EL PAIS › LOURDES PUENTE OLIVERA DEJO LA DIRECCION NACIONAL DE INTELIGENCIA ESTRATEGICA MILITAR

Renuncia en el Ministerio de Defensa

La funcionaria dimitió en medio de la crisis por la retención de la Fragata Libertad. Es sobrina del viceministro Oscar Cuattromo. Antes se había desempeñado en Inteligencia de la Armada.

La crisis desatada en el Ministerio de Defensa por la decisión de la Justicia de Ghana de retener la Fragata Libertad en respuesta a la demanda de los fondos buitres se cobró la primera renuncia: la directora Nacional de Inteligencia Estratégica Militar (Diniem), Lourdes Puente Olivera, dejó su cargo. A principio de semana, el jefe de la Armada, Carlos Paz, pidió su pase a retiro luego de que se le ordenara el pase a disponibilidad del secretario general naval Luis María González Day, quien había declarado que el itinerario del buque escuela fue “una decisión interministerial”.

Puente Olivera es sobrina de uno de los viceministros de la cartera de Defensa, Oscar Cuattromo. Llegó al Edificio Libertador en los últimos meses de la gestión de Nilda Garré y su sucesor, Arturo Puricelli, la designó en la sensible área de Inteligencia. Egresada de la Universidad Católica Argentina (UCA) como licenciada en Ciencia Política, continuó su formación en el Centro de Estudios Hemisféricos de la Defensa del gobierno de los Estados Unidos. Su pase por ese think tank de la inteligencia estadounidense alimentó las sospechas de quienes la señalaban como demasiado inclinada a los intereses de esa potencia.

El ascenso de la primera mujer que llegó a ocupar ese cargo provocaba, en realidad, mayores suspicacias por otro de sus trabajos: se desempeñó como Personal Civil de Inteligencia de la Armada. Quienes frecuentan ese piso del Servicio de Inteligencia Naval del Edificio Libertad aseguran que llegó a compartir “la mesa de Chile” con Alfredo Astiz, cuando el represor, antes de ser detenido por las atrocidades cometidas durante la dictadura, recaló en ese reducto de espías.

Horacio Verbitsky explicó el martes último en este diario que “la única cobertura que la Armada podría alegar es que el Ministerio de Defensa no puso objeciones a lo decidido por sus mandos, dada la reautonomización de las Fuerzas Armadas permitida por el ministro Puricelli y su secretario de Asuntos Estratégicos y Militares, Oscar Cuattromo. Sobre Cuattromo influye su sobrina, Lourdes Puente Oliveira, una empleada civil de Inteligencia de la Armada a quien Puricelli designó a cargo de la Dirección Nacional de Inteligencia Estratégica Militar. En un intento tardío por deslindar responsabilidades, Puricelli pasó a disponibilidad al autor de la nota reproducida en esta página el domingo, comodoro de Marina Alfredo Blanco, ex director de Organización y Doctrina Naval, y al secretario general González Day. Los siguió el jefe de Estado Mayor Paz, cuya situación se tornó insostenible y fue reemplazado por el subjefe, almirante Daniel Alberto Martín. La continuidad de Puricelli depende por ahora de una evaluación poco halagüeña sobre su capacidad para advertir las maniobras de los marinos. Ni siquiera le permitieron anunciar el cambio de mandos de la Armada, tarea que asumió el vocero presidencial Alfredo Scocimarro.

Blanco firmó la notificación con la que la Armada informó a Defensa que la Fragata Libertad no se amarraría en Nigeria, sino en Ghana, aduciendo razones técnicas. El Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de una nota del vicecanciller Eduardo Zuain, había advertido a Defensa que, dada la estrategia de los fondos buitres de intentar embargar bienes del Estado para cobrar sus bonos defaulteados, no eran destino seguro los puertos africanos. La cartera, encabezada por Puricelli, hizo caso omiso de esa advertencia y el navío incorporó el puerto ghanés donde está varado desde hace dos semanas. Zuain y el viceministro de Defensa, Alfredo Forti, aterrizaron esta semana en Akkra para encarar gestiones diplomáticas y judiciales que habiliten un camino de solución. La Fragata Libertad sigue en el puerto de Tema a la espera de una decisión judicial. Los fondos buitres plantearon un embargo de 20 millones de dólares para dejar zarpar a la nave.

Compartir: 

Twitter
 

La Fragata Libertad continúa retenida en el puerto de Tema, en Ghana, por una acción de los fondos buitre.
Imagen: EFE
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.