EL PAIS › JULIO ALAK, SERGIO BERNI Y JUAN MANUEL ABAL MEDINA SALIERON AL CRUCE DE LAS CRITICAS

Defensa de la política sobre narcotráfico

El secretario de Seguridad aseguró haber invitado a varios jueces “a trabajar a la frontera”, pero contó que “muchos no quieren, les dan miedo las víboras, las arañas o les molesta el calor”. José Manuel de la Sota y Antonio Bonfatti cuestionaron al Gobierno.

El ministro de Justicia, Julio Alak, y el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, salieron a defender la política del gobierno nacional sobre el narcotráfico. Ambos se mostraron en de-

sacuerdo con la ley de derribo que impulsan algunos sectores de la oposición. El secretario de Seguridad, Sergio Berni, señaló que hay gobiernos provinciales cuyas fuerzas policiales tienen problemas “de corrupción y connivencia con el narcotráfico”. En respuesta, salieron a retrucar el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, y el de Santa Fe, Antonio Bonfatti.

Tras el reclamo de la Corte Suprema por la falta de recursos en la zona norte del país, el ministro de Justicia indicó que “es un tema delicado y no hay una solución mágica” en la lucha contra el narcotráfico. En tanto, el funcionario se mostró en desacuerdo con el derribo de aviones a los que se presuma como parte del transporte de narcóticos: “Nuestro país no prevé la pena de muerte, y menos sin proceso previo”, señaló.

Por su parte, Berni aseguró haber invitado a varios jueces “a trabajar a la frontera”, pero “muchos no quieren porque les dan miedo las víboras, las arañas o les molesta el calor”. Dijo que incluso invitó a ministros de la Corte. “Otros tienen tremendo pánico y terror porque cuando recorremos en helicóptero te tirotean del otro lado de la frontera”, afirmó.

Berni consideró que “muchos hablan, pero son pocos los que todos los días, además de la responsabilidad, ponemos el coraje y la valentía para estar en el lugar. Solamente estando en el lugar se puede comprender la situación y aportar las soluciones viables para agilizar el tema de la lucha contra el narcotráfico”. Berni afirmó que celebra “que la Justicia haya tomado conciencia de qué se trata” la lucha contra el narcotráfico: “Esto es lo que fuimos nosotros a pedirle al presidente de la Corte Suprema. Es importantísimo el acompañamiento de la Justicia”.

Berni rechazó los reclamos del gobernador de Santa Fe, dado que “algunos pretenden que la Gendarmería les reemplace el trabajo que tiene que hacer la policía provincial. Se equivocan. La Gendarmería no viene a resolver los problemas que los gobernadores tienen con su policía. Hay provincias como la de Santa Fe o Córdoba que tienen serios problemas con sus policías, de corrupción y connivencia con el narcotráfico”.

Berni puntualizó que, en Rosario, “han crecido los sectores vulnerables en la circunvalación. Cuando crecen de manera desproporcionada, no hay políticas activas del Estado, hay un Estado que se retira, los que deben ser parte de la solución son un problema más, como la policía de Santa Fe, hay connivencia entre el narcotráfico y la policía local, eso genera las condiciones necesarias para que suceda lo que ha sucedido. La provincia desoyó lo que decía la Justicia. Así está la situación de Rosario”.

“La seguridad es una responsabilidad indelegable de las provincias en cabeza de su gobernador. Quien es el responsable es el ministro de Seguridad de cada provincia. No es que no se puede hacer nada: las policías provinciales tienen plena potestad para trabajar”, sentenció Berni. Bonfatti y De la Sota, jaqueados por escándalos con sus policías, no tardaron en recoger el guante.

“Yo lo que escucho son relatos permanentes; parece que están comentando un partido de fútbol y buscando la paja en el ojo ajeno, en lugar de decir: ‘Señores, éste es un tema grave, sentémonos’”, indicó el gobernador de Santa Fe. Bonfatti le pidió al gobierno nacional que “deje de mentir” y de “estigmatizar a Rosario” y dijo que en otros lugares “es lo mismo”.

“Pero volvemos a lo mismo, seguimos en el mismo debate, ¿por qué no nos convocan? Sentémonos a elaborar un plan federal, un plan nacional donde podamos abordar el tema de la violencia, que es mucho más preocupante aun que el tema del narcotráfico”, afirmó. “Fíjense hasta dónde se llega a mentir que, de los 200 crímenes –que no negamos porque somos la única provincia que da los datos– con tanta liviandad se dice que son del narcotráfico. No, señor, el 66 por ciento son entre personas que se conocen porque prima la violencia en las relaciones.” Bonfatti indicó que la tasa de crímenes “ligados al narcotráfico es solamente del 16 por ciento de las estadísticas”. “Dejemos de juzgarnos uno al otro”, reclamó, para luego culpar de la situación al gobierno nacional, ya sea “por acción u omisión”. “No hay un consejo federal de seguridad, ¿dónde podemos hablar de estos temas los ministros del área, los gobernadores? ¿Dónde podemos discutir estas cosas cada provincia?”

Por su parte, De la Sota, se quejó: “En la provincia de Buenos Aires no hay narcos, ¿no? Pareciera ser que solamente (existen) en Santa Fe y Córdoba, que son dos provincias que tienen gobiernos críticos de lo que pasa en el país y del gobierno nacional; ahí sí hay gran difusión”. Luego llamó a dejar “de lado los partidismos” y “enfocarse en este problema que es gravísimo”.

Compartir: 

Twitter
 

Sergio Berni le apuntó a los jueces y también criticó al santafesino Antonio Bonfatti.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.