EL PAíS › EL PRO FUE EL PARTIDO QUE MAS IMPULSO LA PROTESTA

Opositores en su marcha

Funcionarios y legisladores macristas se concentraron en Belgrano y 9 de Julio. Patricia Bullrich estuvo en Avenida de Mayo. Dirigentes de la CC y del PJ disidente se mostraron en el Obelisco.

 Por Werner Pertot

El correo electrónico llegó a las diversas áreas de Desarrollo Social. Lo reenviaba la número dos del ministerio porteño, Guadalupe Tagliaferri.

“Me pidió Caro que mañana salgamos y lleguemos todos juntos como Ministerio a Belgrano y Bernardo de Irigoyen a las 18, que es la hora de encuentro con el PRO”, decía. “Caro” es Carolina Stanley, una de las ministras de Mauricio Macri y en esa esquina Página/12 encontró a funcionarios macristas con un grupo que marchó hacia el Obelisco. Si bien continuaron con un perfil discreto, los políticos se mostraron en la concentración de ayer. El PRO fue el espacio que más impulsó la movilización y el que más se imagina que puede capitalizarla.

Con el asueto por el Día del Municipal, los empleados públicos quedaron libres, por ejemplo, para poder manifestarse contra el gobierno nacional. Un correo electrónico con el asunto “8N” llegó a la casilla de la subsecretaria de Promoción Social, Guadalupe Tagliaferri, con copia a la ministra Stanley. Lo enviaba Damasia Pavlovsky (hermana del vocero de Mauricio Macri). “Si les parece bien salimos 17.45 caminando desde el Ministerio”, indicaba. “Sin banderas políticas ni sociales. Solamente con nuestra Bandera Argentina (allá nos van a dar). Por un país mejor para todos”, decía. Tagliaferri se la reenvió a los coordinadores de áreas, como Beatriz Vitas, que proviene del espacio de Sergio Bergman.

Efectivamente, apenas este diario llegó a Belgrano y la 9 de Julio le dieron una banderita argentina. Allí estaba el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain. “Somos ciudadanos también. Esto no es otra cosa que una movilización política y la consigna es no venir con otra bandera que la argentina”, planteó el funcionario. “El problema sería que creamos que toda esta gente es nuestra. No lo es”, se sumó Alvaro González, subsecretario de Asuntos Públicos porteño. Los dos cuestionaron la idea de que el PRO pudiera “organizar” el cacerolazo. “Qué bueno sería si fuéramos capaces de armar una movida así”, dijo Chain. Con diversos legisladores macristas, marcharon hacia el Obelisco.

En Avenida de Mayo se concentró el sector de Patricia Bullrich. Allí, una camioneta pasaba sin parar la canción de Jairo “No tenemos miedo”. “La gente viene a pedir que no se reforme la Constitución y que no haya control de los medios”, dijo Bullrich a este diario. ¿Quién capitalizará la movilización? “Paso a paso. En las elecciones se verá. Nosotros sentimos que los estamos representando hace tiempo”, aseguró Bullrich. Como para probar su punto, dos chicas la pararon para decirle: “¿Saben que cortaron la línea D? ¡Para que la gente no venga! ¿Cómo puede ser?”.

–Ah, vamos a ver...

–Un gusto. Se la ve bárbara. Ojalá que gane –le dijo una de ellas.

–¡El país tiene que ganar! –la corrigió otra.

Apenas se alejaron las groupies, a Bullrich la abrazó otra mujer toda de blanco. Era Paula Bertol, diputada del PRO. “Las demandas de la marcha son generalizables y sensatas. El Gobierno insiste con demonizarlas. La forma de capitalizar la marcha es escuchar a la gente. Los políticos solemos quedarnos lejos de la calle”, afirmó Bertol.

–Macri no vino –le recordó este diario.

–Hay distintas visibilidades. En mi caso particular, vine a nutrirme de lo que pasa.

En 9 de Julio y Córdoba, María Eugenia Estenssoro caminaba entre las cacerolas que rechinaban. Explicaba que había ido como “ciudadana” cuando una señora con una pancarta rosa enrollada la abordó:

–¿Por qué reformaron la Constitución? –le espetó.

–No, pero... Si no la reformamos.

–¡La del ’94! Hay que volver a la anterior –le reclamó.

–Bueno, tratemos de que no reformen ésta.

Sobre el Obelisco, sonreían Héctor “Toty” Flores, Juan Carlos Morán y el ruralista Mario Llambías. Entre los volantes del MST, Sergio Bergman no andaba muy lejos de Eduardo Amadeo. “Ahora la pelota está del lado de la Presidenta”, sostuvo el diputado del Peronismo Federal. El titular de Uatre, Gerónimo “Momo” Venegas, afirmó que fue a “acompañar a esta gente que se manifiesta por las necesidades insatisfechas del país”.

Otros políticos se mantuvieron lejos de la marcha, pero opinaron, desde Victoria Donda a Ricardo Gil Lavedra. “Ha sido una manifestación popular de un alcance extraordinario. Ha sido espontánea y de enorme magnitud”, opinó el radical, para quien la movilización fue “contra la falsedad y el totalitarismo de este gobierno”.

Compartir: 

Twitter
 

Al rabino Sergio Bergman se lo vio cerca del Obelisco.
Imagen: Gonzalo Martínez
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.