EL PAIS › OPINION

De izquierda a derecha, una gira pendular

 Por Luis Bruschtein

Obama va primero a un país con gobierno de izquierda y después a otro con un gobierno que la comunidad internacional ubica en la derecha. Cuba y la Argentina. Este movimiento pendular es para la política de su país. La visita a la Argentina busca neutralizar cualquier contagio izquierdófilo que le achaquen por esa visita cubana. Parte de la gira de Obama se sustenta en esa geopolítica.

Y además, son gestos simbólicos de la primera potencia mundial. Simbólicos porque no dejan ningún saldo en lo material, sobre todo la visita a la Argentina, con la que paradójicamente fue más solidaria la administración de George Bush que la de Obama con relación a la deuda externa y la discusión con los buitres. El gobierno de Obama votó en contra de la propuesta argentina en la Asamblea de la ONU que fue aprobada por la inmensa mayoría de los países y además no intervino en el diferendo judicial cuando hubiera podido hacerlo.

Para Cuba ese gesto simbólico de la visita tiene repercusiones mucho más concretas que para la Argentina. Se rompe el hielo. Hay una durísima barrera que pusieron la CIA y los cubanos residentes en Miami, que hegemonizaron durante décadas las relaciones entre Washington y el gobierno de Cuba. La visita rompe esa barrera y abre un abanico de posibilidades para la isla. Pero la visita no pasa de ahí. No toca ni roza, dos temas centrales como son Guantánamo y el bloqueo.

Resulta insólito ver a los dos presidentes, Obama y Raúl Castro, dándose la mano. Para los cubanos, un presidente negro en Norteamérica tiene una carga extra de simpatía. Es el presidente de los Estados Unidos que descongela la relación, el primero que visita la isla en 88 años, y además es negro y tiene una mujer elegante, bella y negra. La familia Obama tiene un carisma especial para el pueblo cubano. El blanco norteamericano no tiene esa vivencia, pero Obama sí y especula con ella. Para Obama es importante despejar la imagen que tienen los cubanos del enemigo norteamericano, porque ha sido el principal obstáculo para Estados Unidos en la disputa ideológica. Hubiera sido muy distinto con Trump o Clinton.

Antes de viajar, Obama hizo declaraciones sobre la región, tranquilizantes para la derecha de su país. Sobre el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, explicó que su estrategia consistió en tratarlo sin darle nunca la categoría de gran enemigo, de gran cuco. “Una vez le quise dar la mano y me regaló un libro de un autor marxista” dijo. El libro fue Las venas abiertas de América Latina” y Eduardo Galeano es algo más que un “autor marxista”. Convirtió un gesto amistoso de Chávez en una actitud desafiante. De Cristina Kirchner dijo: “Tuve una relación cálida en lo personal, pero sus políticas fueron antinorteamericanas”.

Su viaje a la Argentina contiene esa visión. No vino durante los gobiernos kirchneristas y viene apenas asume Mauricio Macri, que es amigo de Donald Trump y no de Obama ni de Hillary Clinton. Es una forma de decir que no opta entre gobiernos reaccionarios o progresistas, de izquierda o derecha, sino entre amigos o no de los Estados Unidos. Desde ese lugar se alinea con el establishment norteamericano y muestra los límites de su política, como si la mala imagen que tienen los Estados Unidos en América Latina fuera obra de una campaña marxista-populista y no de sus prácticas históricas intervencionistas en lo político y depredadoras en lo económico.

La Cuba a la que llega Obama no es la misma que a fines de los ‘90, un país que tras la caída del muro no tenía prácticamente ningún interlocutor. El Brasil de Lula, la Argentina de Néstor Kirchner y la Venezuela de Hugo Chávez propiciaron la ruptura de ese aislamiento y la incorporación de Cuba al sistema regional sin pedirle permiso al Departamento de Estado. Para Washington ese es un ejemplo de política “antinorteamericana” que Macri nunca cometería. Pero esta visita de Obama no se puede entender sin ese proceso previo. Obama no llega a un país cercado sino a una Cuba que tiene relaciones normales y fraternas con todos sus vecinos.

Y la Argentina a la que llega, aunque con un gobierno de derecha, tampoco es la de los años 90. Criticar a Cuba por los derechos humanos y venir a la Argentina el día más importante en la lucha por los derechos humanos parecieran dos contenidos fáciles de sincronizar, sobre todo con el presidente Macri. Si lo pensaron de esa manera simplista y superficial, sus colaboradores demostraron desconocimiento y corrieron el riesgo de convertir a la multitudinaria marcha de ese día en un gran acto de repudio contra su visita.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared