EL PAíS › SIGUE LA DISCUSIóN POR EL AUMENTO A DIPUTADOS Y SENADORES

Dieta que alimenta la polémica

La controversia subió de tono a partir de la publicación de los recibos de algunos legisladores que reflejan el incremento en varios de los ítems que componen su ingreso. Julián Domínguez defendió la suba y advirtió que “se ha montado un show mediático”.

 Por Sebastian Abrevaya

La polémica en torno del aumento en las dietas de los diputados y senadores siguió subiendo de tono ayer, cuando algunos legisladores nacionales dejaron trascender sus recibos de sueldo. En esos casos, se comprobaron las variaciones en los ítems que componen su salario bruto: un incremento en la “dieta” de unos 5600 pesos a 29.800, una disminución en tres mil pesos de los “gastos de representación” y una baja de 35 a 14,21 por ciento en concepto de “desarraigo”, cobrado por aquellos que viven a más de cien kilómetros de la Capital Federal. Fuentes del oficialismo argumentaron que la medida no implica ni un dos por ciento del presupuesto del Congreso y sostuvieron que “el costo fiscal del aumento es insignificante”. “Todo el mundo se rasga las vestiduras y a mí me parece una extraordinaria hipocresía, una vergüenza como es tratado el tema. Hay una desconsideración de lo público”, sentenció ayer el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, quien recordó que se equiparó el ingreso de los legisladores con el que percibe un subsecretario de Estado.

Las cuatro resoluciones firmadas por Domínguez y el titular del Senado, Amado Boudou, fueron acordadas y difundidas a fin del año pasado, tras dos reuniones con todas las bancadas de la oposición. Participaron representantes de la UCR, el FAP, el PRO, el peronismo disidente y la Coalición Cívica, entre otros. Allí se acordó que la dieta a percibir sea “en un 20 por ciento superior al máximo cargo de dirección de los empleados del Congreso”.

Si bien todavía no está claro cuál es exactamente el sueldo del empleado jerárquico que mejor cobra en el Parlamento, según se desprende de los recibos de los legisladores esa cifra rondaría los 25 mil pesos, a lo que debe sumarse un 20 por ciento, 10 mil pesos de gastos de representación y el desarraigo. Una vez realizados los descuentos correspondientes, el salario neto quedaría en el orden de los 30 mil a 35 mil pesos.

Según explicaron en el bloque kirchnerista, primero se tomó como referencia el máximo sueldo dentro del Parlamento y por fuera de él a los funcionarios públicos con responsabilidades similares, como los jueces federales de primera instancia. A diferencia de ellos, los diputados y senadores deben pagar Ganancias y no reciben aguinaldo. En comparación, el presupuesto del Congreso representa un 0,5 por ciento del Presupuesto nacional 2012 (2799 millones), mientras que el Poder Judicial representa un 1,2 (6000 millones).

“Este no es un tema de remuneración, sino de revalorización de la actividad del cuerpo. No es ni más ni menos que sincerar una situación para acabar con el modelo de la Banelco y los lobbystas haciendo operaciones en las Cámaras”, sostuvo Domínguez. Agregó que “se ha montado un show mediático por un profundo desprecio por la institucionalidad” y que “habría que tratar un poco más seriamente el tema”.

Los recibos que trascendieron fueron los de la diputada Victoria Donda (Frente Amplio Progresista-Capital Federal) y el de Alfredo Martínez (UCR-Santa Cruz), ambos difundidos por la Fundación Directorio Legislativo.

A pesar de que el FAP participó de las reuniones, Donda salió a cuestionar la medida y dijo que donará su aumento, ya que se enteró recién. Patricia Bullrich, del monobloque Unión por Todos, y Fernando “Pino” Solanas, de Proyecto Sur, también cuestionaron ahora la situación, aunque es el segundo salario que perciben con estos montos. Salvando esas tres excepciones, el resto defendió el incremento, ya que los sueldos estaban “desactualizados”.

Hasta el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, justificó la decisión, aunque señaló que el aumento “todo junto, impacta”. “Se ve que este fenómeno tan negativo para la sociedad, que es la inflación, actuó durante muchos años. Durante algunos años han dejado que se retrasaran los sueldos de los legisladores nacionales”, señaló.

Además de la dieta, los legisladores cuentan con 20 pasajes aéreos y 20 terrestres, que puede ser canjeado cada uno por 552 pesos y 240 pesos, respectivamente. En caso de canjearse en su totalidad los pasajes acumularían unos 15.800 pesos.

Compartir: 

Twitter
 

El titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, salió al cruce de las críticas al aumento.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.