EL PAíS › LAS ESTRATEGIAS DE MASSA Y MACRI PARA METERSE EN UN BALLOTTAGE CON SCIOLI

La pelea por ser segundo

Con el FpV estable en torno de los 40 puntos, el jefe de Gobierno porteño apuesta a ignorar al líder del Frente Renovador y polarizar con el oficialismo. Massa, en cambio, apunta contra el candidato del PRO y busca mostrarse como el único que gana en segunda vuelta.

 Por Miguel Jorquera

Lejos de pelear por el primer lugar en las elecciones presidenciales del 25 de octubre, la estrategia de las dos principales alianzas opositoras están depositadas en dirimir fuerzas entre ellas para intentar sumar en las urnas los votos necesarios como para forzar y meterse en un probable ballottage con el candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli. Desde Cambiemos, afirman que Mauricio Macri buscará polarizar aun más la disputa con el kirchnerismo: “Nuestro adversario es Scioli”, afirman en el comando de campaña del alcalde porteño, que buscará ignorar al massismo como un adversario en esa disputa y en todo caso asociará al líder del Frente Renovador a la “misma matriz” peronista del oficialismo para señalar que con ellos “no habrá cambios”. En el entorno de Sergio Massa, en tanto, afirman que su campaña seguirá en base a las propuestas, aunque reconocen que su rival el 25 es Cambiemos en la puja por desplazarlo de una posible segunda vuelta. “Las encuestas muestran que Massa es el único que le pueda ganar al oficialismo en un ballottage”, auguran desde su entorno del candidato presidencial de Unidos por una Nueva Alternativa (UNA) en procura del “voto útil” opositor al tiempo que apuntarán que Macri no puede lograrlo porque “su gurú económico es (Domingo) Cavallo y sus propuestas políticas son un regreso a los 90”.

El esfuerzo de los últimos días de campaña electoral encontrará a Macri y Massa recorriendo todo el país y la estratégica provincia de Buenos Aires en busca de los votos necesarios como para forzar por primera vez un ballottage en una elección presidencial. Claro que ambos corren desde atrás al candidato oficialista y se disputan parte del mismo voto opositor para aspirar a que su nombre esté impreso en una de las dos boletas electorales que llegarán al cuarto oscuro si logran que haya una segunda vuelta el 22 de noviembre. Por eso sus estrategias para octubre no solo incluye la confrontación con el oficialismo, sino entre ellos mismos.

La táctica de Cambiemos está puesta en polarizar la elección con Scioli e ignorar a Massa. Consideran que las primarias de agosto mostraron un escenario que se repetirá y profundizará el 25 de octubre. “Nuestro adversario es Scioli”, repiten una y otra vez en el entorno del alcalde porteño. Por eso, Macri buscará mejorar su performance electoral en lo que denominan la “región centro”. Una extensión que incluye a las provincias más pobladas y con grandes centros urbanos. Una lista que abarca la propia ciudad de Buenos Aires donde consideran que Macri podría ampliar aun mucho más su ventaja. Santa Fe, aunque ya no cuenta con el cómico Miguel Del Sel como candidato. Entre Ríos, donde confían en crecer considerablemente con respecto a las PASO.

“En Córdoba, Macri es el candidato con mejor imagen después de (José Manuel) De la Sota, que ya está en carrera”, también explicaron a Página/12 desde el macrismo, para marcar los lugares que consideran estratégicos para sumar votos. Por supuesto que también apostarán fuerte en territorio bonaerense, anclados en la “gran cosecha” de votos que la vicejefa porteña María Eugenia Vidal recogió allí como candidata a gobernadora.

En PRO festejan que Macri haya “estrechado las relaciones con el radicalismo” en muchas provincias. Con José Cano en Tucumán: “Por el apoyo que Macri le brindó en la pelea contra el fraude, del que Massa se borró”, chicanean al tiempo que reconocen que el electorado tucumano no acompañó a Cambiemos en las PASO como ellos esperaban. Estiman que el gobernador correntino Ricardo Colombi está vez “jugará fuerte” a favor de Macri y hay expectativas depositadas en el jujeño Gerardo Morales.

De todas maneras, también guardan arsenal contra el massismo. “Son más de lo mismo”, dijo a este diario uno de los colaboradores macristas encargado de desplegar la estrategia trazada a nivel nacional y parafraseando al ex candidato a gobernador Francisco de Narváez, que asoció de esa manera a kirchneristas y massistas, antes de aliarse con Massa y finalmente desertar de la contienda electoral. “Tienen la misma matriz y por lo tanto no habrá cambio”, insiste para marcar la pertenencia de ambos al peronismo y diferenciarse de ellos, tal como delineó el estratega ecuatoriano de Macri, Jaime Durán Barba. “Los saltos de (la bonaerense Mónica) López y (cordobesa Olga) Ruitort, son una muestra”, agrega para ejemplificar la postura de las dos dirigentes que tributaban al massismo y ahora llaman a votar por Scioli.

En el Frente Renovador también tienen su propio GPS para el tramo final de la campaña, apoyado en lo que consideran virtudes propias y en los errores ajenos, especialmente del macrismo a quien tienen en la mira como su verdadero adversario el 25 de octubre en la puja por entrar a un supuesto ballottage con Scioli. “Nosotros vamos a seguir explicando nuestras propuestas, que son las que no hacen subir en las encuestas porque somos los únicos que lo hacemos. No solo a nivel nacional sino con cosas concretas para cada provincia a la que Massa llega con la campaña”, sostiene ante Página/12 un operador del massismo que lo expone como un rédito del candidato presidencial de UNA y se apoya en números propios: “Scioli está estancado, Macri pierde votos y nosotros crecemos”, afirma. “Además los sondeos muestran que Massa es el único que le puede ganar a Scioli en una segunda vuelta”, insiste para marcar que “Macri no lo lograría” en la disputa por el “voto útil” del electorado opositor al oficialismo nacional.

Luego despliega ante este diario el análisis que sostienen en el comando de campaña del líder renovador. “El escándalo (del renunciado candidato a diputado, Fernando) Niembro y de las pautas publicitarias para financiar la campaña de Cambiemos con dinero de la Ciudad han sido un golpe muy duro para un Macri que se mostraba como impoluto ante un electorado que ahora lo mira diferente y empieza a cuestionarlo. Una situación muy difícil de revertir en el corto tiempo de campaña que queda”, sostienen.

Y los contraponen con su propia experiencia: “Nosotros hemos cometido errores en otro momento. El relanzamiento de la candidatura presidencial de Massa en Vélez ayudó para sobreponerse a la situación que planteó el abandono de dirigentes del Frente Renovador y el acuerdo con (José Manuel) De la Sota fortaleció el espacio como se mostró en las PASO”, se justifican en el bunker massista, donde minimizan el éxodo más reciente al sciolismo y que buscarán mostrar como una “debilidad” del candidato oficialista para sumar voluntades.

Allí también se elaboró la estrategia de confrontación con Macri y los argumentos serán centralmente económicos y escarbarán sobre una cicatriz muy marcada para gran parte del electorado: “Su gurú económico es Cavallo” y “sus propuestas son un regreso a la política de los 90”, esgrimirán desde el massismo con más o menos detalles según la ocasión.

Habrá que ver el 25 de octubre que estrategia prevalece en la disputa opositora y si alguno de ellos alcanza el anhelado objetivo de forzar un ballottage.

Compartir: 

Twitter
 

Un frío saludo entre Massa y Macri, a fines del año pasado, en un foro de empresarios.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.