EL PAíS › FEIN DESCARTó LA EXISTENCIA DE UN BORRADOR DE LA DENUNCIA

Otra desmentida de la fiscal

La fiscal desmintió la información publicada por Clarín el domingo. Capitanich rompió en su conferencia de prensa la página con el artículo y generó la reacción del multimedio y de los opositores.

La fiscal Viviana Fein informó que en los procedimientos que se realizaron en el departamento donde vivía Alberto Nisman en Puerto Madero no fue hallado “ningún borrador de la denuncia oportunamente presentada” por él contra Cristina Kirchner y otras personas por supuesto encubrimiento en el caso AMIA, tal como había afirmado una nota publicada el domingo pasado en el diario Clarín, que además sostenía que en ese “borrador” el fiscal había pedido “el desafuero y la detención de la Presidenta y el canciller”. Desde otro ángulo, el juez federal Ariel Lijo había aclarado el día anterior que el facsímil presentado por ese diario, donde se veía la foja 287 de la denuncia con tachaduras, no le había sido entregado así por Nisman, como afirmaba la nota, sino que el juzgado le había hecho esas tachaduras antes de difundirla para preservar los pedidos de prueba. Respaldado por esa rotunda doble desmentida, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, rompió ante las cámaras el artículo periodístico en su habitual conferencia en la Casa de Gobierno. “Es todo el tiempo mentira y basura, por eso es importante que el pueblo argentino sepa quién le miente”, dijo.

Fein, quien tiene a cargo la investigación de la muerte de Nisman, habló a través de un comunicado de la Procuración General de la Nación, en el que negó enfáticamente que en la vivienda se hubiera encontrado “algún registro de los aludidos en los artículos periodísticos”. La nota decía que el fiscal había escrito por lo menos dos versiones de su denuncia, y que en una de ellas pedía los desafueros y detenciones. También sostenía que el texto, supuestamente encontrado por la policía en el tacho de basura estaba incorporado como prueba al expediente sobre la muerte del fiscal. “Toda la documentación secuestrada durante el procedimiento se encuentra filmada y está a disposición de la UFI-AMIA”, señala la aclaración de Fein, que insiste en descartar la existencia del borrador en cuestión entre el material que fue secuestrado de la vivienda.

Un día antes, el Centro de Información Judicial (CIJ) de la Corte Suprema había publicado: “El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 4, a cargo del juez Ariel Lijo, aclara que la denuncia de la Unidad Fiscal de Investigación para la causa Amia presentada ante este tribunal fue recibida sin testado (tachadura) alguno y que fue decisión de este juzgado suprimir (tachar) del texto oportunamente difundido a través del Centro de Información Judicial (CIJ) la diligencia de prueba requerida en esa denuncia por el fiscal Alberto Nisman como medida de preservación de lo allí solicitado. Se trata sólo de supresión de medidas de prueba y no de ninguna otra petición sustancial respecto de los presuntos imputados. Esa versión fue publicada por el CIJ sin modificación alguna”. No se trata del primer dato erróneo o distorsionado que difunde en este caso Clarín, que ya había informado, también basado en un supuesto “informe policial”, que la bala que causó la muerte de Nisman se había disparado a 15 o 20 centímetros de distancia –lo que abonaría la teoría del asesinato– cuando en rigor, como aclaró oficialmente la fiscal, las pericias y la autopsia determinaron que había sido a un centímetro.

Por la mañana, ayer, Capitanich no sólo rompió la nota sobre el supuesto borrador sino que hizo lo mismo con una que le atribuía una frase (“el periodismo intenta tapar la tragedia con la cantidad de gente en las playas”). “La verdad es que yo jamás dije eso (...) Lo que yo había dicho es que se pretendía establecer un montaje a partir de una denuncia con un contenido falso, y lo reafirmamos categóricamente”, señaló.

En el comunicado en el que Clarín repudió el gesto de Capitanich, acusándolo de “haber cruzado un nuevo límite en la escalada de intolerancia y agresión contra la prensa” (ver recuadro), se afirma que “los periodistas han ratificado el contenido de sus artículos, que fueron realizados de acuerdo a las normas y estándares profesionales, con fuentes inobjetables y con los chequeos necesarios para ser publicados”. Curiosamente, no agrega ninguna información complementaria que respalde lo que las dos principales protagonistas (juez y fiscal) habían desmentido en persona y terminantemente.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, rompió el artículo desmentido por el juez y la fiscal.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.