EL PAíS › LA DIPUTADA PUCHETA DENUNCIó A CASTELLS POR INJURIAS Y AMENAZAS

Una disputa que terminó mal

Se pelean por la única banca que posee el MIDJ que conduce Castells, quien le viene reclamando a Pucheta que renuncie para asumir él. La disputa se agravó luego de que la diputada votara a favor del proyecto de Presupuesto.

 Por Miguel Jorquera

La disputa por la única banca que tiene en el Congreso el Movimiento Independiente de Desocupados y Jubilados (MIDJ) terminó en una denuncia penal contra su líder, Raúl Castells. La diputada Ramona Pucheta –que llegó a la Cámara de Diputados por el acuerdo entre Alberto Rodríguez Saá y el MIDJ– denunció a Castells y a Nina Pelozo por “injurias y amenazas” para procurar que renuncie a su banca. Una situación que, según la denunciante, comenzó a medida que se acercaba la mitad de su mandato que por decisión del MIDJ debía completar Castells, y que se agravó luego de que decidió desobedecer la orden partidaria de votar en contra del Presupuesto 2014. “No voy a renunciar a la banca; tampoco voy a permitir que me acusen de traidora y ladrona, y que me amenacen todo el tiempo. No soy kirchnerista, soy opositora y sigo pensando de la misma forma por la que hace 16 años estoy en el movimiento”, afirmó Pucheta a Página/12.

Pucheta denunció a Castells y a Pelozo por estar –según el escrito presentado en la Justicia– “agraviando mi reputación, no sólo como mujer, madre, sino también como representante del Poder Legislativo Nacional por mandato constitucionalmente reconocido”. Allí también se hace referencia a que Castells la acusó de “haber aceptado sobornos de parte del Gobierno a cambio de votar a favor del Presupuesto 2014”.

Acusaciones que se habrían multiplicado en sus cuentas personales en las redes sociales y que Pucheta adjudica al líder del MIDJ con el objetivo de quedarse con su banca: “Castells ha tratado de procurar dicho lugar, por más que ello fuera a costa de violentar leyes”, agrega la denuncia que quedó radicada en el Juzgado Federal Nº 5 a cargo de Norberto Oyarbide.

“Castells me acusó de haber recibido 2 millones de pesos, una casa, una camioneta y hasta un viaje a Brasil. No tengo nada de eso y sigo viviendo en la misma casa de siempre. Va a tener que demostrar lo que dice”, insistió Pucheta ante la consulta de este diario por las causas que motivaron la denuncia.

Aunque la diputada admite que la disputa de fondo es “para que renuncie a la banca y que él (Castells) complete el mandato”, insistió en que ella no hará eso “bajo ningún punto de vista”, por lo que insistirá en su intención de cumplir su mandato.

“Mis votaciones en la Cámara siempre las decidió el movimiento, de acuerdo con la opinión de Castells. Es la primera vez que tomo una decisión personal con el voto y es lo que voy a seguir haciendo ahora”, sentenció Pucheta, que continuará con su mandato hasta 2015 con su propio monobloque, apoyada en una ONG que conformó y en el proyecto de construir su propio partido.

“No soy kirchnerista, soy opositora y sigo pensando de la misma forma por la que hace 16 años estoy en el movimiento”, remarcó Pucheta a Página/12. “No di quórum para el tratamiento del Presupuesto, pero decidí votarlo porque considero que en democracia no podemos votar todo en contra sólo por ser opositores. De todas maneras, mi voto tampoco fue decisivo: si tuvieron quórum, tenían los votos para aprobarlo”, se justificó la diputada.

Pucheta llegó al Congreso en 2011 en la lista bonaerense que llevaba la candidatura presidencial del ex gobernador de San Luis Alberto Rodríguez Saá. En su alianza con el puntano, el MIDJ consiguió colocar sus candidatos en el segundo y tercer lugar de la lista a diputados nacionales que encabezó Alberto Asseff, pero Castells tuvo que resignar el segundo lugar por el cupo femenino y Pucheta ocupó ese puesto, el último en alcanzar un escaño pese a que las expectativas previas eran que consiguieran más escaños.

Castells intentó entonces que Pucheta renunciara a su banca para asumir él como diputado. La propuesta recibió el rechazo de la mayoría de las fuerzas políticas parlamentarias y Castells pactó con Pucheta compartir el mandato. Desde entonces, las diferencias entre ambos se acentuaron y el líder del MIDJ profundizó las críticas a su propia diputada. El voto de Pucheta a favor del Presupuesto desató la última embestida contra la diputada, que está dispuesta a resistir como lo demostró con la denuncia penal por “injurias y amenazas” contra los dirigentes de su propio movimiento.

Compartir: 

Twitter
 

Raúl Castells trató de que Pucheta renunciara apenas fue electa, pero ella planea continuar hasta 2015.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.