EL PAíS › OPINIóN

Integración y resistencia

 Por Martín Granovsky

El foco, en el mundo sindical, alumbra una perspectiva: la unificación de las tres organizaciones con la sigla CGT que hoy conducen Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Antonio Caló. Ocurrirá de aquí a octubre si el diablo no mete la cola.

Sin embargo hay otro foco posible. No se contrapone con el anterior y se vincula con un concepto que la jerga sindical suele llamar “unidad en la acción”. Es decir, la coincidencia sobre objetivos inmediatos y formas concretas de protesta más allá de la central de pertenencia.

La unidad en la acción es incluso más amplia que la unificación, porque abarca también a las dos organizaciones con la sigla CTA, la kirchnerista de Hugo Yasky y la antikirchnerista de Pablo Micheli.

El gran laboratorio unitario de los últimos años fue el mundo gremial docente, donde conviven sindicatos de la CTA, como la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina y el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires, con gremios de la CGTCaló, como el Sindicato Argentino de Docentes Particulares y el moyanista Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires. Los docentes vienen poniéndose de acuerdo ya desde el kirchnerismo para discutir la paritaria nacional y las medidas de fuerza. Mañana mismo harán una prueba de fuerza con el paro convocado en todo el país en solidaridad con los docentes de las provincias que todavía no firmaron acuerdos salariales. Son Santiago del Estero, Mendoza, Jujuy, Tierra del Fuego y Santa Cruz. El paro también repudiará los despidos y el desprocesamiento de los funcionarios políticos involucrados en el asesinato del docente neuquino Carlos Fuentealba en el 2007.

La unidad en la acción no impide que sindicatos o grupos de sindicatos refirmen sus identidades propias. Al contrario. En la marcha del 24 de marzo fue notoria la columna encabezada por dirigentes de la CGT y de la CTA más afines con el Frente para la Victoria. Y más visibles aún fueron los miles de chicos de remera estampada con la consigna “Paz, pan y trabajo”. Era la misma que utilizaba el dirigente cervecero Saúl Ubaldini, muy recordado los últimos días. Con reminiscencias de los gritos de “Paz, pan y trabajo” y “Paz, pan y tierra” de las revoluciones rusas de 1905 y 1917. El papa Francisco suele hablar de “Techo, trabajo, tierra y libertad”.

En tren de recuerdos de valor político, el lunes 28 se realizó un acto en la Federación Gráfica Bonaerense en homenaje al gráfico Raymundo Ongaro y el ferroviario Lorenzo Pepe. Ongaro y Pepe fueron dos de los líderes, en 1968, de la CGT de los Argentinos, la rama combativa del movimiento obrero que surgió en medio de la dictadura de Juan Carlos Onganía y dentro de un proceso político que en mayo de 1969 remataría en el Cordobazo. En rigor, la de Ongaro fue la CGT troncal refundada tras la decisión sindical de realizar un congreso normalizador en 1968. La franja de los sindicatos más poderosos que respondía a Augusto Vandor se retiró y fundó la CGT-Azopardo. Fue entonces que la CGT combativa pasó a llamarse CGT de los Argentinos.

En el acto del 28 además de reivindicación histórica hubo espacio para el análisis actual. El telefónico Osvaldo Iadarola admitió que “ésta es una hora más difícil que la década del 90, porque ganaron con el voto y, lo que es peor, con apoyos del sector obrero”. Víctor Carricarte, de los empleados de farmacia, dijo que “no nos podemos unir todos los trabajadores levantando como único reclamo el Impuesto a la Ganancias” y afirmó que “la unidad no puede transitar por esa vía” sino también “en la defensa de la industria nacional y los puestos de trabajo, del consumo interno y de un buen nivel salarial, y por el objetivo de evitar el endeudamiento”.

La semana sindical tuvo su máxima expresión el miércoles 30, cuando las cinco centrales se reunieron con los bloques opositores en la Cámara de Diputados y arreglaron una agenda parlamentaria que incluye la cuestión de Ganancias pero abarca más temas: mejoras para los jubilados, legislación para evitar despidos, cuestionamiento al ajuste. Reflejos veloces a solo 110 días de gestión de Macri.

Solo las cinco centrales lograron la presencia y el compromiso con la agenda futura de dirigentes tan dispares como Héctor Recalde, Oscar Romero, Diego Bossio, Sergio Massa, Margarita Stolbizer y Hermes Binner.

En otro dato simbólico, el 30 se cumplieron 34 años de la gran protesta sindical de 1982.

Distintos momentos históricos del movimiento obrero parecen ir ocupando su lugar en una nueva narrativa política posterior a la asunción de Mauricio Macri en la presidencia. Una narrativa que va más atrás de los años 70 y, sobre todo, que tiene en cuenta más las experiencias colectivas que las vanguardistas. Al mismo tiempo, el recuerdo no se construye políticamente sobre la base de la guerra interna dentro del sindicalismo y del peronismo. Quizás sea porque buena parte de los dirigentes prefiere el espíritu práctico.

En su extraordinario libro Resistencia e integración, sobre el peronismo y los trabajadores entre 1946 y 1976, el historiador inglés Daniel James escribió: “La idea nacionalista de comunidad nacional armoniosa y unida podía por sí sola llegar a constituir una fuente de antagonismo, puesto que incluía tanto un compromiso utópico con una sociedad basada en mayor justicia social y ausencia de conflicto de clases como un doloroso punto de comparación con la injusticia y la opresión cotidianas”. Añadía James, hijo de un obrero galés: “Por consiguiente, no es necesario tomar exclusivamente al pie de la letra la adhesión formal de los trabajadores argentinos a los principios de la ideología peronista tradicional”, porque esos principios “eran mediados por la experiencia y la práctica de clase y reinterpretados a la luz de esa cambiante experiencia”.

Resistencia e integración. Integración y resistencia. Uno de los dirigentes que participa a la vez de las movidas unificadoras y de las unitarias dijo ayer a Página/12: “Parece que la velocidad de aplicación del modelo económico ortodoxo nos dio un empujón a todos, ¿no?”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.