EL PAíS › EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES, SCIOLI SE IMPUSO A MACRI POR UN ESCASO MARGEN

La victoria pírrica no da para el festejo

En un territorio en el que el peronismo mantenía una diferencia amplia e histórica, el FpV se impuso al PRO por apenas poco más de dos puntos. Los 200 mil votos de diferencia no alcanzaron a Scioli para revertir la derrota en otros distritos.

 Por Laura Vales

En la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli se impuso con 51,09 por ciento de los votos sobre Mauricio Macri, que obtuvo el 48,91. Fueron 200 mil votos de diferencia, que no le alcanzaron al candidato del FpV para revertir su desventaja en otros distritos de fuerte peso electoral, como Córdoba y Santa Fe. El haber perdido la histórica diferencia que el peronismo mantenía en el territorio bonaerense fue determinante para que Macri ganara la elección nacional.

Si se mira cómo quedó el mapa bonaerense, se notará que casi su territorio quedó teñido de amarillo, con excepción de un cinturón formado por una veintena de intendencias del conurbano y aledañas que mantuvieron una mayoría de votos para el FpV. Son las intendencias más populosas, donde en los 90 estalló más fuertemente el conflicto social y se expresó la resistencia a las políticas neoliberales: La Matanza, Florencio Varela, Quilmes. Allí, ayer volvió a ganar el peronismo, pero con triunfos desvaídos.

Dentro del mismo conurbano, también se ve cómo los distritos del norte –San Isidro, Vicente López y San Fernando– confirmaron una identidad macrista que ya tiene una década de historia. El mapa reafirma la tendencia que vienen marcando algunos sociólogos: el conurbano ya no vota por cordones (el primer, segundo y tercer cordón estaban vinculados a distintos grados y capas de industrialización, a las que se podía vincular el voto tradicionalmente peronista), sino que se divide más bien en conurbano norte y conurbano sur.

En la primera vuelta, Scioli también había sido más votado que Macri, por una diferencia menor a los cinco puntos (37,28 a 32,80 por ciento), de 428.310 votos. Ese número es el equivalente a todos los electores de la provincia de San Juan; sin embargo, por el peso electoral de Buenos Aires se trató de una ventaja pobre. Esto fue determinante para que se llegara al ballottage.

En la segunda vuelta, la mayoría de bonaerenses que se había inclinado por Massa y Stolbizer votaron a ganador y achicaron la brecha Scioli-Macri. En agosto, la candidata de Cambiemos, María Eugenia Vidal, ya había puesto fin a la primacía del peronismo en el distrito electoral de más peso del país, donde el PJ gobernaba hacía 28 años. Y ayer retaceó su apoyo al dirigente que la gobernó en los últimos ocho años.

¿Cómo se repartieron los dos millones de votos que Sergio Massa obtuvo en octubre? En los municipios gobernados por intendentes de UNA, como San Fernando, el grueso de los que votaron al massismo se volcaron a Macri. En este distrito, el jefe del PRO tuvo un crecimiento de nada menos que de 24 puntos con respecto al 25 de octubre y ganó 53,20 a 46,80.

El norte del conurbano, la zona más fuerte del PRO, con los municipios de San Isidro y Vicente López, hubo un macrismo furioso, que llegó a sacar casi 40 puntos de ventaja al FpV; sin dudas en estas dos intendencias hubo un fuerte aporte de votos de Massa.

En cambio, en los municipios que el PRO conquistó recientemente, como la emblemática Morón, Tres de Febrero, Quilmes y Lanús, la ola amarilla fue decreciente. En Morón hubo una ventaja fuerte, de 9 puntos, que podrían ser atribuidos a que allí la nueva figura local es el marido de la gobernadora electa Vidal, Ramiro Tagliaferro. Ya en Tres de Febrero la distancia se angostó a cuatro puntos. En Quilmes, Macri quedó nueve puntos por debajo de Scioli. En Lanús, intendencia donde el macrista Néstor Grindetti Scioli el gobierno local, Scioli quedó adelante por tres puntos. Quilmes y Lanús están en el sur del conurbano, zona marcadamente kirchnerista, donde el FpV confiaba en sumar más voluntades. Florencio Varela, liderada por el FpV Julio Pereyra, con Presidente Perón y Almirante Brown fueron los que más sumaron a Scioli. En Almirante Brown, donde el mes pasado ganó la intendencia Mariano Cascallares, Scioli había sacado 15 puntos más que Cambiemos; ayer lo extendió a 20 puntos. Otro caso más marcado fue el de Florencio Varela, donde el FpV quedó arriba por 30 puntos.

Si se saca el foco del conurbano para mirar la provincia como totalidad, Cambiemos ganó en seis de las ocho secciones en las que está dividida.

Hizo su mejor elección en los distritos rurales del oeste y sur de la provincia, la zona pegada a La Pampa. Por ejemplo, en la sección sexta, que incluye a Coronel Dorrego y Bahía Blanca, entre otras, Macri consiguió el 61,78 por ciento contra 38,22. En la Cuarta (General Villegas), y la Quinta (Mar Chiquita, Pinamar), ganó con 17 puntos más que el FpV.

Con más de 11 millones de personas habilitadas para participar en los comicios, Buenos Aires representa el 37 por ciento del total del padrón nacional. Por esto una ley no escrita de la política argentina señala que no se puede ganar la presidencia del país sin imponerse en el territorio bonaerense. Como toda ley, tiene su excepción. Macri es la más reciente; el presidente anterior que llegó a la Casa Rosada sin ganar la provincia fue Fernando de la Rúa.

Compartir: 

Twitter
 

La votación peronista en la provincia de Buenos Aires no logró revertir la tendencia.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.