanco, votaron las autoridades y facultades de la Cámara. Nuestra posición no es confrontativa ni abarcativa, sino que apunta a aportar para mejorar la provincia. Hay diferentes tipos de opositores. El que dice está todo mal y el que aporta ideas y proyectos. Nosotros nos ubicamos en este segundo grupo.

Entrevista: Sol Prieto.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.