EL PAíS › EL SENADO CONVIRTIó EN LEY LA VOTACIóN DIRECTA DE LOS REPRESENTANTES ANTE EL PARLAMENTO DEL MERCOSUR

El Parlasur ya tiene quien lo vote

El Frente para la Victoria consiguió los 37 votos necesarios, mientras que la oposición recogió 12 rechazos. La norma establece la elección directa de 43 representantes en el bloque regional, que entrarán en funciones a partir de 2015.

 Por Sebastian Abrevaya

El pueblo argentino elegirá en las próximas elecciones presidenciales a sus representantes ante el Parlamento del Mercosur. El Senado aprobó ayer y convirtió en ley la iniciativa que establece la elección directa de sus 43 representantes en el bloque regional, que entrarán en funciones a partir de 2015. Sobre el filo del año nuevo, el FpV convocó a una sesión para tratar el proyecto proveniente de la Cámara de Diputados, que consiguió avalar con lo justo, 37 votos, mientras que la oposición recogió sólo 12 rechazos. Centralmente, los cuestionamientos apuntaron a la celeridad del trámite legislativo y a la posibilidad de que la presidenta Cristina Fernández se postule para ese cargo, algo que fue relativizado por la mandataria cuando dijo “que nadie me nomine a nada”.

El oficialismo se vio obligado a convocar a una sesión un lunes y cuando en las heladeras ya se enfrían las botellas para el brindis de fin de año. Fue porque no consiguió el número necesario para tratar la iniciativa sobre tablas en la sesión anterior, el 17 de diciembre. En ese contexto, con varios ausentes por la fecha, el bloque que comanda Miguel Pichetto tuvo que hacer ayer un esfuerzo extra para conseguir el quórum por su cuenta, sin la colaboración de los opositores.

Pasadas las 14, por deficiencias en el sistema informático, el titular del Senado, Amado Boudou, tuvo que pasar lista a viva voz para contar los presentes. Se registraron 38 senadores, apenas uno más que el estrictamente necesario para iniciar la sesión. Entre ellos se destacaban dos nombres. Por un lado, el del ex presidente Carlos Menem, quien reapareció en el Senado en las últimas semanas tras una licencia de casi todo el año. Y por el otro, el del petrolero Guillermo Pereyra, que se mueve con cierta ambigüedad entre el Frente Renovador y un apoyo crítico, según la ocasión.

El oficialismo tenía las bajas de Roxana Latorre, ausente con aviso, y de Marcelo Guinle, de licencia médica. Pero además, el actual secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, había renunciado a la banca y sólo después de conseguir el quórum podía ocupar su lugar el senador suplente, Juan Manuel Abal Medina.

Sorteado ese primer obstáculo, se le tomó juramento al ex embajador ante el Mercosur (ver nota aparte) y comenzó luego el debate. Los escasos opositores que esperaban en los alrededores del recinto se sentaron en sus bancas. Había 4 de 13 radicales y 3 de 8 del PJ disidente. Los porteños del PRO, Diego Santilli y Gabriela Michetti, llegaron poquito después, igual que su aliado entrerriano, Alfredo De Angeli. De los 6 del FAP había sólo 2.

La voz del oficialismo la llevó el formoseño José Mayans, que apeló a las enseñanzas de Juan Perón para fundamentar la necesidad de avanzar hacia una mayor integración. “El hombre siempre marcha hacia integraciones mayores: el hombre, la familia, el Estado primitivo, el Estado feudal, la nacionalidad y el continentalismo”, aseguró Mayans para concluir que en algún momento llegará “la primera civilización universal”. Mayans, uno de los representantes del Congreso argentino que actualmente integran el Parlasur, detalló las modificaciones al Código Electoral, la ley de primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, y la ley de financiamiento de los partidos políticos.

Se elegirán entonces, junto con las presidenciales, 43 representantes, de los cuales 19 serán por distrito único y los 24 restantes, uno por cada una de las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Estos cargos también participarán en las PASO y por la legislación que ya está vigente, quien se postule como representante del Mercosur no podría hacerlo a ningún otro cargo. “Por el trabajo de (Raúl) Alfonsín, de otros presidentes, del ex presidente Kirchner, nosotros creemos que es importante profundizar la integración llamando a elecciones”, concluyó el formoseño.

Ante la ausencia de Gerardo Morales, Ernesto Sanz y Luis Naidenoff, la UCR debió sacar del banco de suplentes a Angel Rozas, Mario Cimadevilla y Juan Carlos Marino, quienes fundamentaron su rechazo y propusieron un dictamen propio. “Estamos discutiendo una ley electoral, nada más que eso. Y hacer referencia al ‘continentalismo’ de Perón, o al de Yrigoyen –mucho antes todavía– o al del propio Alfonsín, creo que es faltar el respeto a esos grandes estadistas que ha tenido la Argentina”, señaló Cimadevilla, que calificó de “oportunista” y “garante de impunidad” la propuesta. En la misma línea, Rozas cuestionó que se cambie ahora el sistema de representación indirecta de 26 miembros por la elección directa de 43 miembros. “Si elegimos en 2015 y la integración de los parlamentarios, por vía de elección directa de los respectivos pueblos integrantes del Mercosur es asumir en diciembre de 2020, ¿cuál es la diferencia entre votar ahora o votar en 2019, como lo harán Uruguay y Brasil?”, preguntó.

Desde el oficialismo, el santacruceño Pablo González aclaró que el Consejo del Mercosur estableció el año 2020 como último plazo para tener a los representantes electos por el voto directo, pero que en la transición, cuando la Argentina vote sus 43 parlamentarios, el resto de los países deberán completar indirectamente su representación. Así, por ejemplo, Brasil deberá pasar de 40 a 75 miembros, Venezuela deberá nombrar 33, Uruguay 18 y Paraguay, el único que ya tiene sus representantes electos, también 18.

“No sé si es el turrón o el pan dulce que me han puesto medio intolerante a esta altura del año, o que me quieran vender gato por liebre”, arrancó con su humor característico el cordobés Luis Juez. El senador del Frente Cívico aseguró que la iniciativa del oficialismo es “una clara modificación a la ley electoral, inteligentemente urdida y planteada” con el objetivo de que “la que más votos junta, Cristina Kirchner, juegue el año que viene”. Algunos legisladores opositores cuestionaron esa idea por una supuesta necesidad de “fueros” para la primera mandataria, otros hicieron hincapié en que se persigue obtener un beneficio electoral llevando el apellido Fernández de Kirchner en la boleta del FpV. En el debate, el oficialismo no respondió esas acusaciones aunque fuera del recinto manifestaron que ese debate “se dará más adelante”.

La peronista disidente Liliana Negre de Alonso criticó que sólo se le dé un representante por provincia, lo que, según dijo, “no respeta el federalismo”. Michetti, del PRO, planteó que la votación debe hacerse separada de las nacionales, ya que si no “va a terminar siendo escondida debajo de otras preocupaciones”.

Luego de una hora y media, llegó la votación y el oficialismo consiguió los 37 avales. Menem ya había cumplido su exigua cuota dentro del Senado, por lo que se retiró tiempo antes de votar. El senador Pereyra, que había aportado al quórum, votó en contra. Así, del número inicial de 38 quedaban 36. Pero Abal Medina ya ocupaba finalmente su banca, por lo que el oficialismo, con el apoyo de sus aliados habituales, logró con justo la mayoría absoluta. Del otro lado, 12 senadores votaron en contra.

Compartir: 

Twitter
 

La ley establece que se elegirán 43 representantes, de los cuales 19 serán por distrito único y los 24 restantes, uno por provincia y CABA.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.