EL PAIS › EL EXPEDIENTE DEL ESCRITOR DESAPARECIDO DECIA QUE HABIA QUEDADO CESANTE COMO DOCENTE POR ABANDONO DE TAREAS

Una reparación histórica en el legajo de Conti

Como parte de una iniciativa oficial para enmendar los documentos públicos referidos a los maestros que fueron víctimas de la dictadura, en el expediente de Haroldo Conti se aclaró que su trabajo fue interrumpido por su “desaparición forzada”. El acto se hizo en la ex ESMA.

 Por Ailín Bullentini

Resulta que una noche los alumnos del colegio porteño Juan José Paso estrenaban profesor. Un señor desgarbado, serio, vestido con un piloto, entró al aula y se sentó en la tarima ubicada delante del escritorio docente: “Yo vine a enseñarles Instrucción Cívica, pero no sirve para nada. Así que si ustedes no me traicionan yo les voy a leer literatura latinoamericana y están todos aprobados”. Aquel docente era Haroldo Conti, más y fundamentalmente conocido como escritor. La anécdota fue relatada ayer por el locutor Tom Lupo –uno de los estudiantes del Paso a quienes Conti les ofreció aquel trato de confidencialidad–, en el marco del acto de reparación de su legajo docente en el que la leyenda “cesante por abandono de tareas” fue reemplazada por “desaparición forzada”. Es que el rastro de Conti se perdió en mayo de 1976, cuando el terrorismo de Estado lo desapareció por su militancia en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). El homenaje, que se llevó a cabo en el centro cultural que funciona en la ex ESMA y que lleva el nombre del escritor, profesor y militante, reunió a sus hijos y nietos con las autoridades del espacio, funcionarios de Educación y de Derechos Humanos, miembros de la Comisión de Trabajo por la Reconstrucción de Nuestra Identidad, impulsores de la restauración y miembros de organismos de derechos humanos.

“La propuesta de la Comisión me recordó, incluso a mí, que soy su hija y docente, la labor de mi viejo en las aulas. Fue impactante y emocionante”, recordó Alejandra Conti, minutos antes de recibir de la mano del ministro de Educación, Alberto Sileoni, el documento que registró de principio a fin la actividad de su papá como maestro, completamente restaurado.

La presentación y entrega del documento se llevó a cabo en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, uno de los espacios que funcionan en lo que, durante la última dictadura que asesinó al artista y docente homenajeado, fue un centro clandestino de tortura y exterminio, la entonces Escuela de Mecánica de la Armada.

“Vivimos en un país que comprende cada vez más la importancia de hacer memoria, que es seguir avanzando en la Justicia y en un compromiso ético afianzado en la verdad”, festejó el titular del Centro Cultural, Eduardo Jozami, quien recibió una copia del legajo restaurado. “La figura de Haroldo Conti es la indicada para ilustrar esto”, dijo.

Más tarde, el jefe de gabinete de la Secretaría de Derechos Humanos nacional, Agustín Di Toffino, recordó que además de escritor y docente, Conti fue “un militante revolucionario”.

Como lo viene haciendo desde hace bastante tiempo, la Comisión de Trabajo por la Reconstrucción de Nuestra Identidad –un grupo con asiento en el Ministerio de Planificación Federal, pero con acción en todas las áreas del Estado– se valió del decreto 1199/12, firmado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para modificar el documento que lo identifica a Conti como empleado público y que, hasta ayer, mantuvo un “error brutal”.

En julio de 1979, el entonces ministro de facto a cargo del área educativa, Juan Rafael Llerena Amadeo, firmó un sumario contra Conti mediante el que se le endilgaba “abandono de cargo” y se lo dejaba cesante en su trabajo como docente. En ese mismo documento se denunciaba que “el profesor había dejado de concurrir a su lugar de trabajo –horas cátedra en los liceos 7 y 11 de la ciudad de Buenos Aires– el 5 de mayo de 1976”, pero se dejaba a un lado el descargo realizado por su hermana en las instituciones educativas: Haroldo Conti había sido secuestrado en la madrugada de aquel día; la familia había reclamado por él, pero no había logrado obtener respuestas. Desde ayer, el legajo de Conti dice la verdad: que el fin de su actividad docente fue consecuencia de su “desaparición forzada”.

Alejandra y Ernesto, los hijos mayor y menor del docente y escritor homenajeado, destacaron el valor “fundamental” de la enmienda del documento público. “Es realmente un acto de reparación, pero también de memoria y de Justicia”, insistió ella, que le pidió a su hijo Julián –quien “gracias al abuelo” recorre los primeros pasos de la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires– que la acompañara a “entrar a este lugar”, en referencia a la ex ESMA. Para Ernesto, que también estuvo acompañado por su propia familia, se trata de una reparación no sólo simbólica “en el sentido de lo que significa tener parte de la vida” de su padre en sus manos, sino también política, “porque hay un Gobierno que se comprometió y se compromete con recuperación de la memoria y la verdad”, apuntó.

Luego de entregar una copia del documento a Jozami y otra a Ramón Torres Molina, titular del Archivo Nacional de la Memoria –que también funciona en uno de los edificios del ex centro clandestino–, Sileoni insistió en “valorar” la decisión de los gobiernos de Cristina Fernández y de su predecesor, Néstor Kirchner, de impulsar la política de derechos humanos que “aún persiste, después de más de una década” y propuso mirar hacia adelante. “Hay una sociedad que debe seguir profundizándola”, dijo. Luego, dos estudiantes secundarios de la Ciudad leyeron el prólogo de Mascaró, uno de los libros fundamentales de Conti, y la carta con la que rechazó la beca Guggenheim. El acto concluyó con los tres “¡Presente! ¡Ahora y siempre!”, propuestos por las Madres de Plaza de Mayo Taty Almeida y Vera Jarach, que celebraron, desde la primera fila, cada una de las exposiciones.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro Alberto Sileoni, el director del Centro Cultural Conti, Eduardo Jozami, y uno de los hijos del escritor, Ernesto Conti.
Imagen: Rafael Yohai
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared