EL PAíS › DEBATE POR LAS DECLARACIONES DE HUGO MOYANO SOBRE EL GOBIERNO Y SCIOLI

El recurso de agitar fantasmas

El camionero dijo que si él fuese el gobernador bonaerense, “lo menos que haría” sería irse del oficialismo. El mismo Scioli negó que quieran desestabilizarlo. Desde el kirchnerismo también salieron al cruce del líder de la CGT opositora.

El camionero Hugo Moyano salió con los botines de punta. El líder cegetista aseguró ayer que la Presidenta “pretende que (Daniel) Scioli renuncie y asuma el vicegobernador” Gabriel Mariotto y salió en defensa del gobernador al señalar que “si yo fuera Scioli, lo menos que haría es levantarme e irme”. El kirchnerismo le respondió a través del subsecretario de la Presidencia, Gustavo López, quien destacó que los kirchneristas son “defensores acérrimos y a rajatabla del estado de derecho. Lo que hay son disputas políticas”. También Scioli salió a negar que la Nación quiera “desestabilizarme”, aunque enfatizó que ve que “la gente está muy atenta para defender la institucionalidad”.

“Es difícil entender cómo se pueden soportar tantas agresiones”, aseguró el camionero, acusando al gobierno nacional de lanzar “ataques continuos y permanentes contra el gobernador” e insistiendo así con la idea de “de-sestabilización” que planteó en los últimos días. Los distintos sectores justicialistas no kirchneristas intentan empujar al gobernador para que pegue el salto y deje atrás al kirchnerismo. Hasta ahora Scioli se ha mantenido dentro del espacio político que encabeza la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a pesar de las jugadas con las que intentó desmarcarse, como su autopostulación para pelear la presidencia en el 2015.

Moyano y el empresario y diputado Francisco de Narváez incitan cada vez que pueden al ex motonauta para que defina dónde va a jugar en las elecciones legislativas. A pesar de que la proyección electoral de De Narváez no es mala –la de Moyano es casi nula–, buscan un ariete que pueda robarle votos al gobierno nacional en la provincia de Buenos Aires, la región electoral más importante, que puede definir los comicios legislativos de octubre. La Presidenta habló en Lomas de Zamora para los sectores internos del peronismo que juegan a desmarcarse. Todos interpretaron que los principales destinatarios de su mensaje fueron Scioli –que estaba presente– y el intendente de Tigre, Sergio Massa.

“Si yo fuera Scioli, lo menos que haría es levantarme e irme. Es lo menos que puede hacer. Pero, claro, uno dice lo que haría uno, pero también hay que estar en el cuero del gobernador, que tendrá sus tiempos, sus cosas para hacer y actúa de la forma que actúa”, sostuvo Moyano. “Evidentemente no es sólo un ataque al gobernador, sino a los ciudadanos de la provincia de Buenos Aires”, continuó el líder cegetista, que ya había apuntado el martes que “la Presidenta pretende que renuncie y asuma el vicegobernador, que a partir de ahí se convertiría en el gobernador más importante de la historia, porque le darían todos los recursos que hoy no le dan a Scioli para poder hacer un gobierno como corresponde”.

En una rueda con el periodismo, el gobernador negó que el gobierno nacional busque “desestabilizarme”, aunque resaltó que ve que “la gente está muy atenta para defender la institucionalidad”. Tras el gobernador, el sciolismo en pleno salió a desmentir las acusaciones de Moyano. “A veces hay dirigentes que necesitan hacer declaraciones grandilocuentes para aparecer en las tapas de los diarios”, señaló la ministra de Gobierno, Cristina Alvarez Rodríguez, y agregó además que “en épocas preelectorales, siempre hay declaraciones rimbombantes, que creo pueden ocupar la tapa de un diario, pero no es la realidad que estamos viviendo en la provincia”. El diputado provincial Guido Lorenzino, integrante de la agrupación DOS, aseguró que las declaraciones de Moyano son “un despropósito” y destacó que “la Presidenta es muy respetuosa de la voluntad popular”. A su vez, le recordó a Moyano que “el irse de un espacio no amerita descalificarlo después de cualquier manera”.

El subsecretario general de la Presidencia salió al cruce de Moyano y aclaró que en el Gobierno son “defensores acérrimos y a rajatabla del estado de derecho. Lo que hay son disputas políticas” y añadió que “la oferta electoral es la única salida del sistema democrático para reafirmar o para cambiar el rumbo”.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Daniel Scioli y el camionero Hugo Moyano antes unidos, ahora en veredas diferentes.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.