EL PAíS › DANIEL FILMUS, SENADOR NACIONAL DEL FRENTE PARA LA VICTORIA

“Es un modelo de ciudad para pocos”

 Por Sebastian Abrevaya

El kirchnerismo no definió aún su estrategia ni sus candidatos para las elecciones legislativas de 2013. En ese contexto, el senador Daniel Filmus se perfila como uno de los posibles candidatos para encabezar la lista de senadores y renovar la banca que ocupa desde 2007. Antes de regresar de Valeria del Mar para retomar su actividad política, Filmus dialogó con Página/12 y defendió el acuerdo firmado entre el gobierno argentino y el iraní. El senador criticó la “hipocresía” de la oposición, que se “rasga las vestiduras” por la soberanía cuando “cada vez que Argentina ha tomado una decisión soberana, como la estatización de YPF o las AFJP, estuvieron del lado de enfrente”.

–¿Qué significa este acuerdo firmado con Irán por parte del Gobierno?

–Es un esfuerzo muy grande del Gobierno para tratar de sacar de la parálisis a la causa, que lleva 18 años, y que se pueda encontrar a los culpables. Esta posibilidad de indagar fuera del país fue una acordada de la Corte en el ’93 y es totalmente constitucional. Ha habido casos muy recientes, como el de Siemens en Alemania o el de Servini de Cubría en Chile, donde se ha ido a indagar ahí. A su vez, la posibilidad de que el acuerdo sea corroborado por el Parlamento va a permitir un amplio debate en el que todas las fuerzas políticas van a poder participar. También va a haber una discusión política profunda en la opinión pública. Hay que entenderlo como un esfuerzo, porque el Ejecutivo podría haber mirado para otro lado y dejar que esta causa duerma por los años de los años. El fondo del tema es que este crimen no puede quedar de ninguna manera impune.

–Pero en un primer momento hubo dudas en la comunidad judía y también en la oposición política...

–Por un lado uno comprende la preocupación legítima de la comunidad judía y por eso uno valora el esfuerzo que ha hecho el canciller para ir a responder todos las inquietudes. Pero por otro lado hay una hipocresía por parte de sectores de la oposición, de aquellos que encubrieron el caso cuando ocurrió y que designaron al frente de la policía de la Ciudad al Fino (Jorge) Palacios, acusado puntualmente de ser un encubridor del caso. No pueden rasgarse las vestiduras aquellos que nunca pudieron pisar ninguno de los actos en los que se recordó el atentado terrorista. Hoy en día tienen esta posición aquellos que durante los ’90 defendieron las relaciones carnales, aquellos que defendían el pago a los fondos buitre para sacar la Fragata Libertad de Ghana. Son aquellos que cada vez que Argentina ha tomado una decisión soberana, como la estatización de YPF o las AFJP, estuvieron del lado de enfrente. Esa reivindicación de la soberanía es una hipocresía y un argumento político para oponerse al Gobierno.

–¿Cree que finalmente va a ser aprobado en el Congreso?

–Este es un tema de Estado como el de Malvinas, no puede basarse en una cuestión partidaria porque no es sólo un ataque contra la comunidad judía sino contra todo el país. La respuesta debería ser una respuesta con altura, dejando de lado los partidismos y viendo claramente que esto es un avance serio para encontrar un nuevo camino y que no quede impune este crimen. En el Senado tenemos una larga tradición de que el canciller o los funcionarios responsables de Cancillería concurran al Senado. Imagino que en ese momento la presidencia de la comisión convocará a quien sea necesario.

–Yendo a la política local, el macrismo está analizando si desdobla las elecciones en la ciudad de Buenos Aires. ¿Qué debería hacerse?

–Tradicionalmente, las elecciones de legisladores en la Ciudad son convocadas junto con las elecciones nacionales. A todas luces, teniendo en cuenta que están las primarias abiertas, lo más conveniente es evitar que haya cuatro elecciones en el mismo año, como ocurrió hace dos años.

–¿Que le parecieron las incorporaciones de figuras mediáticas al PRO?

–Históricamente han sido experiencias que a la larga o a la corta la gente las descarta. No cualquiera puede dedicarse a la política sin estar preparado, sin haber trabajado, sin tener sensibilidad social como para hacerlo. Lo que está claro es que el modelo de Macri es un modelo de discriminación, que tanto el aumento del subte como del ABL, de los peajes, que ha implementado, van más allá de la necesidad de hacer caja, tiene que ver con un modelo de ciudad para pocos, donde muchos de los sectores más populares de la Ciudad, medios y medios bajos, se tengan que ir de la Ciudad porque se encarece el costo de vida, como ha pasado en las grandes capitales del mundo. Hace lo que dijo el intendente de la dictadura (Guillermo Del Cioppo): hay que merecer vivir en Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.