EL PAíS › UNA AUDIENCIA EN EL VATICANO

Scioli y el papa Francisco

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, mantuvo ayer una audiencia privada de unos 50 minutos con el papa Francisco en la que, según contó luego, conversaron de “temas universales” y evitaron las cuestiones coyunturales de la política argentina. “El ahora es el papa de todo el mundo y su gran preocupación es la lucha contra el capitalismo salvaje y sus consecuencias, las injusticias sociales y lograr que el mundo tenga conciencia de todo esto”, relató el gobernador al término de la reunión, de la que participó también su esposa, Karina Rabollini.

Ya cuando Jorge Bergoglio resultó electo como nuevo Papa, Scioli buscó mostrarse como uno de los políticos argentinos que mantenía una muy buena relación con él, y pasó a intercalar frases suyas en sus discursos. Ayer, consiguió ser recibido en un pequeño salón de la residencia Santa Marta, el edificio vaticano en el que vive Francisco. “El Papa remarca que el poder es servicio y le expresé que esa es mi guía de trabajo”, explicó Scioli.

El gobernador dio una conferencia de prensa en la residencia del embajador argentino en el Vaticano, Juan Pablo Cafiero. “Francisco está compenetrado con el viaje que hará el lunes que viene a la isla de Lampedusa para estar al lado de quienes más sufren, los excluidos, los necesitados, cuando dará un mensaje muy fuerte al mundo”, relató el gobernador. Le llevó al Papa regalos autóctonos: un crucifijo tejido, una faja pampa realizada por artesanos bonaerenses y algunas cajas de los tradicionales alfajores de Mar del Plata.

“Sencillo, cálido e informal”, evaluó Scioli que fue el trato que le brindó Francisco, similar al que recibía cuando oficiaba como arzobispo de Buenos Aires. “Recordamos nuestro último encuentro, en noviembre pasado en Luján, luego de la tradicional peregrinación de jóvenes”, mencionó. Scioli le contó una anécdota. Había ido con unos amigos a tomar un café a un bar de la Via de la Conciliazione y un mozo le dijo: ‘¡Este Papa es el Messi de la religión! Trabajo hace veinte años acá y nunca vi nada igual’”. Contó que Bergoglio se rió con la salida.

En tono más serio, hablaron de llevar adelante “una democracia con valores, de la convivencia democrática, la tolerancia social e incluso de la salud del ex vicegobernador Alberto Balestrini”, una cuestión sobre la que lo consultó Francisco. También, refirieron aspectos sobre “violencia, proliferación de drogas y armas” en la sociedad, “maltrato cero, trabajo infantil y trabajo en negro”. El gobernador, convencido, concluyó que “el Papa está haciendo historia, es una fuente permanente de inspiración”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.