EL PAíS › CAPITANICH DIO SU INFORME EN DIPUTADOS Y LA OPOSICIóN SE RETIRó

Bancas vacías en la Cámara

 Por Miguel Jorquera

Fue el informe más corto del jefe de Gabinete ante el Congreso. El grueso de la oposición en la Cámara de Diputados –UCR, FR, PRO y FA-Unen– no participó de la sesión ni hizo preguntas a Jorge Capitanich y difundió un documento con quejas y reproches al oficialismo por el funcionamiento del Parlamento. En el recinto, la jefa del bloque del Frente para la Victoria, Juliana Di Tullio, consideró la decisión opositora como un “hecho de gravedad institucional” porque estos legisladores “incumplen con el mandato constitucional de representar al pueblo argentino en el recinto”. “Seremos motivo de escarnio público, de operaciones mediáticas, pero eso es parte de la defensa de los intereses nacionales y populares”, soltó Capitanich en el cierre de la sesión en la que respondió preguntas a los opositores que no se plegaron al faltazo.

Las principales bancadas de la oposición ya habían acordado no ingresar al recinto. Mientras el oficialismo y sus aliados acompañaban con aplausos el quórum para abrir la sesión, el radical Mario Negri leía frente a las cámaras de TV el documento opositor. “Hoy reaccionamos con toda indignación. Debemos recurrir a esta actitud colectiva para decirle al FpV que la mayoría no da derecho a convertir a la Cámara de Diputados en una escribanía, menos aún a que le prestemos nuestra presencia de acuerdo a sus antojos o caprichos parlamentarios”, leyó Negri rodeado de diputados de todo el arco opositor que rubricó el texto.

Sobre el final, el documento de ocho puntos también cuestionaba la metodología empleada para los informes del jefe de Gabinete, se quejaba por la falta de respuesta a muchas de las más de mil preguntas anticipadas por escrito –que luego desmintió el propio Capitanich– e insistía en la posibilidad de repreguntar.

“Incumplen con el mandato que el pueblo argentino les encomendó: representarlo no en una conferencia de prensa, en un estudio de televisión, sino sentados en las bancas y cumpliendo el rol que tienen que cumplir”, arrancó Di Tullio tras el informe de Capitanich.

Luego agradeció la presencia “honrosa” de los bloques opositores que “no se dejan llevar por los medios de comunicación y por una diputada”, en una clara alusión a Elisa Carrió. En sus bancas se mantenían los opositores puntanos de CP, la UP, el FIT, el cordobés delasotista Juan Schiaretti, el moyanista Omar Plaini y el duhaldista Carlos Brown, además de Francisco de Narváez.

“Nuevamente se ausentan quienes tienen voluntad de gobernar el país”, siguió la jefa del bloque oficialista. “Este bloque lamenta el error político de la oposición. Y nos da miedo que esa oposición se haga cargo de este país”, dijo Di Tullio, antes de soltar su vaticinio para 2015: “Vamos a volver a gobernar”, aseguró, en medio de los aplausos de sus compañeros de banca.

“Es inexplicable la ausencia de los diputados que eran precisamente los que reclamaban la presencia mensual del jefe de Gabinete. Viven hablando de institucionalidad, pero hacen lo que quieren con las instituciones”, sumó el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, al terminar la sesión y explicó que el sistema implementado “fue consensuado con todos los bloques” en la reunión de Labor Parlamentaria.

Los opositores que se quedaron en el recinto no perdieron su oportunidad de preguntar. Los puntanos que responden a Rodríguez Saá y el ex gobernador cordobés reclamaron recursos para sus gobiernos provinciales. Capitanich recordó las agendas bilaterales con los gobernadores de San Luis y Córdoba. Sostuvo que los puntanos adhirieron al congelamiento tarifario que propone el Gobierno y destrabaron aportes de la Nación para obras de infraestructura. Recordó los aportes recibidos por Córdoba en lo que va del año y afirmó que existe una negociación con la provincia para resolver la situación, aunque la causa judicial en marcha la vuelve más compleja.

Claudio Lozano (UP) cuestionó el incremento del “59 por ciento en la deuda” negociada con el Club de París (de acuerdo con los datos registrados en septiembre pasado) y preguntó si el Gobierno enviaría al Congreso la autorización de ese incremento. También reclamó por la “militarización” del INTI ante el reclamo salarial de sus trabajadores. Capitanich defendió la política de desendeudamiento y el acuerdo con el Club de París, con la decisión soberana de marginar de él al FMI. Pero aseguró que no será enviado al Parlamento porque se trata de “una facultad del Ejecutivo” sobre una “deuda consolidada y refrendada por el Congreso” en tres oportunidades. Sobre el INTI, dijo que debía recabar información.

Con el FIT también hubo un cruce sobre la situación de los trabajadores despedidos en la autopartista Gestamp. Los legisladores Jorge Altamira y Nicolás del Caño criticaron la decisión del gobierno bonaerense de dictar una conciliación obligatoria después de meses de conflicto para luego retirarla, y acusaron a Capitanich y la ministra Débora Giorgi de “actuar como voceros de la empresa” y de “amparar a una burocracia sindical como la del Smata”.

“No podemos aceptar que denuesten a nuestros trabajadores, nuestros sindicatos y dirigentes”, respondió Capitanich, aunque luego la defensa del Smata la asumió el diputado oficialista y dirigente sindical mecánico Oscar Romero.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gabinete presentó su cuarto informe en el Congreso.
Imagen: Bernardino Avila
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.