EL PAíS › MOYANO SUMA CRíTICAS Y CALó SUMA APOYOS

Cada vez más lejos

Hugo Moyano no parece interesado por remendar su relación con el gobierno nacional al que ayer, en un plenario de mujeres de la CGT, comparó con el de Fernando de la Rúa, que dentro de un plan de ajuste recortó el 13 por ciento de salarios y jubilaciones antes de dejar el poder en 2001. “Han adoptado la política de Patricia Bullrich”, ironizó el camionero. Su enemiga Bullrich era en aquel momento ministra de Trabajo. El titular de la central obrera, que busca este año una segunda reelección, celebró que sea “la primera vez en la historia que se va a disputar una conducción de la CGT con el voto secreto y directo de los delegados de cada organización”, algo que, confía, le permitirá lograr su objetivo, a pesar de la distancia que tiene con la Casa Rosada. Por su parte, los representantes de los gremios autodenominados “independientes”, que se oponen a la candidatura del camionero, acordaron anoche proponer una conducción colegiada, aunque la reunión, en la sede de la UOM, fue leída como un apoyo tácito a las aspiraciones del metalúrgico Antonio Caló.

“Nosotros criticamos, y también critica este gobierno, a Patricia Bullrich porque les sacó el 13 por ciento a los trabajadores estatales, y este gobierno nos saca más del 13 por ciento, con el impuesto al trabajo, y al no liquidar las asignaciones familiares como corresponde”, disparó Moyano en la parte más virulenta de su discurso, reclamando la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias. También comparó la distancia que mantienen ahora el Gobierno y la CGT con la negativa británica a obedecer resoluciones de la ONU respecto del tema Malvinas. “Cuando alguien se niega al diálogo es porque no tiene razón, y Gran Bretaña no tiene razón sobre la soberanía de nuestras islas. Pero a nosotros también nos niegan el diálogo”, se lamentó.

En el contexto del primer plenario de mujeres sindicales, que se celebró en el salón Felipe Vallese del edificio de la calle Azopardo, Moyano habló largo y tendido sobre el proceso electoral que enfrenta la CGT en estos meses. “Ya no son más los dirigentes los que deciden quién conduce a la CGT, sino los delegados, y esta es una demostración de que sí queremos practicar la democracia”, advirtió el camionero, que va por la re-reelección, antes de advertir: “Lo que nosotros no podemos permitir es que el poder político indique quién tiene que ser el que conduzca el destino de los trabajadores, tienen que ser los trabajadores”.

Mientras tanto, los opositores a la conducción actual nucleados en el sector de los “independientes” volvieron a juntarse ayer en la sede de la UOM. “Acordamos implementar una estrategia de unidad y proponemos una conducción colegiada y para eso vamos a agotar todas las instancias”, aseguró José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) al término de la reunión. Gerardo Martínez (Uocra) señaló por su parte que “la presencia de los gremios independientes en la reunión acá se puede interpretar como un respaldo a la candidatura del metalúrgico Antonio Caló”.

De esa reunión participó también Amadeo Genta (Sutecba), cuyo apoyo (y el de sus delegados) podría resultar crucial para definir la disputa electoral. También se sumó el taxista Omar Viviani, que reportaba en la mesa chica del grupo de Moyano hasta que la relación con el Gobierno se resquebrajó.

Compartir: 

Twitter
 

Hugo Moyano encabezó un acto en la CGT con mujeres sindicalistas.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.