EL PAíS › UN HIJO VETERANO DE MALVINAS Y EL PADRE ACTIVISTA OBRERO ASESINADO EN 1972

Homenaje a un militante de la resistencia

Es el mismo barrio humilde de hace cuarenta años, Conesa y Perón, en Haedo, pero más poblado y con calles de asfalto, en la misma casa donde lo mataron y de la que se despidió su hijo Edgardo Esteban cuando se fue a Malvinas, la misma casa adonde ayer Edgardo y sus hermanos Raúl e Isabel descubrieron una placa de mármol en homenaje a su padre Joaquín.

En 1972, cuando lo mataron, Joaquín Esteban era un militante obrero de 32 años que había empezado en la resistencia peronista y en ese momento era un activista antiburocrático de la base del peronismo. Como recordaron algunos de los oradores del acto de ayer, como Tristán Bauer, presidente de Radio y Televisión Argentina, y Rafael Follonier, coordinador de Asuntos Técnicos de la Unidad Presidencial, el año que lo asesinaron se estaba produciendo la campaña del Luche y vuelve, y habían sido los fusilamientos de Trelew, era un contexto de rebeliones y represión. Después del ’55, los militantes peronistas arriesgaban la libertad y la vida. Joaquín Esteban no estaba encuadrado en las organizaciones de la guerrilla peronista, pero lo asesinó en la puerta de su casa un personaje de la derecha peronista.

Raúl Esteban, uno de sus hijos, fue candidato a intendente de Morón por el Frente para la Victoria. Ayer, mientras hablaba, sobre el escenario lo acompañaba el actual intendente, Lucas Ghi, y entre el público estaban los padres de Martín Sabbatella, el ex intendente que hizo el primer acto de desagravio a la memoria de Joaquín Esteban, porque el intendente anterior, Juan Carlos Rousselot, le había puesto el nombre del asesino de Joaquín a una calle de la ciudad. Sabbatella retiró ese nombre y ayer mandó su adhesión. En el escenario también estaba el legislador porteño Juan Cabandié, que destacó los objetivos por los que luchaban los militantes de los años ’70 como Joaquín Esteban y las metas que fue logrando Néstor Kirchner tras décadas con dictaduras o gobiernos regresivos. Entre las 300 o 400 personas que asistieron al acto, la mayoría vecinos de Morón, había banderas de La Cámpora.

También estaban en el escenario, acompañando a los hermanos Raúl, Edgardo e Isabel Esteban, la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora Taty Almeida, el actor Gastón Pauls, los periodistas Mariana Moyano, Luis Bruschtein y Javier Romero y la decana de la carrera de periodismo de La Plata, Florencia Saintout. El último que habló fue Edgardo Esteban, quien, de alguna manera, resume en su persona dos pesadas cargas de la historia reciente: la violencia y la represión interna y la guerra de Malvinas. “Esta es la misma casa adonde vinieron a buscarlo a mi papá para matarlo, cuando yo era un chico de siete años, y la misma casa adonde volví después de la guerra de Malvinas”, relató, dos hechos que vivió en soledad, en una sociedad que en el primer caso se mantuvo distante por el miedo y en el segundo porque quería olvidar. Ayer no estaba en soledad: cuarenta años después está rodeado por la comunidad cuando recuerda esas dos marcas de su vida.

Compartir: 

Twitter
 

Edgardo Esteban, con su hijo Facundo, al hablar en el homenaje.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.