EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER LLEGó AYER A CHINA EN VISITA OFICIAL Y HOY COMIENZA CON SU AGENDA DE REUNIONES

“Se van a firmar importantísimos acuerdos”

Una fresca Beijing recibió ayer a la Presidenta, donde hoy arrancará sus encuentros con empresarios. En el hotel recibió a los ministros que habían llegado con anterioridad y escribió en Twitter sobre la importancia de lo que se firmará.

 Por Santiago Rodríguez

Desde Beijing

Cristina Fernández de Kirchner llegó ayer a Beijing para interesar a los empresarios chinos de hacer más y nuevas inversiones en el país y para poner el broche final a las negociaciones que desde distintas áreas del Gobierno se vinieron realizando para plasmar en hechos la alianza estratégica integral entre la Argentina y China. Los proyectos en carpeta son tantos o más que los funcionarios que fueron llegando a esta ciudad en las horas previas al arribo de la Presidenta y que la aguardaron en el lobby de Hotel St. Regis. Las iniciativas son diversas y abarcan una multiplicidad de temas, como obras de infraestructura, energía, comunicaciones, minería, defensa, agricultura, salud y finanzas. CFK empezará a desandar ese camino hoy cuando reciba a los líderes de las principales empresas chinas, un encuentro que marcará el comienzo de su visita oficial al gigante asiático y en la que anticipó que firmará “acuerdos importantísimos”.

Cristina Kirchner llegó al aeropuerto de Beijing a las seis y diez de la tarde. Allí la recibieron el embajador argentino en China, Gustavo Martino, y autoridades locales. Casi catorce horas –incluyendo una parada en Rusia para reaprovisionar combustible– le llevó al Tango 01 cubrir el trayecto desde Marruecos, donde por consejo de los médicos la Presidenta hizo una escala más larga para descansar.

A pesar de que la esperaban en tan sólo veinte minutos en el St. Regis, la custodia policial no pudo con el tránsito en la hora pico de una ciudad en la que viven casi 20 millones de habitantes y CFK llegó cerca de las siete. El retraso le permitió al personal del hotel donde la Presidenta se alojará hasta el jueves, cuando concluya su visita, poner con mayor tranquilidad la alfombra roja con que la recibieron, pasarle la aspiradora y pegarla al piso para que el viento helado que soplaba a esa hora no la hiciera volar.

Aunque horas antes había contado en las redes sociales que ya podía caminar tramos de “veinte minutos con la bota”, Cristina Kirchner prefirió la seguridad de la silla de ruedas para trasladarse desde el auto hasta su habitación. Traía puesto un gorro blanco y un tapado beige para protegerse del frío del que todos hablaban, pero que a ella pareció gustarle: “2 grados de temperatura, ideal para pingüinos. Bien por China”, celebró un rato más tarde, por Twitter, ya instalada en su habitación, entre otros elogios al país que visita y a Beijing, porque “cada día está más grande e imponente”.

La misma CFK contó por esa red social el detalle de que en la puerta del hotel la recibió, además de uno de los vicecancilleres chinos, Wang Chao, “una nena hermosa con tapadito rojo” y que al ingresar al lobby la sorprendió “un I-M-P-R-E-S-I-O-N-A-N-T-E arreglo floral, por lo grande y por lo bello”, enviado por el presidente Xi Jinping y su esposa, Peng Liyuan. “Excelente bienvenida y flores increíbles. Gracias”, completó la Presidenta, quien recibió el ramo de manos de Sandy Ru, el jefe de servicios del St. Regis, quien la conocía de su visita en 2010 y vestía un smoking y guantes blancos impecables. El presidente anfitrión eligió calas y rosas blancas y hortensias celestes, de modo que, combinadas, el arreglo tuviera los colores de la bandera argentina.

Una vez con el ramo en la mano, Cristina Kirchner saludó en general a su paso hacia el ascensor que la llevó a su habitación. Allí convocó luego al ministro de Economía, Axel Kicillof; al de Planificación, Julio De Vido; y al secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Carlos Bianco, para que la pusieran al tanto de los acuerdos que firmará con Xi Jinping. Después de escuchar el informe de sus funcionarios, adelantó por Twitter que esos acuerdos serán “importantísimos”.

Junto con la Presidenta llegaron a Beijing el canciller Héctor Timerman y los ministros de Agricultura, Carlos Casamiquela, y de Turismo, Enrique Meyer. También vinieron en el Tango 01 el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.

De los tres funcionarios que interiorizaron a CFK sobre los acuerdos que se firmarán, hay dos que llegaron hace días a Beijing: De Vido y Bianco. El ministro de Planificación se ocupó de avanzar en materia de cooperación aeroespacial –un área en la que se anticipa que habrá acuerdos de relevancia– y de ultimar los detalles que permitieron destrabar el primer desembolso del financiamiento chino para la construcción de las represas santacruceñas Jorge Cepernic y Néstor Kirchner. El primer giro de divisas será de 287.723.536 dólares y permitirá poner en marcha las obras, a las que la Presidenta dará comienzo formalmente por medio de una teleconferencia con Santa Cruz.

De Vido también dialogó sobre el convenio por el que China aportará a la construcción de un cuarto reactor nuclear junto a Atucha I y II, en la ciudad bonaerense de Lima, y mantuvo reuniones con empresarios de distintos sectores. Ayer estuvo primero con directivos de la filial de Siemens en China, entre ellos el CEO, Lothan Hermman, y el vicepresidente, Zen Guoyao, y después con el titular de TCL, Bing Yuan. Con los ejecutivos de Siemens habló de aprovechar la alianza estratégica integral para sumar a la filial china de la empresa al trabajo de Siemens Argentina en distintos proyectos que se desarrollan en el país. “Se está cerrando un trato para alcanzar el financiamiento en centrales térmicas, como el caso de la Belgrano 2, ubicada en Campana junto a Belgrano 1, la primera inaugurada en el marco de este proyecto de gobierno en el año 2008”, precisó el ministro.

Bianco fue el encargado de organizar el foro empresarial en el que mañana hablará la Presidenta y de la ronda de negocios que se desarrollará en el World Trade Center de la capital china. Ese encuentro –en el que expondrán también el titular de la Cámara Argentino-China, Carlos Spadone, y un representante de la Cámara China de Promoción del Comercio– reunirá a unas 800 personas. Entre los empresarios, hay unos 100 argentinos que llegaron a Beijing entusiasmados con abrir sus horizontes de negocios a partir de las posibilidades que ofrece el gigante mercado chino. Más de la mitad pertenecen a pymes de los rubros farmacéutico, alimentario, pesca, bebidas, forestal y agropecuario.

A diferencia de De Vido y Bianco, Kicillof llegó ayer unas horas antes que la Presidenta. Del aeropuerto fue directamente a visitar las instalaciones de la empresa Huawei, con cuyos directivos ya habían estado también en días previos el ministro de Planificación, hablando de la implementación del 4G en la Argentina. Kicillof –junto al secretario de Comunicaciones, Norberto Berner– se reunió allí con el vicepresidente de la compañía, Guo Tianmin, quien le comentó de los planes para el desarrollo de la firma en territorio argentino, donde radicó sus oficinas para toda Latinoamérica.

El ministro cenó luego en el St. Regis con banqueros. A la mesa se sentaron representantes del Industrial and Commercial Bank of China (ICBC), China Development Bank Corporation (CDBC), Bank of China (BOC), Exim Bank y la aseguradora estatal Sinosure, que aseguró el crédito que esos bancos otorgaron para la construcción de las represas en Santa Cruz.

En ese mismo hotel, Cristina Kirchner recibirá hoy junto a Kicillof a los directivos de las 30 empresas líderes de China. Así dará comienzo a una visita de fuerte contenido económico y que reserva para el final las actividades de corte más político: la entrevista de CFK con el primer ministro chino y secretario del partido en el Consejo de Estado de China, Li Keqiang, y una visita a la Asamblea Popular Nacional. El punto culminante, que combinará política y economía, claro está, será mañana, cuando la Presidenta se reúna con Xi Jinping en el Gran Palacio del Pueblo.

Compartir: 

Twitter
 

“Excelente bienvenida y flores increíbles”, escribió Cristina Kirchner sobre el recibimiento que tuvo en el aeropuerto.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.