EL PAíS › BULLRICH BUSCA “LIMAR ASPEREZAS” CON GOBERNADORES TRAS PROPONER UN 40 POR CIENTO DE AUMENTO A LOS MAESTROS

Una oferta que inquietó a las provincias

Los gremios docentes habían sido citados ayer en la sede de Educación para recibir la propuesta formal de incremento salarial, pero el ministro les pidió tiempo hasta el viernes. De todos modos, les confirmó que mantendrá la oferta.

 Por Laura Vales

Los gobernadores pusieron el grito en el cielo por el aumento que el ministro de Educación, Esteban Bullrich, ofreció a los docentes nacionales, a los que el martes propuso llevar el salario inicial –lo que cobrará un maestro de grado que recién se inicia– de los 6060 pesos actuales a 7800 en febrero y 8500 en julio. Traducido porcentualmente, se trata de una mejora del 40 por ciento, lo que desató las quejas de los mandatarios, que plantean que no pueden trasladar un aumento de ese orden a sus presupuestos provinciales sin el auxilio de la Nación. Ayer, cuando debía formalizar su propuesta y entregársela a los cinco gremios docentes, Bullrich les pidió tiempo “hasta el viernes” para firmar el acta. Señaló que debía “limar asperezas” con las provincias. Y convocó a los ministros de Educación que integran el Consejo Federal para explicarles personalmente en qué consiste la propuesta.

Las presiones de los gobernadores frente a la paritaria federal docente son un clásico de todos los años: siempre hay pataleos porque las provincias cargan sobre sus espaldas el pago del grueso de los salarios del sector. Muchas recurren al envío de fondos extra del Estado nacional, y éste es un momento clave para negociarlo. Pero aun en este marco, la sorpresiva decisión del Gobierno de ofertar una suba del 40 por ciento –cuando venía advirtiendo que las paritarias tendrían que ceñirse a incrementos del 20 o 25 por ciento– dejó mal parados hasta a los gobernadores del propio PRO. En la provincia de Buenos Aires, ajustándose al discurso del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, María Eugenia Vidal venía ofreciendo un 24,1 por ciento; y en la Ciudad de Buenos Aires, la última propuesta de Horacio Rodríguez Larreta fue del 22.

Conocidos los números que Bullrich puso sobre la mesa, tanto Vidal como Rodríguez Larreta decidieron suspender las paritarias docentes en sus distritos provinciales hasta tener un panorama más claro.

Los cinco gremios docentes con representación nacional (Ctera, Sadop, AMET, UDA y CEA) habían sido citados ayer en el ministerio para recibir el acta con la oferta del gobierno nacional. Se encontraron allí con el pedido de tiempo que Bullrich les formuló “para consolidar la propuesta” y “limar asperezas” con las provincias.

El ministro ratificó a los dirigentes que mantendrá su ofrecimiento en los mismos términos en que lo planteó el martes, y le puso fecha a la firma del acta, el viernes a las doce del mediodía en el Ministerio de Trabajo. “Necesito informar a los ministros de Educación, no por los medios de prensa, que generan distorsiones, sino como lo marca la ley”, señaló a los dirigentes en el encuentro en el Palacio Sarmiento. Para esto concovó para hoy a los ministros de Educación provinciales que integran el Consejo Federal de Educación. Sus firmas en el acta son un requisito marcado por la normativa de la paritaria federal. Quienes conocen por dentro el mecanismo de la negociación apuntaron además que están en Buenos Aires muchos gobernadores, que viajaron para acompañar al presidente Mauricio Macri en el anuncio de la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias. Además, ayer el titular de Educación participó de una reunión del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con todos los ministros de Economía provinciales, en la que habló con ellos sobre el financiamiento del aumento docente.

Bullrich viene planteando que su oferta salarial no superó el 25 por ciento de aumento, es decir que está dentro de la expectativa inflacionaria del equipo económico. Si bien la oferta oficial llevaría el sueldo inicial de 6060 pesos a 8500 en julio, es decir que el aumento sería del 40 por ciento, en la cartera educativa insisten en que el porcentaje de incremento es menor, porque esos montos tienen una parte no remunerativa.

Indican que el salario está integrado por un básico más una suma fija del Fondo de Incentivo Docente (Fonid), y que el Ejecutivo duplicará el Fonid, por lo que el cálculo debe hacerse de otra manera: por ejemplo, el salario de febrero será de 7800 pesos, pero sólo 6990 pesos serán remunerativos, y el resto será en concepto del Fonid. El sueldo de julio será de 8500 pesos totales, pero serán 7490 pesos remunerativos, y el resto Fonid. El aumento queda así, concluyen, “entre el 25 y el 35 por ciento”.

En esta situación paradójica, en la que la Nación dio un aumento por arriba del techo que quiere imponer en las demás paritarias, ante la necesidad de descomprimir el clima social, sensible al inicio de las clases, pero en el que debe salir a decir que no dio lo que dio, para bajar las expectativas de las negociaciones salariales que seguirán a ésta, en este panorama hoy se reanudarán las paritarias docentes provinciales.

En la Ciudad de Buenos Aires, la reunión que debía hacerse ayer entre los gremios y el Ministerio de Educación porteño fue pasada para hoy. Los 17 gremios docentes de la ciudad ya rechazaron por insuficiente la última propuesta de Rodríguez Larreta y esperan el nuevo encuentro con la expectativa de que la negociación sea retomada “con un reconocimiento de la realidad inflacionaria”. En Buenos Aires, la gobernadora Vidal no fijó todavía una nueva fecha para continuar la paritaria. Por ahora, los negociadores bonaerenses sólo adelantaron su intención de retomar la mesa salarial “esta semana”, y mantuvieron en funcionamiento las comisiones que tratan cuestiones no salariales.

Compartir: 

Twitter
 

Esteban Bullrich se reunió ayer con ministros de Economía provinciales y hoy hará lo mismo con ministros de Educación.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.