EL PAíS › DIEGO BOSSIO ANTICIPA LOS PRóXIMOS PASOS DE LA ANSES

“Hay un camino de reparación”

El titular de la Anses explica cómo se instrumentarán las últimas medidas anunciadas por el Gobierno, cuestiona a la oposición y fija sus prioridades como precandidato a gobernador.

 Por David Cufré

Diego Bossio, de 35 años, no había cumplido los 30 cuando asumió como titular de la Anses. Ocupó un lugar que el Gobierno jerarquizó hasta transformarlo en una suerte de Ministerio de la Seguridad Social, aunque formalmente no se llame así. Su gestión coincidió con la etapa de mayores avances en la materia, con la creación de la Asignación Universal por Hijo (AUH), la Asignación por Embarazo, los planes Progresar, Conectar Igualdad –de entrega de computadoras a estudiantes– y Pro.Cre.Ar –de créditos para la vivienda–, el fortalecimiento de las jubilaciones y la ampliación de la cobertura previsional gracias a una nueva moratoria. En su despacho lo acompañan fotos de sus inicios en el organismo con Néstor Kirchner y la Presidenta, junto a otras con Hugo Chávez y Pepe Mujica y también las familiares, con su esposa y sus dos hijas. Hay camisetas de Racing y Santamarina de Tandil, su ciudad natal, y una réplica bien lustrada del auto justicialista de los años ’50. En esta entrevista con Página/12, el funcionario anticipa las próximas acciones de la Anses, polemiza con la oposición y fija sus prioridades como precandidato a gobernador bonaerense.

–¿Está previsto a corto plazo un aumento de la Asignación Universal por Hijo y de las asignaciones familiares?

–Todos los años la Presidenta ha tomado decisiones en ese sentido y cuando lo crea oportuno seguramente lo hará. La última década ha sido claramente de recuperación de derechos, con la incorporación de más de 10 millones de personas a la seguridad social. En 2003 la Anses realizaba 6,5 millones de pagos por mes, hoy son 17,2 millones.

–¿Cuándo se empieza a pagar la ayuda escolar a los titulares de la AUH que se anunció hace dos semanas?

–A partir del 1º de abril. Los chicos de 4 a 18 años cobrarán de manera automática porque es obligatorio que estén en la escuela. Los chicos desde 45 días hasta los que todavía no cumplieron 4 años cobrarán siempre y cuando los padres hagan voluntariamente el trámite y declaren que su hijo está en una guardería, en un jardín maternal o en el jardín.

–Cuando se creó la AUH hubo críticas de sectores de la sociedad porque supuestamente el beneficio iba a desalentar la búsqueda de trabajo. ¿Cómo ha evolucionado la percepción social después de varios años de funcionamiento de la medida?

–Nosotros lo que hemos visto, en trabajos cuantitativos y cualitativos que ha hecho el doctor Kliksberg, es que hay un alto nivel de aceptación. Hay al menos dos tercios de la sociedad que comparte este tipo de políticas de inclusión. Advertimos que las mamás que cobran la asignación son las que más salen a buscar trabajo. Los chicos son más proclives a ir al colegio, sobre todo en el primario, que aquellos que por algún motivo no la cobran. Advertimos que se alimentan mejor, que se incorporaron nutrientes que antes no estaban. La asignación viene a cumplir un rol central de reparación, de protección del Estado. Es un programa universal, un derecho, que se paga de manera transparente a través de una tarjeta de débito asociada a una cuenta gratuita. No preguntamos si nos quieren o no nos quieren. El que tiene derecho cobra. Este tipo de cosas son advertidas por la mayor parte de la sociedad como muy positivas.

–¿La continuidad de esa política no quedaría reforzada con algún mecanismo automático de actualización de los pagos?

–Sobre la discusión de si la AUH es ley o no yo quiero aclarar que es ley, forma parte del cuerpo legal del salario familiar. Fue creada por un decreto de necesidad y urgencia que obtuvo la ratificación del Congreso, con lo cual es un derecho que ya está institucionalizado. Más allá de eso, me parece que el pueblo está empoderado. La gente sabe que le corresponde, y también sabe que le genera obligaciones. En cinco años hemos dado de baja a 700 mil chicos que no cumplieron con los requisitos de ir a la escuela o tener las vacunas al día. Fundamentalmente eran chicos de 15 años para arriba que no asistían a la escuela secundaria. Hoy tenemos 3,6 millones de chicos que cobran porque cumplen con lo estipulado.

–En otros momentos del país también hubo derechos que fueron afectados.

–Ayer escuchaba a algunos dirigentes políticos decir que queremos sembrar miedo. Yo tomo objetivamente lo que han expresado algunos de esos dirigentes. Miguel Del Sel, candidato a gobernador por el PRO en Santa Fe, manifestó públicamente que las chicas quedan embarazadas para cobrar la Asignación por Embarazo. El ahora aliado político de ese espacio, Ernesto Sanz, dijo que la plata de la AUH se va por la canaleta del juego, de la droga y del alcohol. Estoy dando datos objetivos de expresiones políticas que deben ser consideradas por la sociedad. Yo no sé si la van a sacar o no porque el futuro es incierto, lo que sí tengo claro es que cuestionan los derechos, cuestionan el origen, la forma de financiamiento y la lógica de inclusión que hemos venido llevando adelante. Cuestionan que la Anses ya no sea un organismo neutral.

–¿En qué sentido no es neutral?

–Cuando se pretenden reducir las diferencias que hay en una sociedad, el Estado tiene que actuar. La Anses pasó de ser un organismo neutral a generar un sesgo claro en favor de los más débiles y los más humildes. Hace diez años, cada peso que entraba al organismo era utilizado sin provocar ningún cambio en la distribución del ingreso. Hoy, peso que ingresa a la Anses genera un cambio rotundo y sustancial en la distribución del ingreso. Desde el primero al cuarto decil de la sociedad se ven muy favorecidos con lo que reciben del Estado, mientras que los deciles 8, 9 y 10, los de mayor poder adquisitivo, son claramente aportantes netos al sistema, pagan más de lo que cobran.

–¿Cuánto representan los pagos que hace la Anses en términos de PBI?

–En 2004 la Anses realizó pagos por un total de 25 mil millones de pesos. El año pasado fueron más de 430 mil millones. En 2004 representaba el 7,12 por ciento del PBI, el año pasado fue el 10,4, de un PBI mucho más grande.

–Algunos economistas dicen que el año que viene será de ajuste. ¿La seguridad social lo puede sufrir?

–No tengo dudas de que el 10 de diciembre la Presidenta le va a poner la banda a un compañero que comulgue con estas ideas y este proyecto. Pero también tengo claro que la oposición tiene una agenda de ajuste. Habrá que preguntarles a ellos qué quieren cortar. Que nos expliquen cómo quieren hacer las cosas, porque dicen que van a bajar el impuesto a las Ganancias, van a bajar las retenciones, pero van a sostener la política social. Que expliquen cómo hacen la ecuación. Acá hay que tener una idea clara de que no es posible que la Argentina tenga un proceso de crecimiento consistente, maduro y perdurable sin un Estado capaz de proteger a los humildes e incluir. Ese es el camino de reparación que no se puede interrumpir. Tendría un costo altísimo.

Compartir: 

Twitter
 

“En 2003 Anses pagaba a 6,5 millones de personas; hoy, a 17,2 millones.”
Imagen: Leandro Teysseire
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.