EL PAíS › ELISA CARRIO CRITICO AL GOBIERNO Y MAURICIO MACRI LA CONVOCO A OLIVOS

Una reunión para apagar el incendio

El encuentro en la quinta presidencial tuvo lugar tras la denuncia de la líder de la Coalición Cívica contra Daniel Angelici y sus críticas al “ajuste brutal” de las tarifas. También participó el radical Ernesto Sanz con la misión de “contenerla”.

 Por Werner Pertot

Carrió dijo que la reunión con Macri y Sanz fue “dura, franca y muy divertida”.
Imagen: DyN.

Elisa Carrió volvió a provocar un torbellino político en el frente que integra. La líder de la Coalición Cívica declaró en una causa penal que involucra a uno de los hombres más cercanos del presidente, Daniel “El Tano” Angelici y el fiscal Federico Delgado impulsó la acción penal en su contra (ver aparte). Pero el conflicto no terminó ahí: ayer Carrió salió a denunciar “el ajuste brutal” en las tarifas de los servicios públicos y el transporte. Fue convocada a la Quinta de Olivos a una reunión con Mauricio Macri y el ex titular de la UCR Ernesto Sanz. Tras un encuentro áspero, Carrió resumió: “Fue una reunión dura, franca y muy divertida”.

Carrió viene planteando hace tiempo que Angelici no debería tener injerencia en los tribunales federales de Comodoro Py, mientras que el presidente niega que tenga ese rol de operador judicial. Esta semana Carrió declaró frente al juez Sebastián Casanello: “Tomé conocimiento de que un tal Angelici, que no sabía quién era, dado que no juego ni miro fútbol, hablaba con Oyarbide pidiéndole que se jubilara, almorzaba con jueces.” Cuando se enteró de que Angelici estaba imputado, Carrió festejó: “La República se construye, no se declama. Los llamados operadores violan la división de poderes. Vamos a cambiar en serio. Viva Cambiemos”.

A esa batalla de Carrió contra el presidente de Boca, se sumó otra por el gradualismo –o la falta de él– con el que el Gobierno anuncia las subas de tarifas del gas, agua, transporte y monotributo que se prevén para abril. Macri se desayunó ayer con una serie de tuits de su aliada política: “No comparto ajustes brutales de agua, gas, transporte en medio de tan alta inflación. No se puede ahogar a la sociedad que nos apoya en el cambio”, lanzó. “Es cierto que hay que salir de los subsidios, pero no de ésta forma, sin pensar en la sociedad a la que el solo título del aumento la angustia!”, tuiteó. “¡No es así! Hice todo lo posible para pararlo. No pude”, respondió a quienes le recriminaron no hacer nada para frenar los aumentos.

Cerca de Carrió, indicaron que esos tuits llegaron luego de varios días en los que la dirigente intentó plantear su preocupación en forma reservada a ministros del gobierno y al jefe de Gabinete, Marcos Peña, sin que la escucharan. Ayer por la mañana se encontró el anuncio de la suba generalizada de tarifas en la tapa de los diarios. “Si me angustio yo con estos aumentos, no me quiero imaginar lo que le pasa a un jubilado que cobra la mínima”, les dijo a sus colaboradores.

Macri la llamó para que fuera a verla a la Quinta de Olivos. Según los colaboradores de Carrió, la llamada fue previa a los tuits sobre los aumentos, por lo que evidentemente Macri tenía en mente conversar sobre la disputa con Angelici. Sanz fue convocado para “contenerla” a Carrió. En tanto, la escalada generó más de un crujido en Cambiemos: el ex compañero de fórmula Héctor “Toty” Flores fue eyectado del cargo de secretario de Desarrollo Productivo que tenía en la intendencia de Mar del Plata, que conduce Carlos Arroyo. La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal advirtió que no está “de acuerdo en todo lo que dice Carrió. Lo conozco a Angelici. No me consta lo que dice. El ministro de Justicia, Germán Garavano, advirtió que “es una discusión política entre Carrió y Angelici que es imposible soslayar y es una discusión que deben resolver ellos”.

Carrió fue a verlo a Macri a las 16 y salió pasadas las 18.30. De ambas partes coinciden en que la reunión empezó muy dura y luego se fue distendiendo y en que al final hasta hubo risas y chistes. Uno de los temas que tocaron fue la denuncia contra Angelici.

–Tiene que haber división de poderes. No se puede entromenter Angelici –le planteó ella.

–No hay intromisión en otros poderes –le aseguró Macri.

–Voy a seguir planteando lo que creo –respondió Carrió.

“La reunión fue dura y se dijeron frontalmente las cosas. Luego se fue distendiento”, explicaron cerca de Carrió. Sanz ayudó a descomprimir: le hacía chistes sobre la forma en la que reacciona ante las novedades. Carrió les dijo que hay una mala comunicación de los aumentos por parte del Gobierno: “Estamos a fin de mes y ustedes le anuncian a la población un 400 por ciento de aumento”.

“Fue. Polemizó. Se fue contenta. Le bajamos el precio. Es Lilita. No pasa nada”, fue el resumen que hicieron del encuentro en Casa Rosada, donde dejaron traslucir que existe una “leve molestia” con el fuego amigo de la aliada. Negaron, de todas formas, la posibilidad de una ruptura. A la salida del cónclave, Carrió hizo su propio balance: “Fue una reunión dura, franca y muy divertida. Terminó muy bien. Cambiemos es una fuerza democrática que debate todos los temas”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.