EL PAIS › LA FUERZA ENTRO EN CRISIS LUEGO DE QUE CARRIO INSISTIERA AYER EN UNA ALIANZA CON MACRI, ANTE EL RECHAZO DE PINO SOLANAS

El Frente Amplio Unen en alerta amarilla

Tras retirarse en medio del acto aniversario del FA-Unen, la diputada acusó a Solanas de “agraviar” a quienes piensan diferente. Pidió unas primarias “lo más amplias posibles”. La UCR, el socialismo y el GEN buscaron bajarle el tono.

 Por Sebastian Abrevaya

Mientras el resto de los dirigentes del Frente Amplio Unen intentaba ocultar la fractura interna que se destapó este lunes, Elisa Carrió y Fernando “Pino” Solanas continuaron ayer peleándose por el eventual acuerdo con el PRO. “Cuando empezó a discriminar en términos ideológicos, yo, en agradecimiento a toda esa gente que nos votó y lo votó para que la Ciudad tenga todos sus legisladores opositores, preferí retirarme porque no quiero convalidar con mi presencia agravios gratuitos a gente que piensa diferente”, sostuvo Carrió para explicar su sorpresiva retirada del acto cuando Solanas todavía estaba dando su discurso. “No se puede hacer militancia de la tolerancia, la concordia y la pluralidad, que es lo que venimos haciendo con mucha paciencia en Unen, y de pronto levantarse, dar un portazo e irse”, replicó el líder del Proyecto Sur, que calificó el hecho como una “grosería”. Desde el PRO, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, señaló que coincide con Carrió en que no cree en las ideologías, aunque dijo que él no quiere “meterse en espacios a los que no pertenece”. Gabriela Michetti, en cambio, adelantó que una primaria entre ambos espacios sería “una buena herramienta”.

Las diferencias que vienen arrastrando los ocho partidos que integran el FA-Unen terminaron esta semana dejándolo al borde de la ruptura. Justamente en el acto en el que debían festejar el primer aniversario de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de 2013, en las que Unen había superado al macrismo, Carrió tocó el tema más conflictivo. Les advirtió a sus propios socios: “A los que me acusan de jugar con el PRO, no me corran por izquierda, ¿entendieron?”. Solanas, encargado de dar el discurso de cierre, aprovechó para responderle: “En este espacio no hay lugar para la derecha moderna ni candidatos del establishment como Macri, Massa y Scioli”. Apenas escuchó esas palabras, la diputada agarró su cartera y se fue del salón, dejando desconcertados a todos.

Las esquirlas del episodio continuaron rebotando ayer. Lejos de dar marcha atrás, Carrió insistió con el acercamiento al PRO. “Quiero unas PASO lo más amplias posibles, que incluyan al macrismo”, aseguró al salir de una actividad en el Instituto Hannah Arendt. Más temprano, la chaqueña también se había ocupado del tema en su cuenta de Twitter: “Soy solo una diputada de la Nación que quiere defender al Pueblo de la Nación, cualquiera sea su ideología. Cuando la miseria llega, no pregunta si es radical o macrista. Llega y llega para quedarse”, argumentó. Pero Carrió no sólo defendió el acuerdo con el PRO en la necesidad de vencer al PJ, también recriminó a Solanas que muchos de los votos que lo convirtieron en senador nacional fueron de “gente de centro o centroderecha”, a la que ella le había pedido que lo votaran. Incluso ensayó una teoría sobre las relaciones de género a partir del conflicto: “A los hombres hay que enseñarles que las mujeres damos portazos, porque si no abusan de nosotras. El problema es que los hombres creen que las mujeres nos enojamos. Nosotras nos hacemos las enojadas para dominarlos o para pedirles cosas”, remató en tono jocoso.

Solanas no se quedó atrás. Dijo que la reacción de la fundadora de la Coalición Cívica lo tiene “sin cuidado” y señaló que Carrió dice “todo lo que se le ocurre sin consultar a nadie”. En el entorno del líder de Proyecto Sur incluso fueron un poco más allá: “Unen no es ni sectario ni excluyente. Es un espacio de puertas abiertas tanto para entrar, en la medida en que coincidan con los principios de Unen, como para salir, si se sienten más cómodos en otro lado”, aseguró el legislador Javier Gentilini. Aunque sin hacer nombres propios, el mensaje no incluye a Carrió solamente, sino también al diputado Martín Lousteau, el otro dirigente porteño que hace fuerza por un acercamiento con el macrismo.

Lousteau reconoció las “diferencias innegables” dentro del FA-Unen, se mostró comprensivo con Carrió y salió a cuestionar a Solanas por poner de límite al PRO: “Para mí es inaceptable, por cómo nació Unen, que alguien se arrogue la potestad de definir lo que es Unen. Que diga este espacio hasta acá llega, hasta acá no llega”, aseguró el economista.

Desde los otros partidos del frente como la UCR, el socialismo y el GEN trataron de poner paños fríos y bajar la confrontación. El diputado Julio Cobos justificó la actitud de ambos porque se trata de “dos personas de carácter fuerte” y se mostró contrario a sumar al PRO si eso significa que otra fuerza del FA-Unen se va. El socialista Juan Carlos Zabalza consideró que “no es negativo” este intercambio de opiniones, aunque adelantó que el PS considera “inviable” una estrategia de aliarse con el macrismo. La líder del GEN, Margarita Stolbizer, explicó que la pelea entre Solanas y Carrió “refleja el debate interno que existe en el espacio y no tendría que llamar la atención”. El secretario general de Libres del Sur, Humberto Tumini, salió abiertamente a respaldar a Solanas y condenar el acercamiento al macrismo (ver aparte).

Postergando todavía una definición sobre la política de alianzas, ayer se volvió a reunir la mesa nacional del FA-Unen que emitió un comunicado: “Un frente incluye partidos políticos y liderazgos fuertes, pero que los personeros de la decadencia no se ilusionen. Unidos, dirimiendo nuestras diferencias democráticamente como ya lo hemos hecho, vamos a cambiar definitivamente la Argentina”, sostuvo el comunicado, sin dar ninguna precisión. Por lo pronto, el próximo domingo los presidenciables se encontrarán en Mendoza para recordar a San Martín. Carrió dijo que viajará. Solanas no podrá hacerlo por cuestiones de salud. La imagen de unidad, al menos para la foto, tendrá que seguir esperando.

Compartir: 

Twitter
 

Pino Solanas y Elisa Carrió se sentaron juntos en el acto aniversario del FA-Unen pero terminaron mal.
Imagen: Sandra Cartasso
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared