EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER FUE OPERADA DEL CARCINOMA EN LA GLáNDULA TIROIDES Y PERMANECERá INTERNADA DURANTE 72 HORAS

“Sin ningún inconveniente ni complicaciones”

La intervención quirúrgica duró alrededor de tres horas y media y se le realizó una tiroidectomía total. Según el comunicado oficial, la operación fue “exitosa” y la Presidenta “mostró una buena recuperación posoperatoria”.

 Por Nicolás Lantos

“Sin ningún inconveniente ni complicaciones” se llevó a cabo ayer por la mañana la intervención quirúrgica a Cristina Fernández de Kirchner, programada para remover el tumor que le había sido detectado en la glándula tiroides, informó la Unidad Médica Presidencial a través del secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. La operación, que se realizó en el Hospital Austral, en el partido bonaerense de Pilar, comenzó pasadas las ocho y media de la mañana y se extendió, tal como estaba previsto, durante cerca de tres horas y media. La Presidenta permanecerá internada en esa institución al menos hasta el viernes, y el posoperatorio se prolongará por veinte días. Su vice, Amado Boudou, a cargo del Poder Ejecutivo durante el ínterin, tuvo ayer su primer día como cabeza de Estado. El progreso de la salud de la mandataria fue seguido de cerca por gobernantes y medios de todo el mundo, la dirigencia política local y la militancia, que estableció una vigilia frente al sanatorio para velar por su restablecimiento.

Aunque, según parece, todo salió de la forma en que fue planeado, no faltó suspenso en la jornada de ayer: hubo que esperar hasta después de las dos de la tarde para conocer el parte médico oficial que confirmaba que la intervención había concluido con éxito y que la paciente mostraba “una buena recuperación posoperatoria inmediata” (los rumores, siempre optimistas, habían comenzado a circular aproximadamente a la hora en la que CFK salió del quirófano). A esa hora, Scoccimarro salió al sol que caía vertical sobre el predio de Pilar para leer el escueto comunicado que lleva la firma de los responsables de la UMP, los doctores Luis Bonomo y Marcelo Ballestero: “La Unidad Médica Presidencial comunica que los doctores Pedro Saco, jefe de equipo quirúrgico, y Eduardo Schnitzler, director médico del Hospital Austral, informaron que la cirugía de la Señora Presidenta se realizó sin ningún inconveniente ni complicaciones. Asimismo, se informa que durante la intervención, que duró alrededor de tres horas y media, se le realizó una tiroidectomía total, según el plan preestablecido, presentando la paciente una buena recuperación posoperatoria inmediata. La Presidenta, que se encuentra despierta, recibirá los cuidados posoperatorios habituales en el área de internación general. Se estima que permanecerá en el hospital 72 horas. El próximo parte médico se dará a conocer mañana al mediodía”.

La Presidenta había salido del quirófano dos horas antes, pocos minutos después del mediodía. Sin embargo, Ballestero y Bonomo esperaron a que estuviera despierta y recuperada para comenzar a redactar el comunicado. Durante el resto del día, permaneció reposando en compañía de su círculo más íntimo: sus hijos, Máximo y Florencia; su madre, Ofelia Wilhelm; su hermana, Giselle Fernández, y su cuñada, la ministra Alicia Kirchner. Los únicos funcionarios que tuvieron acceso al piso donde CFK está cursando su posoperatorio fueron el mismo Scoccimarro y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. Máximo y Florencia habían llegado junto a su madre, desde la residencia de Olivos, en helicóptero, minutos después de las siete de la mañana. El resto fue arribando en auto antes del mediodía.

La presencia de la mandataria revolucionó la vida en el Hospital Austral: cuando se enteraron de que Cristina Kirchner se intervendría allí, hubo una demanda espontánea de una parte del personal que se ofreció voluntariamente para trabajar estos días en ese sector, para poder atender personalmente a la Presidenta, al punto que las autoridades tuvieron que hacer una selección para decidir quiénes ocuparán esos puestos. Además, también por decisión de la cúpula del Austral, los directivos y los médicos que participaron de la operación cenaron juntos la noche anterior y durmieron en un hotel cercano al hospital, a la manera de una concentración deportiva, para evitar cualquier inconveniente de último momento.

La intervención quirúrgica estuvo a cargo del doctor Pedro Saco, cirujano y oncólogo especialista en cabeza y cuello, jefe de servicio en el sanatorio donde fue intervenida CFK y en el Instituto Angel Roffo, dependiente de la UBA. Del equipo también formó parte Eduardo Schnitzler, director médico del Hospital Austral, que está a cargo de los “cuidados posoperatorios habituales” para estos casos. De no mediar sorpresas, la Presidenta permanecerá allí hasta el viernes o el sábado, aunque los tiempos de recuperación varían de paciente en paciente. Todavía no se sabe si una vez que reciba el alta CFK viajará directamente a El Calafate, donde completará el tratamiento, o permanecerá algunos días en Olivos, para un mejor control por parte de los médicos.

El estado de la salud de la Presidenta fue seguido con atención desde diversas partes del mundo, tanto por los medios como por los gobiernos. Desde Hugo Chávez hasta Hillary Clinton se manifestaron interesados por su evolución, mientras que la mayoría de los principales medios de América latina y Europa siguieron a través de sus portales online las novedades en un lugar destacado de la pantalla. En Internet, además, las redes sociales reflejaron el apoyo de la militancia, de dirigentes políticos y de personalidades de la cultura, el deporte y el espectáculo.

Cristina Kirchner había sido diagnosticada con “un carcinoma papilar en el lóbulo derecho de la glándula tiroides” hace menos de dos semanas, y la noticia se conoció el martes pasado. Se trata de uno de los tipos menos dañinos de cáncer y cuando es detectado de forma temprana, como sucedió, tiene un excelente pronóstico de sobrevida sin secuelas. En este caso, los estudios posteriores revelaron “la ausencia de compromiso en los ganglios linfáticos y la inexistencia de metástasis”, por lo que, salvo que la operación de ayer haya detectado alguna novedad no prevista, el pronóstico es bueno y la Presidenta podría retomar sus actividades de forma completamente normal el 24 de este mes, día que vence la licencia que pidió para afrontar el tratamiento.

Compartir: 

Twitter
 

El secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, leyó el parte médico que informó sobre el resultado de la operación.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.