EL PAíS › SEGUNDA AUDIENCIA PUBLICA EN EL SENADO POR EL VOTO JUVENIL

Los chicos tienen la palabra

El oficialismo aspira a llevar al recinto de la Cámara alta el proyecto del voto a partir de los 16 años en la segunda quincena de octubre. Ayer, jóvenes de distinta extracción política manifestaron su apoyo a la iniciativa.

El proyecto que impulsa el voto optativo a los jóvenes de 16 y 17 años avanza en el Senado. La iniciativa tuvo un amplio respaldo juvenil –de distintas orientaciones políticas– entre los disertantes de la segunda audiencia pública realizada ayer por la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara alta, cuya discusión continuará la próxima semana donde obtendría el dictamen favorable para su tratamiento. El oficialismo aspira a llevarlo al recinto la segunda quincena de octubre, aunque desdoblaría el texto original del proyecto y, en cambio, prolongaría el debate sobre la ampliación del derecho a voto de los extranjeros con dos años de residencia en el país. Consideran que este último tema “es mucho más complejo”, aunque tampoco hay una posición unánime dentro del bloque del Frente para la Victoria.

La nutrida lista de disertantes extendió la audiencia pública en el Salón Illia del Senado a lo largo de nueve horas, con apenas dos cuartos intermedios. El martes próximo habrá otra audiencia, donde el Frente para la Victoria buscará recoger las firmas para el dictamen que quieren llevar al recinto en la segunda quincena de octubre, donde no tendrían mayores inconvenientes para darle media sanción al proyecto que girarán a Diputados para que la Cámara baja lo transforme en ley antes de fin de año.

Aunque el oficialismo no confirmó el desdoblamiento del texto original del proyecto presentado por Aníbal Fernández, en su bloque de senadores gana fuerza la idea de avanzar sólo con la iniciativa que habilita el voto optativo de los jóvenes de 16 y 17 años y continuar el debate sobre la parte que incorpora el derecho a voto a los extranjeros con dos años de residencia en el país. “Es un tema mucho más complejo”, afirman los senadores del oficialismo sobre el voto de los extranjeros, donde aún no hay criterios unificados y genera resistencia en la oposición parlamentaria.

En tanto, ayer, especialistas de distintas disciplinas y jóvenes de diferentes extracciones políticas opinaron sobre el proyecto. Los adolescentes fueron los que se mostraron más entusiasmados con la iniciativa.

“Queremos participar, es cierto que hay jóvenes que no están capacitados de la misma manera que hay adultos que no están capacitados. Nosotros estamos preparados, somos el presente y queremos votar ahora para formar parte de este proyecto de país”, dijo ante los senadores Elizabeth Zárate, estudiante de 17 años y miembro de la agrupación peronista La Básica.

“Que no digan que no estamos preparados. ¿Los adultos no se han equivocado en sus elecciones? Incluso muchos senadores y diputados se cambian de partido. De aprobarse la iniciativa, muchos jóvenes van a interesarse mucho más porque va a ser un tema de interés para todos nosotros”, sumó Nicolás Caramelo, estudiante de la escuela ORT.

Para Andrés Larroca –estudiante y miembro del Partido Humanista– el proyecto “es una ampliación de derechos en consonancia con la realidad de jóvenes de 16 y chicos que empiezan a participar y a hacer política en las escuelas, en sus casas, en las organizaciones sociales y militando, eso no se puede negar. Permitirles votar optativamente es darle un marco jurídico a esa realidad”.

“El proyecto de ley debe establecer el voto obligatorio a partir de los 16 años, como ocurre con el resto de los ciudadanos y como marca la propia Constitución. El voto optativo, que promueve el proyecto oficial, no sólo no asegura la participación de la juventud en la elección –que en teoría es lo que dice buscar–, sino que corre el riesgo cierto de que al contradecir la norma constitucional termine quedando en la nada, por eventuales presentaciones judiciales”, sostuvo Gabriel Solano, un joven militante del Partido Obrero.

También hubo opiniones favorables y algunas encontradas entre especialistas e integrantes de diversas ONG. “La iniciativa representa, indudablemente, una ampliación de derechos. El Estado y las instituciones públicas deben asumir el compromiso de acompañar a los sectores juveniles para introducirse en la vida ciudadana”, sostuvo Norberto Liwski (director del Observatorio Social Legislativo de la Cámara de Diputados bonaerense). “La iniciativa no se condice con el orden jurídico argentino”, afirmó Leandro Vergara (director de Posgrado de la Facultad de Derecho de la UBA).

“Está muy bien el derecho a votar, pero también hay que mirar el derecho a la educación. No metamos una campaña electoral adentro de esta escuela que tiene poca clase. Hoy la llave de la ciudadanía es que los pibes tengan la secundaria terminada”, opinó Gustavo Iaes (Fundación Centro de Estudios en Políticas Públicas). “Jamás estaremos en contra de ampliar derechos, pero debemos alertar sobre su implementación. El voto sería la coronación y la forma de que los jóvenes puedan expresarse, por eso no puede ser voluntario sino obligatorio”, afirmó Mabel Bianco (Fundación para el Estudio y la Investigación de la Mujer).

Compartir: 

Twitter
 

Durante nueve horas se extendió ayer la audiencia pública sobre el voto joven.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.