EL PAíS › LA LECTURA DEL GOBIERNO SOBRE LA MOVILIZACION

Sin cambios de modelo

Aunque estuvieron atentos, en la Rosada relativizaron las consecuencias políticas de la marcha. Insistieron en que “el modelo no se va a correr ni un centímetro”.

 Por Nicolás Lantos

El oficialismo siguió con atención las protestas convocadas para ayer a la noche, y aunque fuentes del Gobierno reconocen que la asistencia fue importante, relativizan el peso político de los manifestantes y advierten que “el modelo no va a correrse ni un centímetro”. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner permaneció durante la manifestación en la residencia oficial de Olivos, donde tuvo reuniones con su gabinete por la tarde. “La pregunta que surge después de hoy es si esto puede canalizarse en una propuesta política opositora que sea capaz de conseguir el apoyo de la sociedad y articular poder”, analizan en la Casa Rosada. La respuesta a ese interrogante, completan, sería negativa.

“Si están esperando que pase algo mañana, no, mañana no va a pasar nada. El Gobierno no va a contestar puntualmente el reclamo de la marcha porque no hay tal reclamo, no hay una coincidencia entre los manifestantes al respecto”, le explicó a Página/12 un funcionario con oficina en Balcarce 50. Según analizan en el oficialismo, quienes asistieron al cacerolazo “son sectores que hace años han dejado de acompañar al Gobierno”, más precisamente desde 2008, por lo que la manifestación no constituye una novedad en el panorama político.

También sostienen que estas protestas “son una consecuencia si se quiere ‘no deseada’ de algo que se promovió desde el Gobierno y que es la revitalización de la política en la sociedad argentina”, aunque advierten que “el carácter de espontaneidad que se le quiere atribuir a esta movilización no responde a la realidad y tiene que ver con la necesidad de disimular la falta de un partido opositor que pueda articular las demandas heterogéneas” de los manifestantes. “La pregunta que surge después de hoy es si esto puede canalizarse en una propuesta política opositora que sea capaz de conseguir el apoyo de la sociedad y articular poder –sostienen–, y la respuesta, por ahora, parece ser ‘No’.”

La ministra de Industria, Débora Giorgi, también hizo su lectura del 8N: “Estamos plantados frente a las apetencias de los grupos concentrados que ven que esta vez se viene en serio”, dijo, en referencia a la entrada en vigencia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. El vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, sostuvo en tanto que “podrán salir con las cacerolas que quieran, pero no van a poder” detener el rumbo político del gobierno encabezado por CFK.

Compartir: 

Twitter
 

En Gobierno advierten que no hay opositores que canalicen la protesta.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.