EL PAíS › LA JUSTICIA INVESTIGA LAS PROPIEDADES Y TENENCIAS DEL EX ESPIA

Los tesoros de Stiuso

El juez Casanello encontró en su declaración jurada que tiene medio millón de dólares en efectivo y una o más empresas. La Oficina Anticorrupción piensa que debe haber mucho más por su tren de gastos.

 Por Raúl Kollmann

El juez federal Sebastián Casanello le pidió a la Oficina Anticorrupción (OA) que analice la evolución económica del ex jefe de los espías, Jaime Stiuso, a raíz de la apertura de sus declaraciones juradas. Stiuso tiene depósitos en Miami por 350.000 dólares y como mínimo otros 200.000 dólares, denominados en pesos, en bancos argentinos. A esto se suman empresas y propiedades. A raíz de esta medida dispuesta por el magistrado e impulsada por el fiscal federal Ramiro González, la OA, cuyo titular es Julio Vitobello, le pidió a la Agencia Federal de Inteligencia, al Banco Central, al Registro de la Propiedad Inmueble, a la AFIP, a la Unidad de Información Financiera y otros organismos que aporten datos sobre otras cuentas y propiedades de Stiuso, ya que su situación patrimonial no se condice con los 35.000 pesos que tenía como sueldo en la ex SIDE.

Horacio “Jaime” (el nombre que usaba) Stiuso fue el hombre clave de la inteligencia argentina a lo largo de las últimas décadas, sostenido por varios gobiernos, incluyendo el actual. A raíz de que el Ejecutivo percibió que en la causa AMIA estaba jugando más para el Estados Unidos que para Argentina, fue desplazado de su cargo en diciembre. Desde entonces surgieron distintas denuncias:

- Que desde la SIDE se contrabandeaban insumos y aparatos médicos, como si fuera material de inteligencia. De esa forma se concretó, supuestamente, un millonario negocio ilegal. Es un expediente a cargo del juez en lo Penal Económico, Rafael Caputo.

- Se descubrió una causa trucha contra una empresa, Dark Star Security, a la que se acusó de espiar a favor del Reino Unido. Con esa excusa se realizaron escuchas ilegales a decenas de personas. El fiscal Federico Delgado hizo la denuncia y hoy la causa es instruida por el juez Luis Rodríguez. Otro fiscal, Franco Picardi, ya pidió la indagatoria de Stiuso.

- El ex jefe de Operaciones también está imputado por encubrimiento en la causa AMIA, ya que tenía a su cargo el análisis del entrecruzamiento de llamadas entre sospechosos del atentado, antes y después del ataque contra la mutual judía. Stiuso le enviaba notas al fiscal Alberto Nisman diciendo que ya estaba por concluir el trabajo o que ya estaba concluido y lo cierto es que el entrecruzamiento no figura en ningún lado y, según parece, nunca se hizo. Como es obvio, esa medida de prueba es esencial en casi cualquier investigación y no hay rastros de que se haya hecho. El expediente por encubrimiento está a cargo del juez Julián Ercolini.

- El legislador porteño Gustavo Vera acusó a Stiuso y otros funcionarios por enriquecimiento ilícito. El juez Casanello ordenó que se abra su declaración jurada de bienes y ahora interviene la OA.

En ninguna de estas causas, Stiuso fue llamado todavía a indagatoria. Eso le permite seguir en su cómodo refugio, un paradisíaco resort llamado Portofino, en La Florida, Estados Unidos. Como era su estilo, en febrero pasado Stiuso salió del país por tierra hacia Uruguay –una forma de no dejar demasiados rastros– y de allí pasó a Porto Alegre camino a Miami. Según los registros, salió hacia Uruguay en una lujosa camioneta propiedad de la empresa House to House, uno de cuyos directores, Bernabé Moschella, fue vinculado con una causa de narcotráfico.

Patrimonio

Las declaraciones juradas de bienes de los integrantes de la ex SIDE se guardan, reservadas, en la propia agencia de inteligencia. Sólo se pueden abrir por orden judicial, sobre la base de una denuncia. En el caso que investiga Casanello, el expediente se inició por la denuncia de Vera y finalmente el magistrado ordenó abrir el sobre con la declaración de bienes de Stiuso y de otros agentes de inteligencia. A primera vista, las cifras no encajan con sus ingresos, pero el ex hombre fuerte de la SIDE argumenta que engrosó sus bienes por vía de herencias. El juez querrá saber de quién heredó, cómo se hizo la transferencia de fondos y propiedades. Y, además, la OA pidió informes a varios organismos para saber qué otros bienes figuran a nombre de Stiuso. Lo que consta es que en dos cuentas de ahorro de Miami, Stiuso y su esposa tienen 335.000 dólares; hay otros depósitos en la moneda estadounidense y unos dos millones de pesos en bancos de Argentina. Según parece, Jaime alega que son “propios y herencia”. También menciona que heredó un departamento de 200 metros en San Justo y parece tener cierta afición por los relojes, por cuanto en un momento declaró “once relojes lujosos, valuación desconocida”. Aún así, la impresión de la OA es que hay más, por lo cual le pide al juez que instruya a la AFIP, la UIF, el Registro de la Propiedad y otros organismos para que participen de la investigación e informen.

Uno de los puntos oscuros de la declaración de Stiuso tiene que ver con sus ingresos y sus participaciones en empresas. Jaime afirma que sólo recibe ganancias y tiene acciones en Construcciones y Tecnología, una empresa que fundó con otro ex alto jefe de la SIDE, Horacio García. Sin embargo, es público que Stiuso creó también American Tape y esa empresa no figura en su declaración. Según Vera, alrededor de American Tape –supuestamente dedicada a la importación de material electrónico, en especial cintas de grabación–, surgieron otras empresas, ya que, por ejemplo, American Vial, figura con la misma dirección que American Tape: Jujuy 240. Los entrecruzamientos que aparecen en algunas bases de datos comerciales indican, a primera vista, que hay por lo menos otras seis sociedades en los que Stiuso parece tener participaciones. En cualquier caso, el ex jefe de Operaciones dice que de la única empresa que admite poseer, Construcciones y Tecnología, recibió 215.000 pesos de ganancias en 2014. Será parte de la investigación.

El ex SIDE también registra cobros por 275.000 de lo que llama “ejercicio independiente”. Según parece realizaba trabajos como ingeniero electrónico por cuenta propia, algo que seguramente le pedirán que explique. Ante la AFIP debería tener declarado quienes son sus clientes y, obviamente, tendría que haber pagado impuestos. Su esposa María Cecilia Rossero registra trabajos personales para el decanato de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, posee 30 por ciento de una empresa y, con los depósitos que declara, redondea los 350.000 dólares en Miami y los dos millones de pesos en la Argentina que declara la pareja.

La investigación patrimonial de Stiuso, así como la de Nisman, se centra en el delito de enriquecimiento ilícito o lavado de dinero. Sin embargo, es muy posible que los flujos económicos –y tal vez lo que no está declarado– pongan sobre el tapete las relaciones de Stiuso y su vínculo privilegiado con sectores de la inteligencia de Estados Unidos. No es casual que Jaime esté hoy virtualmente refugiado en La Florida. Tarde o temprano alguno de los jueces que lo investigan lo llamará a prestar declaración indagatoria. Habrá que ver en ese momento, probablemente antes de fin de año, si se mantiene en su idílico refugio o vuelve al país a dar respuestas.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Stiuso está en un condomio de lujo en Miami desde que salió del país.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.